lunes, 20 de junio de 2011

ANALISTAS DE OPINION EXAMINAN LOS ATRIBUTOS QUE DEBERIA REUNIR QUIEN ACOMPAñE A CFK EN UNA FORMULA

Carisma, juventud, gestión, diálogo, adhesión, confianza: son algunos de los atributos que los consultores de opinión creen que debería tener el candidato o la candidata a la vicepresidencia que acompañe a Cristina Fernández en los próximos comicios. El plazo para presentar las listas de precandidatos para las elecciones primarias obligatorias, abiertas y simultáneas, del 14 de agosto vence el próximo sábado y, junto a la confirmación de que la Presidenta buscará su reelección, se aguarda la definición de quién será su compañero de fórmula. Página/12 habló con encuestadores y analistas políticos para conocer, desde su perspectiva, cuál sería el perfil ideal de un postulante a la vicepresidencia por el Frente para la Victoria. Entre los muchos nombres que mencionaron figuran los del gobernador del Chaco, Jorge Capitanich el ministro de Economía, Amado Boudou; la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner; el secretario de Comunicación, Juan Manuel Abal Medina; el gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora.
Para Roberto Bacman, de CEOP, a la hora de elegir al acompañante de CFK se deberá pensar en alguien “con chispa y carisma, alguien joven, pujante, y con entereza para acompañar a Cristina”. En esa línea, aseguró que “tanto Capitanich como Boudou son excelentes candidatos”. En un sentido divergente, Enrique Zuleta Puceiro, de la consultora OPMS, afirmó que el perfil con mayor preferencia en base a sondeos realizados hasta el mes de abril es el de un político con trayectoria parlamentaria y capacidad de construir consensos, y que esa predilección “surge de la intuición de que el Gobierno no tendrá mayoría propia en ninguna de las cámaras legislativas”.
Desde esa perspectiva, Zuleta Puceiro consideró que la ahora de-sechada posibilidad de que se postulara al juez de la Corte Suprema Eugenio Zaffaroni hubiese condensado en la fórmula a “la figura perfecta” para la opinión pública. Pero agregó que lo que mide no es siempre lo que conviene, y que el kirchnerismo debería insistir con un gobernador de la oposición, como fue el caso de Julio Cobos, en el 2007: “El kirchnerismo necesita un vice de esas características que, como Cobos, le agregue el millón y medio de votos que necesita para ganar en primera vuelta”, aseguró, y sostuvo que el gobernador de Santiago del Estero, el radical K Gerardo Zamora, podría ser una variante posible dentro de ese esquema. Sin embargo, no cree que esta perspectiva sea sostenida por los kirchneristas de cara a la elección nacional.
Partiendo de un diagnóstico distinto, Ricardo Rouvier, de Rouvier & Asociados, piensa que sería importante la incorporación de un gobernador peronista para darle un sentido más federal a la fórmula presidencial, y prevé que el elegido será un hombre “de extrema confianza” de la Presidenta, y joven, “porque Cristina cree en el trasvasamiento generacional”. La consultora Doris Capurro sostiene que el perfil más adecuado, en un contexto en el que las encuestas favorecen holgadamente al oficialismo, es el de alguien “que comulgue en forma irrestricta con el proyecto presidencial”, pero que, contrariamente al rol histórico de los vicepresidentes argentinos, “sea proactivo en el Senado y tenga un claro rol de refuerzo en la gestión”.
Los consultores plantearon que, a partir de estos atributos, se dibujan dos perfiles viables: el de un gobernador que muestre un respaldo claro a las políticas de la Presidenta, y el de un joven funcionario cercano a Cristina Fernández pero con peso propio. Capitanich y Boudou serían representantes de estos arquetipos, aunque existieron versiones de que el secretario de Comunicación, Juan Manuel Abal Medina, también podría proyectarse en este sentido. Otro nombre en danza es el de la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, hermana del ex presidente, aunque los consultores no la consideran la opción más probable. “No parece muy acertado que la boleta diga ‘Kirchner-Kirchner’, por las reminiscencias de los años setenta que eso podría tener”, opina Bacman. Ante la consulta por la viabilidad de esa posible candidatura, Zuleta Puceiro fue tajante: “Nunca escuché hablar de dos mujeres candidateadas”, aseveró, y en relación con el perfil del “gobernador exitoso”, afirmó que esta idea “es rechazada” por la opinión pública porque “no se les atribuyen a ellos dotes especiales; se considera que gestionan gracias al apoyo del Gobierno”.
Casi todos los encuestadores consultados consideran difícil encontrar un candidato a vice que le sume puntos a una fórmula encabezada por la Presidenta, por su alta intención de voto propia. Para Capurro, Cristina “sólo necesita un vice con una trayectoria totalmente limpia, para que no le reste”. Del mismo modo, Bacman parte de la hipótesis de que ningún vicepresidente puede aportarle demasiado a la candidatura, “como no le aporta González Fraga a Alfonsín” en el binomio elaborado por la UCR.
En una línea similar, Zuleta Puceiro considera que la tendencia dominante para elegir un compañero de fórmula es definir un candidato “testimonial”, como sostiene que son González Fraga o Norma Morandini, ladera del socialista Hermes Binner. “Si se piensa en Morandini como presidenta, uno se da cuenta enseguida del carácter testimonial de su candidatura.”
Informe: Sol Prieto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario