lunes, 16 de mayo de 2011

EL ANALISIS DEL OFICIALISMO PROVINCIAL ANTE LA EVENTUAL CANDIDATURA DE MASSA

Por Nicolás Lantos


A medida que se despeja el horizonte tras la polvareda política de la semana pasada, puede verse que el panorama en la provincia de Buenos Aires no cambió en gran medida. La eventual precandidatura de Sergio Massa como rival de Daniel Scioli en las primarias del 14 de agosto no inquieta las aguas del oficialismo bonaerense, que lo ve como un “sparring”, y la relación con la Casa Rosada salió fortalecida tras la exposición de la CGT, evalúan cerca del gobernador. A cuarenta días del cierre de listas, comienzan a definirse algunas posiciones, y de la docena o más de nombres que se postulaban para vice sólo quedan un puñado en carrera, mientras que las listas a diputados y senadores nacionales y provinciales son el espacio donde pujan los distintos sectores por una porción de poder.

El amague de lanzamiento del intendente de Tigre para competir por la candidatura a gobernador fue tomado “con alegría” dentro del círculo íntimo de Scioli, sostienen cerca del titular del PJ. “A Massa lo dejó medio mal parado con sus propios votantes, que son kirchneristas, y tampoco parece que tenga nafta para llegar a agosto. Además, lo acercó a Scioli con Cristina mientras está caliente el tema con Moyano –analizan en la mesa chica–. El balance es que Scioli salió fortalecido tanto en la imagen como en lo político.”

La evaluación generalizada es que el ex jefe de Gabinete no terminará cristalizando su precandidatura: “No tiene nada”, sentencia un conocedor de las cuitas bonaerenses. De lo que otrora fue el Grupo de los 8 intendentes díscolos que apoyaban el lanzamiento de Massa en el peor momento del kirchnerismo, la mayoría regresó al redil y hoy sólo permanece a su lado Gilberto Alegre, de General Villegas. Sin ir más lejos, muchos de los “díscolos” (como Luis Acuña, de Hurlingam, y Jesús Cariglino, de Malvinas Argentinas) el viernes –48 horas después del supuesto lanzamiento del hombre de Tigre con el apoyo de la CGT– se tomaron una foto con Scioli durante un acto en Ituzaingó. De todas formas, “si le ponen a Massa enfrente le va a ganar y fortalecer su liderazgo”, agrega Juan Courel, jefe de asesores del gobernador, en diálogo con Página/12.

Además, el lanzamiento de un rival interno a Scioli fue orquestado por el dirigente de taxistas Omar Viviani (con o sin el visto bueno de Hugo Moyano, en esto las versiones no concuerdan), casi en simultáneo al reto que le propinó la Presidenta al sindicalismo en su discurso del jueves, lo que sirvió para poner en evidencia, por contraste, el buen momento que pasa la relación entre el gobernador y Cristina Fernández. “El vínculo entre ellos está muy firme. Eso se ve en lo gestual, que ella es bastante expresiva –resaltan en La Plata–. Este tipo de movimientos los vemos con optimismo sciolista.”

Para remarcar este acercamiento, la nueva etapa de la campaña sufrirá un viraje cromático. “Menos naranja y más celeste y blanco”, le anticipa a este diario un ministro bonaerense. Otro asegura que “hubo un par de gestos de la Rosada para con Daniel” y que ayudaron a estrechar relaciones. “Hay una certeza de que se presenta y está alineando la tropa”, fue el mensaje que se bajó en las reuniones de gabinete: la provincia de Buenos Aires será la primera en esa línea. “La gente va a terminar premiando a Scioli por el vínculo que posee con el gobierno nacional y por los grandes cambios que ha realizado en su gestión”, se entusiasma el secretario de Deportes de la provincia, Alejandro Rodríguez.

“Lo que se ha reafirmado esta semana es el alineamiento de los que entendemos que la conducción nacional y provincial del peronismo es Cristina Fernández. Y ella lo necesita así en este momento”, agrega Jorge Landau, apoderado del PJ y miembro del Consejo Justicialista bonaerense. Eso incluye tener la última palabra en el armado de las boletas de cara a las elecciones. Hoy por hoy la principal incógnita está puesta en cuál será el nombre que acompañe a Scioli como vice. De una docena o más postulantes que había, la lista se ha depurado y quedan unos pocos.

El ministro de Agricultura de la Nación, Julián Domínguez, y la ministra de Obras de la provincia, Cristina Alvarez Rodríguez, son los más mencionados, aunque hay un par de nombres más en el candelero, entre ellos el ex canciller Jorge Taiana. La definición dependerá, en gran parte, de si la decisión final se toma en La Plata o en la Casa Rosada. En caso de que el nombre lo ponga Scioli, Alvarez Rodríguez gana varias posiciones. También existe la posibilidad de que el gobernador arme una terna y con esos nombres en la mano se siente a discutirlo con la Presidenta. De una u otra forma, resume Courel, “tiene que ser alguien que demuestre lealtad por los dos lados”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario