miércoles, 20 de abril de 2011

Unas fichitas al Colorado

El presidente de la UCR, Angel Rozas, subrayó que su partido hará uso de las listas de adhesión. El propio Ricardo Alfonsín no descartó que puedan llegar a ese acuerdo con De Narváez, pero lo supeditó a un diálogo con sus aliados.

Por Sebastian Abrevaya

En el radicalismo que se encolumna detrás de Ricardo Alfonsín ya no esconden su deseo de que el dirigente del Peronismo Federal Francisco De Narváez lo lleve en su boleta como candidato a presidente. El titular del Comité Nacional, Angel Rozas, aseguró ayer que la UCR utilizará las listas de adhesión que tanto le criticaron al kirchnerismo y no descartó que una de ellas sea de De Narváez. Alfonsín fue apenas un poco más cauteloso. “Si con un sector del peronismo disidente se puede llegar a conversaciones y hay acuerdos importantes respecto de nuestro programa a nivel nacional y están decididos a acompañarnos, entonces discutiremos esa posibilidad con el GEN, con el socialismo y con Encuentro Popular”, dijo. El esquema que imaginan es que Mauricio Macri se presente a la reelección en la ciudad de Buenos Aires, que Alfonsín quede como único referente presidencial del arco opositor y que De Narváez cuelgue de él una lista de adhesión. Desde el sector de De Narváez dejaron la puerta abierta a un eventual acuerdo y ratificaron su “vocación frentista”.

Un día antes de recibir a Julio Cobos en el Comité Nacional, el presidente del partido dejó la puerta abierta, de par en par, para la utilización de las colectoras, reglamentadas en el decreto presidencial de la semana pasada. “No estamos de acuerdo con las colectoras, pero el radicalismo también las va a usar. No sé si con De Narváez o Juan Pérez, pero las vamos a usar”, adelantó el ex gobernador chaqueño. “Estas son las reglas de juego y con estas reglas de juego tendremos que jugar nosotros”, dijo Alfonsín, y subrayó que las listas de adhesión “no son inconstitucionales ni mucho menos”.

Lo cierto es que en el radicalismo necesitan fortalecer su candidatura presidencial en la provincia de Buenos Aires, donde hasta ahora apostaban a llevar a la líder del GEN, Margarita Stolbizer, como aspirante al sillón de Daniel Scioli. Pero en el entorno de Stolbizer descartaron de plano la utilización de las colectoras, que terminarían perjudicándola en una eventual candidatura. “No vamos a utilizar las colectoras porque son ilegales y violan la transparencia de la gestión. No se trata sólo de conseguir más votos, sino de construir una propuesta, resulta ridículo ofrecerle a la ciudadanía más de una opción a la gobernación de la provincia de Buenos Aires”, retrucó el diputado del GEN Gerardo Milman, dirigente incondicional de Stolbizer.

En ese contexto, el diputado Gustavo Ferrari, estrecho colaborador de De Narváez, sostuvo que el precandidato a gobernador “está dispuesto a ser el único candidato de un espacio frentista y si hay otros candidatos, dirimirlo en la primaria de agosto como lo define la ley”. La respuesta fue clara, habrá posibilidad de acuerdo si el empresario es el único candidato opositor o si los otros candidatos se miden con él en la primaria abierta.

La apuesta del alfonsinismo colisiona con los intereses de la fuerza de Stolbizer, pero también con el socialismo. Operadores del santafesino Hermes Binner le reprocharon en privado la “ambigüedad” con la que los radicales se refieren a De Narváez y a un eventual acuerdo. Rozas, consultado sobre la diferencia entre Macri y De Narváez, estableció que el bonaerense “viene del peronismo y el amigo Macri es un exponente del conservadurismo”.

Mientras se producen esos cortocircuitos en los vínculos con otras fuerzas, el alfonsinismo sigue esforzándose por cerrar el frente interno. Hoy al mediodía, Cobos visitará el histórico edificio de la calle Alsina, donde participará de una reunión con Alfonsín y Rozas. “Será una reunión muy cordial. muy afectuosa, en la que vamos a hablar de la necesidad de sumar los equipos técnicos que tenemos trabajando sin mucha coordinación entre nosotros y definir una agenda de trabajo”, sostuvo el candidato.

Sigue siendo una incógnita el futuro del senador Ernesto Sanz, que se llamó a silencio luego de que Cobos resignara sus aspiraciones electorales. Consultado sobre la posibilidad de que Sanz siga los pasos del vicepresidente, Alfonsín señaló que espera resolverlo “antes de agosto”. “Estoy seguro de que vamos también a hablar con Ernesto, con quien también tenemos una buena relación, para ver de qué manera trabajamos juntos para que tengamos las definiciones lo antes posible”, concluyó.

20/04/11 Página|12

No hay comentarios:

Publicar un comentario