viernes, 27 de mayo de 2011

EL PJ DARA MAS MUESTRAS DE SU ALINEAMIENTO CON LA PRESIDENTA

Por Nicolás Lantos
El peronismo ha decidido dejar sus rencillas en el paragüero y afrontar los compromisos de la próxima semana (en la que deberán resolverse una serie de mecanismos burocráticos previos a cualquier elección) sin sobresaltos. Así no habrá discusión sobre listas ni boletas en las tres reuniones clave de los próximos días, sino una continuidad de lo que se vio el jueves pasado, en La Plata, cuando el Consejo Nacional Justicialista se alineó detrás de la Presidenta dejando de lado algunos problemas internos que pueden encontrarse, como en toda fuerza plural que discute espacios de poder.
Mañana, en Parque Norte, se llevará a cabo una reunión extraordinaria del congreso nacional del PJ, que con más de 900 asistentes deberá facultar a la cúpula partidaria a establecer las alianzas pertinentes de cara a octubre. Dos días más tarde, en La Plata, el Consejo Justicialista de la provincia de Buenos Aires volverá a juntarse; allí se convocará a un congreso bonaerense que se juntaría el próximo fin de semana para completar el papeleo necesario para llegar preparados a las internas de agosto. Y ahí sí comenzar a discutir las candidaturas.
“Mañana no pasa naranja, será puro trámite administrativo”, anticipa un dirigente de La Cámpora que estará presente. A grandes rasgos, coinciden otros cuatro congresistas que estarán mañana en Parque Norte. “Breve y burocrático –agrega un histórico diputado pejotista–. A menos que alguno se descuelgue... cuando vos juntás novecientos tipos puede pasar cualquier cosa”, hace la salvedad.
En rigor, serán 923 los invitados, representantes de todos los estamentos del movimiento justicialista: desde gobernadores y ministros de la Nación hasta dirigentes de base, sindicalistas e intendentes de todo el país. De todas formas, en estos mitines la asistencia nunca es perfecta y este fin de semana hay internas en Mendoza, elecciones generales en La Rioja y complementarias en Chubut, por lo que los organizadores especulan que habrá entre 600 y 700 presentes.
El tema prioritario será la autorización para que el PJ constituya un frente electoral a nivel nacional. Esto no significa que vaya a definirse el sistema de alianzas, un juego más complejo y que se lleva a cabo en mesas con pocas sillas. “Se faculta al partido a construir frentes. Después decidir con quién se hacen es un derecho que corresponde a la conducción”, aclara un conocedor de los yeites justicialistas.
Además, deberá aprobarse una adaptación de la Carta Orgánica del partido de acuerdo con la nueva ley electoral, y resolver una serie de “temas burocráticos internos”, como la aprobación de los balances financieros, o la ratificación de la intervención del aparato partidario en Santiago del Estero. Se descuenta que se saldrá de la reunión con un documento de apoyo a la gestión de Cristina Fernández y a lo mejor un pedido de que se presente a la reelección.
Durante la tarde de hoy, a medida que vayan llegando los gobernadores invitados, comenzará una rueda de reuniones destinada a llegar al congreso con todo resuelto. “Será una reunión extraordinaria del congreso, con una enorme movilización desde las distintas provincias argentinas. Tratándose del máximo organismo del justicialismo, seguramente existirá una definición a favor del gobierno nacional, como no podía ser de otra manera”, le aseguró a Página/12 el diputado nacional Jorge Landau, apoderado del PJ.
Una vez resuelto el episodio nacional, todas las miradas se posarán sobre el peronismo bonaerense, donde se darán definiciones que pueden incidir en el mapa nacional. El lunes, en La Plata, se reunirá el Consejo, encabezado por Hugo Moyano. “Va todo encaminado a descartar otras candidaturas que no sean las de Cristina y Scioli, de ahí para abajo no va a haber avances todavía”, confían en el entorno del gobernador.
Lo que sí habrá es una convocatoria para otro Consejo, a nivel provincial, análogo al de mañana, con fecha tentativa para el sábado que viene y sede en Tres de Febrero. Allí sí habrá una serie de discusiones, que se centrarán en el recelo de ciertos intendentes históricos respecto de los lugares que ocupe la juventud, o si los intendentes no pejotistas que corran con la venia de Scioli (como Gustavo Pulti en Mar del Plata o Daniel Ivoskus en San Martín) irán a internas en agosto dentro del Frente para la Victoria o llevarán listas de adhesión en octubre.
“Se cierra distrito por distrito, no hay marcos generales –reflexionan cerca del ex motonauta–. En la provincia de Buenos Aires hay colectoras, en otras no: cada distrito se va a jugar en base a la necesidad. Hay algún temor en la estructura por lo que vaya a pasar en las listas locales, que les metan concejales, pero eso se va a ordenar solo, con una solución para cada caso puntual. Todo pensado para sumar votos, en definitiva lo que sigue teniendo que asegurarse Cristina es la primera vuelta.”
Otro operador del peronismo bonaerense coincide en que “no hay ánimos de que pase algo, nadie quiere hacer olas. Veo clima de resolver, encauzar y luego cada uno va a jugar su juego”. Por su parte, consultado por este diario, el diputado provincial Fernando “Chino” Navarro, referente del Movimiento Evita, argumenta: “El peronismo en sus distintas expresiones se ha encolumnado detrás de la conducción de Cristina y todos entienden que cuanto mayor sea el grado de unidad, mayor será el triunfo electoral. Y cuanto mayor sea el triunfo electoral, mayor será la posibilidad de profundizar el cambio”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario