domingo, 29 de mayo de 2011

LOS ENCUESTADORES PRONOSTICAN UN BALLOTTAGE ENTRE DANIEL FILMUS Y MAURICIO MACRI

Los consultores coinciden en que nadie gana en primera vuelta, que la disputa es entre el PRO y el kirchnerismo y que Fernando “Pino” Solanas viene en pendiente. Con leves diferencias, Enrique Zuleta Puceiro y Ricardo Rouvier lo dan ganador a Macri, mientras que Hugo Haime le otorga el triunfo a Filmus.
Por Nora Veiras
Las fichas están ya sobre el tablero y en apenas seis semanas, el 10 de julio, se sabrá quién entra al ballottage. Será la campaña más corta en la historia electoral de la Ciudad de Buenos Aires. Poco más de dos millones y medio de ciudadanos que representan el 9 por ciento del padrón electoral nacional definirán si continúa Mauricio Macri como jefe de Gobierno o es desplazado por Daniel Filmus. Los encuestadores están contra reloj para corroborar el impacto de las fórmulas ya definidas: coinciden en que nadie gana en primera vuelta, que la disputa es entre el PRO y el kirchnerismo y que Fernando “Pino” Solanas viene en pendiente. El resto de las fuerzas, por derecha o por izquierda, conforma un pelotón muy recortado de los punteros. Para el decisivo segundo turno prima una inquietante paridad que ronda el 40 por ciento para cada uno. La incidencia de la buena imagen presidencial es la ficha novedosa del 2011.
Página/12 dialogó con distintos referentes del dinámico mundillo de consultores para hacer un panorama del voto porteño. Enrique Zuleta Puceiro, Hugo Haime, Roberto Bacman, Artemio López, Ricardo Rouvier y Doris Capurro analizaron números y opiniones. El diagnóstico es unánime: el PRO mantiene su piso histórico del 35 por ciento que sacó Gabriela Michetti en los comicios legislativos de 2009, pero está muy lejos del 45 por ciento con que había entrado dos años antes al ballottage Macri contra Filmus. Con leves diferencias, Zuleta y Rouvier lo dan ganador a Macri, mientras que Haime le otorga el triunfo a Filmus (ver cuadros aparte). Claro que las diferencias son tan exiguas que entran dentro del error muestral. Hace cuatro años esa diferencia fue de más de veinte puntos.
La paridad tendrá para Zuleta efecto sobre el tono de la campaña, que se tornará decisiva para convocar a ese tres por ciento de votantes que pueden inclinar la balanza para uno u otro bando. El titular de OMPS consideró que “las campañas serán por ello racionales, cuidadosas y muy profesionales. Nadie puede darse el lujo de intemperancias y posturas confrontativas, que no puedan deshacerse a horas de la primera vuelta, a la hora de convocar a esa mitad del electorado que no habrá votado a los dos más votados”. Para Zuleta, la demanda del electorado porteño tiene exigencias muy locales de gestión que serán determinantes. En ese marco, señaló que Proyecto Sur se desdibuja con temas nacionales y viene perdiendo votos desde el 24 por ciento que obtuvo en 2007, a rondar el 15 que cosecha en los últimos sondeos. Zuleta explicó que “hay un 15 por ciento que vota a Cristina Kirchner y vota a Macri y votantes de Filmus que no votan a Cristina. Es lo que se llama el softvote, el voto blando, que se siente tironeado contra Macri o contra Cristina, que tiene peros. Son los que dicen voto a Cristina en octubre pero párenla ahora porque necesitamos un equilibrio”.
Bacman señaló que “Pino tiende a bajar porque en la medida en que va apareciendo el voto útil, la opción es Macri versus Filmus. Lo nacional impacta porque hoy la imagen positiva de la Presidenta está en un 51 o 52 por ciento y hace dos años era de apenas el 25, con un 70 por ciento negativa. El tema es hasta dónde Filmus va a poder potenciar esto. Otro tema es hasta dónde Macri resistirá a los insatisfactores de la gestión. ¿Cuál va a ser la estrategia de Durán Barba? Macri si llega al 40 por ciento en primera vuelta es un milagro”.
Hugo Haime es hasta ahora el único que tiene al candidato del Frente para la Victoria ganando en el ballottage, pero también por escasos puntos. “En realidad, viendo por el voto anterior, de los que eligieron a Michetti, Macri retiene el 80 por ciento y gana la mitad de los que votaron a Prat Gay de la Coalición Cívica en la primera vuelta. En la segunda toma votos de María Eugenia Estenssoro y de Ricardo López Murphy, el resto va para Filmus.” Haime enmarca la elección porteña en una pregunta general que explicaría el resultado final: quienes prefieren que siga Macri representan el 34,2 por ciento del electorado y el 58,9 por ciento se pronuncia por el triunfo de otro. En esa hipótesis prima la idea del cambio por sobre la continuidad.
Desde la consultora Equis, Artemio López señaló que no hizo encuestas a partir de la definición de las fórmulas pero estimó que “siendo Capital un distrito complejo para el Frente para la Victoria, hoy el liderazgo de Cristina Fernández de Kirchner abre chances ciertas de disputar el gobierno local”.
Doris Capurro coincide con el peso de lo nacional en los comicios porteños: “Está polarizado entre macrismo y kirchnerismo, lo cual deja en un tercer lugar lejano a los otros, especialmente a Pino Solanas. Los porteños asumen que hay una definición por la continuidad de Macri o por enderezar a Buenos Aires en el proyecto de país. La ciudad está dividida en su favoritismo: una mitad que aprueba la gestión de Macri y otra mitad que aprueba con más vehemencia el gobierno nacional. Hay un 20 por ciento que está indeciso y es el que decide esta elección”.
Capurro destacó que “entre la primera y la segunda vuelta los votantes de Pino Solanas van en un 35 por ciento a Filmus, una parte no sabe y otra a Macri”. “Hay cierto progresismo entendido como apetencia a la modernidad en el que Pino contiene votos que no son progresistas de izquierda. En la complejidad de la comuna vidriera del país radica el mayor desafío de los cuarenta y cinco días de campaña plena.” Zuleta Puceiro recordó que “por sobre todo se competirá en pos del apoyo de un electorado independiente. Ocho de cada diez porteños se declaran políticamente independientes y durante los últimos años han cambiado ya varias veces su voto”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario