domingo, 8 de mayo de 2011

LA ELECCION PORTEñA SE DEFINIRA ENTRE MACRI, SOLANAS Y EL CANDIDATO DEL FPV

Por Raúl Kollmann
Los debates centrales sobre la nueva situación electoral de la Capital Federal parten de un hecho que todos los consultores dan por cierto: hay tres candidatos competitivos. Mauricio Macri por el PRO, Pino Solanas por Proyecto Sur y el postulante que esta semana defina el Frente para la Victoria, sea Daniel Filmus o Amado Boudou. Casi todos los encuestadores creen que uno de los dos lugares para el inevitable ballottage –no hay encuestador que piense que Macri pueda ganar en primera vuelta– será justamente para el actual jefe de Gobierno. El debate se centra en el otro contendiente del ballottage, que tendría chances de derrotar a Macri.
Hay encuestadores que sostienen que cualquier candidato del FpV entra al ballottage. Se asientan en dos conceptos. El primero, la buena imagen de Cristina Fernández de Kirchner en el distrito porteño. O sea que el FpV tendrá una fuerza originada en una transferencia de votos de la Presidenta. La segunda, que habrá una polarización entre el macrismo y el oficialismo, lo que reduce muchos las chances de Solanas. Otros consultores, en cambio, creen que Daniel Filmus debe ser el candidato, porque es el que tiene verdaderas chances de ganarle a Solanas en la primera vuelta y entrar al ballottage. Quienes se alinean con esta posición afirman que las transferencias automáticas de voto de los presidentes se pueden dar en algunas provincias, pero casi nunca fue así en Capital.
Esta es la opinión de nueve de los principales encuestadores, de diferentes tendencias.
- Enrique Zuleta Puceiro, Opinión Pública, Servicios y Mercados (OPSM): Apenas reincorporados a la carrera por la Ciudad, Macri y Solanas parecen haber recuperado, sin más trámite que el anuncio, sus niveles en la elección del 2009. Macri exhibe su piso histórico del 30/34 por ciento y Solanas el 17 por ciento en que se detuvo su ascenso espectacular de las últimas elecciones. Ambos tropiezan, sin embargo, con un obstáculo inesperado: un kirchnerismo que, de contar con la candidatura de Daniel Filmus, adelanta desde un primer momento una segura presencia en la segunda vuelta y, en una primera estimación del ballottage, un empate técnico con Macri. Las chances de Solanas reposan menos en las posibilidades de su propio crecimiento que en las que podría brindarle un posible error del peronismo, eligiendo otra de las candidaturas alternativas –Boudou, Tomada o Telerman–, ninguna de las cuales alcanzaría para llegar a una segunda vuelta. En tal caso, Macri y Solanas protagonizarían un ballottage igualmente reñido, aunque con mayores posibilidades para Macri.
- Artemio López, de Equis: Boudou debe ser el candidato porque representa cabalmente el liderazgo de Cristina Kirchner, en especial su figura como ministro se proyectó de manera muy notoria en momentos difíciles y estuvo involucrada en los grandes temas de gestión del gobierno nacional: nuevos jubilados, AFJP, Asignación Universal por Hijo. Es la Presidenta la que abre un escenario de triunfo probable para el FpV en Capital como lo hizo en Catamarca y Chubut. Los votantes del FpV porteño, hoy un 25 por ciento, no son filmusistas, ni boudousistas, ni tomadistas, son kirchneristas y votarán a cualquiera de los tres candidatos en primera vuelta. Sin embargo, en la Ciudad el PRO y el FpV irán a ballottage y en este escenario es claramente Boudou el candidato que mejor discute el electorado que no opta por el FpV en primera vuelta, en particular los votantes del PRO cuatro años atrás. Si el candidato del FpV ingresa a ballottage con el 25 por ciento de los votos de primera vuelta, necesitará capturar otro 25 por ciento en el ballottage para ganar. Este porcentaje a recuperar es precisamente parte del electorado que en 2007 ya votó a Macri contra Filmus en segunda vuelta donde el actual jefe de Gobierno obtuviera el 61 por ciento de los votos. No parece indicado volver con el mismo candidato que ya rechazó el electorado porteño confrontando contra el mismo personaje que ya lo derrotó de manera contundente. Es un despropósito insistir con Filmus, disponiendo de candidatos alternativos que miden igual en primera vuelta, ya que el espacio lo ordena Cristina en torno del 25 por ciento.
- Hugo Haime, de Hugo Haime y Asociados: Si el candidato del FpV es Daniel Filmus vamos a una campaña en la que habrá tres postulantes con chances para llegar al ballottage. Dependerá de la campaña. Hay que ver cómo impacta la bajada de Macri de la candidatura presidencial: hoy no lo veo por encima del 32 a 35 por ciento que consiguió en la primera vuelta de 2007. Su gestión está cuestionada y no retiene a los que lo votaron hace cuatro años. Hay desilusión y tendrá que ver cómo lo revierte en la campaña. Creo que Filmus es el candidato mejor posicionado del FpV para entrar al ballottage. Tiene historia en la Capital, el perfil adecuado, de cultura, educación y mantiene una alianza con el progresismo porteño. A Amado Boudou no se entiende por qué lo votarían. En esta elección los porteños hablarán con su voto de tránsito, de baches, de las dos manos en la avenida Santa Fe. Boudou no es un dirigente para eso. En cambio, es un dirigente que apunta a lo nacional y se lo ve bien en ese terreno. Hacer depender el voto de lo que venga de la Presidenta no funciona en la Capital. Pino Solanas afronta un cuadro en el que hay una parte de la sociedad porteña que quiere a Macri y otra parte que quiere a Cristina. Por el medio tiene que colarse Pino. Pero siempre que tenga la capacidad para hacerlo. Hoy está con un discurso equivocado.
- Fabián Perechodknik, Poliarquía Consultores: El poder político en la Argentina de estos últimos años es territorial y mediático y en ese sentido Macri ha privilegiado disputar un nuevo período en la Ciudad. Arranca con un alto nivel de posicionamiento y excelentes chances para ganar y conservar de esta forma el tercer lugar político del país en importancia y la exposición pública consecuente. La decisión de Macri ha tenido altos costos internos en el PRO, pero deja al espacio porteño con dos figuras muy bien instaladas hacia adelante. Gabriela Michetti, que mantiene sus muy buenos niveles tanto de imagen positiva nacional como local, y Horacio Rodríguez Larreta, que ha tenido un crecimiento muy alto en su nivel de conocimiento y aceptación en la Ciudad. La aceptación del PRO como “marca política” para sectores importantes de la población y la aprobación de la gestión macrista por casi el 60 por ciento de los porteños permite anticipar una muy buena performance electoral para Mauricio Macri cuando faltan casi dos meses para la elección.
- Manuel Mora y Araujo, de Ipsos-Mora y Araujo: El escenario se hizo muy difícil. Pino tiene buenas chances de entrar al ballottage; Macri reforzó al PRO y Filmus es el mejor candidato del FpV y puede sumar a los que hoy optan por Ibarra, Heller o Telerman. En ese marco, el pronóstico es casi una adivinación por ahora. Hay que esperar un poco, sobre todo a que se defina la candidatura del FpV.
- Analía Del Franco, Analogías: La posible interpretación de la decisión de Macri de incluirse personalmente en esta contienda varía entre sus bajas chances en la carrera presidencial a la posibilidad de dejar en riesgo la Jefatura de Gobierno si no se involucra personalmente. Solanas, si bien es un dirigente que mantiene en el distrito una muy alta evaluación positiva, presenta un discurso y posicionamiento más cercano a temáticas de políticas públicas nacionales que locales y por otro lado no cuenta con un perfil ejecutivo, que es una de las demandas principales a la hora de elegir un jefe de Gobierno. El candidato kirchnerista que se presente contará con el respaldo de una muy buena evaluación de la Presidenta, y esto lo ubica hoy con altas chances de entrar en el ballottage. La opción por Daniel Filmus implicaría optar por un dirigente más instalado en el distrito y con más trayectoria política reconocida. La opción por Amado Boudou implicaría una apuesta a resaltar dos atributos que sus adversarios no pueden mostrar: la renovación y la innovación, muy significativos en el contexto de una elección a jefe de Gobierno en el que pesa tanto lo pragmático como lo ideológico.
- Federico González, Opinión Autenticada: No parece tan evidente que la candidatura de Macri resulte una opción beneficiosa para el PRO. Antes de la irrupción de Pino, la eventual candidatura de Macri no parecía ser muy superior a la de Gabriela Miche-tti. Ahora, existen atendibles razones para sospechar que hasta podría resultar peor. Entre los votantes de Macri y Michetti existe un apreciable nivel de solapamiento; pero lo que no queda claro es si, ante el nuevo escenario con Pino Solanas, lo que se ganaría con el primero alcanza a compensar lo que se pierde con la ausencia de Michetti. En síntesis, aunque resulte especulativo, a nuestro juicio la jugada de Pino parece auspiciosa para sus chances. En cambio, la de Macri deja dudas respecto a su real incidencia respecto a las chances del PRO. Aunque, desde la perspectiva personal, quizá sea la única “apuesta ganadora” (no exenta del riesgo de perderlo todo) que le quedaría a Macri luego de su fallido intento presidencialista.
- Roberto Bacman, CEOP: Aunque será necesario volver a medir teniendo en cuenta los protagonistas definitivos (cosa que se terminará de producir en pocos días), es importante tener en cuenta ciertos indicadores que surgen de las encuestas más allá de la intención de voto: Macri deberá lidiar con el crecimiento de su imagen negativa y los aspectos valorados como negativos de su gestión; Solanas se enfrenta al desafío de reposicionar su discurso, ya no es un candidato testimonial, ahora debe demostrar su capacidad para gestionar, y el oficialismo pasa por el mejor momento en su relación con los porteños: Cristina Fernández posee en este distrito una imagen positiva de casi 50 por ciento (por lejos su mejor valor histórico) y en intención de voto se ubica en el eje del 38 por ciento, alrededor de 14 puntos porcentuales más de los que obtuvo en el 2007 cuando fue electa presidenta.
- Doris Capurro, Ibarómetro: El escenario porteño que recibe a Mauricio Macri no es el mismo que el de hace dos años. Mientras que la mitad de los porteños evalúa positivamente la gestión del gobierno nacional, la aprobación del gobierno del PRO se ha encogido algunos talles: llega al 42 por ciento. El caso es que el 42 por ciento de adhesión porteña a la gestión macrista es un piso interesante para encarar un ballottage pero es un piso insuficiente, máxime cuando del otro lado hay un fortalecido kirchnerismo. La histórica imagen negativa de Macri, hoy del 50 por ciento, resulta una limitación importante a la hora de centrifugar el alcance del macrismo. En el contexto político porteño, de ciertos rasgos binarios con una ligera inclinación favorable al kirchnerismo, las posibilidades de retener la ciudad para el PRO están amenazadas inclusive con Macri.

No hay comentarios:

Publicar un comentario