miércoles, 11 de mayo de 2011

Macri reconoció que para el PRO un triunfo en primera vuelta es imposible


Los sondeos que maneja el alcalde lo ubican ganador por 6 o 7 puntos en la primera vuelta. Esas mediciones son anteriores al anuncio de su renuncia a la carrera nacional. El empresario aún evalúa con quién irá en la fórmula.

Un triunfo en primera vuelta es imposible. Hay como 20 candidatos. Es muy complejo llegar.” Después de bajarse el pasado sábado de la carrera presidencial y anunciar su postulación a la reelección en la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri sorprendió ayer a propios y a extraños con sus declaraciones. “Está perdido, necesita una brújula urgente. Mejor que lo llame a (Jaime) Durán Barba”, chicaneó un legislador opositor.
Corren días aciagos para el PRO. Tras la renuncia de su líder político a la carrera por la Casa Rosada y sin una alternativa nacional que apoyar, todos los esfuerzos de sus dirigentes están concentrados en retener la Ciudad. Y según parece, ese viaje se avecina tormentoso. “Tal como se presenta el escenario político, habrá ballottage en la Ciudad de Buenos Aires”, aseguró el alcalde porteño en una entrevista radial.
Seguramente las declaraciones de Macri no ayuden a levantar la moral de su tropa, bastante baja por estos días luego del renunciamiento expresado en Villa Pueyrredón.
“Es una lástima porque eso obliga a algo molesto y costoso para toda la población: ir dos veces a elecciones. Pero es así como está escrito, lo que hace imposible que la Ciudad decida su elección en la primera vuelta”, se quejó el empresario.
Más allá de sus berrinches, Macri se puede considerar casi un especialista en segundas vueltas. En 2003 cayó derrotado por el, en ese momento, jefe de gobierno de la ciudad, Aníbal Ibarra, y cuatro años más tarde venció a Daniel Filmus, uno de los tres postulantes que en la actualidad tiene el kirchnerismo. Y la historia podría volver a repetirse, pero esta vez con el magnate como derrotado. “Macri está en problemas. Las encuestas que maneja lo dan ganador por 6 o 7 puntos en la primera vuelta, pero pierde en el ballottage con Filmus”, deslizó un legislador opositor, quien además agregó que el jefe de gobierno “está perdido y necesita una brújula urgente”, y hasta se permitió chicanearlo. “Mejor que llame inmediatamente a Durán Barba”, se burló el diputado porteño, quien prefirió mantener su nombre bajo reserva.
El legislador encendió otra luz de alarma para el macrismo. “Ojo que los rebotes por su abandono todavía no fueron medidos, y es más que probable que caiga 3 o 4 puntos más”, afirmó el legislador opositor para desazón del macrismo. La decisión sobre quién lo acompañará en la búsqueda de su reelección probablemente sea la menos traumática de las medidas que deberá tomar el magnate. El ministro de Espacio Público y Medio Ambiente Diego Santilli aparece junto a su par de Desarrollo Social, María Eugenia Vidal, con un par de cuerpos de ventaja sobre el Ministro de Cultura, Hernán Lombardi. “Va a ser una decisión personal. Tengo un profundo conocimiento de los ministros que han trabajado conmigo. Son varios los que han hecho una gran actuación”, dijo Macri sobre su eventual acompañante. La boleta de legisladores porteños plantea un inconveniente mayor para la dirigencia PRO. El partido debe renovar 14 de sus 24 bancas, y haciendo una gran elección a los sumo puede conseguir 11. Además de los pesos pesados como Cristian Ritondo, Oscar Moscariello o Martín Ocampo, que buscarán un segundo mandato, algunos piensan en encabezar la lista con un extrapartidario como el rabino Sergio Bergman, algo que difícilmente sea tolerado en la galaxia PRO peronista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario