domingo, 24 de abril de 2011

“Cabeza de un ratón propio o cola de león ajeno”


La situación de la oposición transcurrido el primer tramo electoral de cara a octubre, que se inició en Catamarca y culminó en Salta, donde votó el 4,5% del padrón nacional y el FPV obtuvo en promedio más del 50% de los votos, ha reformulado la estrategia opositora.
La coalición pan radical sufre el impacto de sus muy pobres performances provinciales que culminaron en Salta, donde la UCR obtuvo menos votos que el Partido Obrero. En tanto, la Coalición PRO prácticamente no tuvo candidato propio, a punto tal que el mismo diputado Alfredo Olmedo criticó a Macri por haberle retaceado apoyo.
Frente a este panorama, Mauricio Macri parece repensar su lanzamiento nacional y volver a reelegir (si puede) en el distrito Capital, donde hoy Cristina lo duplica en votos como candidato a presidente en una proporción de 34% a 17% para el actual jefe de gobierno porteño.
Pino Solanas, ante la inminencia de un pobre despliegue nacional de su candidatura, que lo ubicaba por debajo del 5% de votos efectivos decidiría aparentemente bajar a Capital, donde no logrará superar el 10% de los sufragios y quedará por fuera del ballotage.
Queda la duda de qué hará Hermes Binner. Si finalmente acompañará la alternativa pan radical o está dispuesto a un armado nacional que articule Córdoba con Luis Juez, Capital con Pino Solanas, Buenos Aires con Margarita Stolbizer y su propia prestigiosa figura en Santa Fe, que podría darle sin mayor dificultad un piso de 15% de los votos nacionales, pero un techo inferior al 20%. Cabeza de un ratón propio o cola de león ajeno, pensará Binner en estas horas y muy especialmente si su candidato Antonio Bonfatti gana la interna del Frente Progresista Cívico y Social en Santa Fe, cosa aún incierta y si su armado provincial resiste un salto por fuera del con la UCR a nivel nacional.
Eso sí, para ser objetivo debemos señalar que no toda la oposición se divide. El martes 14 de abril el Partido Obrero, el Partido de Trabajadores por el Socialismo e Izquierda Socialista presentaron formalmente un Frente de Izquierda unido, cuyo impacto electoral aún no está medido pero podría cambiar todo el panorama nacional y poner en riesgo el ese día seguro triunfo del FPV en primera vuelta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario