sábado, 11 de junio de 2011

De La Sota: “Si ser de derecha es no haber sido nunca guerrillero, yo fui de derecha”

El candidato a gobernador del Partido Justicialista, José Manuel de la Sota, se refirió a su militancia política en los ’70 y dijo que “si ser de derecha es no haber sido nunca guerrillero”, él fue “de derecha”.
El ex mandatario cordobés recordó que fue torturado por órdenes del ex jefe de Ejército, Luciano Benjamín Menéndez, y afirmó que perdió cabello por su detención en la cárcel.
“Si ser de derecha es no haber sido nunca guerrillero, yo fui de derecha”, dijo, en una entrevista concedida a Cadena 3, con un discurso que se contrapone a la postura de la Casa Rosada sobre la dictadura y el contexto de violencia política de la época. Fue al responder sobre los cuestionamientos que enfrentó en la cárcel por parte de compañeros de pabellón vinculados a la izquierda peronista.
Puntualmente, dijo que cuando fue “blanqueado” por la dictadura y trasladado a la actual cárcel de San Martín (ex UP1), primero estuvo alojado en el mismo sector que Hugo Vaca Narvaja (asesinado) y Enrique Asbert (hoy legislador provincial), y que allí le dijeron (no dijo quiénes) que no era aceptado. Por esa razón, pidió el traslado a otro sector.
“Le digo a los pibes que nos dejemos de joder, que se haga justicia, como dice la Iglesia, establecer la verdad, hacer justicia y la reconcialiación”, opinó. “Yo… yo quiero justicia. Con todo lo que pasó. Pero rechazo la venganza”.
Las declaraciones de De la Sota llegan cuando aún no se han disipado las tensiones con el kirchnerismo por su decisión de conformar una fórmula para la gobernación junto a la intendenta de Laboulaye, Alicia Pregno, y no con una figura más cercana a la Casa Rosada. Sus palabras ya generaron controversia (ver Critican a De la Sota…).
La tortura y Menéndez. De la Sota fue encarcelado por la dictadura militar por haber sido parte del gobierno de la Municipalidad de Córdoba capital antes del golpe. Previo a su paso por la UP1, estuvo en la ex cárcel de Encausados.
“Pedía a Dios que no me dejara odiar. Cuando era gobernador, fui a un velorio y lo encontré a mi torturador a Menéndez”, dijo, quien fue su “torturador”, aunque en forma indirecta.
“Masacre de Ezeiza”. El ex goberandor también negó la versión según la cual estuvo en la denominada “masacre de Ezeiza”, el enfrentamiento armado desatado durante el regreso de Juan Domingo Perón, luego de su exilio en España.
“Me inventaron todo eso, que había estado en Ezeiza, armado. Nunca mostraron la foto, porque no existe. Soy un nabo en eso. No sé tirar ni con un aire comprimido”, dijo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario