jueves, 24 de febrero de 2011

Unos 25 mil trabajadores se encargan de su gestión Ya son 240 las fábricas recuperadas

El 19 y 20 de diciembre de 2001 estalló la rebelión popular que se cargó al gobierno de Fernando de la Rúa y que abrió el camino para romper con los años de menemismo, con o sin Menem en el poder. Un día antes, las trabajadoras de la textil Brukman habían tomado el edificio de la Avenida Jujuy, luego de que la patronal desapareciera con la promesa de pagar los salarios adeudados. Brukman se transformó en un símbolo de la crisis, en una bandera. Otros dos casos también atraían la atención: Cerámica Zanón e IMPA. Nacían las fábricas recuperadas por sus obreros.
Según el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES), hoy existen unas 240 empresas gestionadas por 25 mil trabajadores aproximadamente. Muchas sobreviven como pueden. Otras encontraron en la crisis un trampolín para crecer.
Zanón (tomada en 2001), ahora se llama FaSinPat (Fábrica Sin Patrones) y se transformó en un centro político de Neuquén. En IMPA (una fábrica de envases de aluminio instalada en el barrio porteño de Almagro que fue recuperada en 1998), conviven un bachillerato popular, las máquinas que laminan el metal y los talleres culturales realizados por vecinos y artistas.
La situación legal de las fábricas recuperadas es dispar: depende de decisiones judiciales y de la voluntad política local para sostenerlas. El año pasado, el Ejecutivo envió a Diputados un proyecto para modificar la Ley de Concursos y Quiebras que favorecería la continuidad de los puestos de trabajo en las empresas que cierren si los empleados se organizan en cooperativas. El texto tiene dictamen de las comisiones de Legislación General, Justicia y Legislación del Trabajo, pero todavía no llegó al recinto.

1 comentario:

  1. una cifra que impresiona realmente. Sólo podía pasar en un gobierno peronista

    ResponderEliminar