miércoles, 10 de julio de 2013

Martín Insaurralde y el voto joven

La debilidad básica y fundamental de la marca política Martín Insaurralde, su bajo nivel de conocimiento frente a un rival instalado y posicionado como Sergio Massa, configura de acuerdo a los atributos específicos de esa marca, una gran oportunidad de construcción viable y significativa, con alto potencial de crecimiento y acumulación al interior del voto joven.

La marca política, como plataforma disparadora de significados hacia la cabeza de los sujetos de elección, se construye a través de un nombre, una identidad, una personalidad, un discurso, un posicionamiento y una simbología y ritualidad, en el marco de mecanismos de microsegmentación , donde cada vez resulta más importante que lo que decimos, a quien se lo decimos; y más importante que quien vota, resulta, donde vota, desde que lugar vota, para lo cual esa microsegmentación 3.0 se vuelve más eficaz instrumentada a través de variables blandas. Lo que la gente hace, más que lo que la gente es.

La marca política potencial Martín Insaurralde es potente. La narrativa de esta marca, admite clivajes y consonancias cruzadas en los diferentes microsegmentos del voto joven. Se hizo cargo de un municipio en llamas y abandonado, presenta atributos marcarios como: control, autoridad y dureza frente a lo establecido y viejo, una obsesión por los detalles, imput territorial y obra, atravesó una enfermedad grave, la superó exhibiendo el dolor y la utopía posible y realizada de la curación. 

Evacuó la feria de la Ribera, con firmeza y muñeca política. Ante las inundaciones, exhibió la eficacia de la canalización de los arroyos Del Rey y Unamuno, que evitó inundaciones en Lomas de Zamora, cuando se inundaron grandes sectores del conurbano. Su discurso plantea lucha y desafío y su posicionamiento está ligado a la gestión, al hacerse cargo y enfrentar lo viejo. Su discurso tiene submodalidades de precisión, que barometrizan cambios, planteando desafíos .

Insaurralde asumió una gestión desgastada y cuestionada, como primer concejal electo en la lista de un barón del conurbano típico como Rossi. Se hizo cargo a las apuradas del gobierno abandonado por su predecesor, de gestión paupérrima y sospechada de impericia e inacción. La gente en Lomas dice que lo hizo con una impronta extraña, rara, cargándose un gobierno municipal que le respondía solo a Rossi. Lo asumió y domó plenamente, no dejando resquicio alguno por el que pudiera filtrarse un hacer o un no hacer que no respondiera a su única y exclusiva autoridad. Ordenó la administración, y luego comenzó con una gestión de obras, limpieza y seguridad de los centros urbanos, acciones con las cuales colonizó subjetividades en los sectores medios.

“Se hace cargo con una impronta rara”, “no se le escapa nada”, hace lo que hay que hacer, da las batallas que tiene que dar, lucha contra lo viejo que aun retiene poder, le gana y lo desplaza. Atributos marcarios claves en el sistema de preferencias del voto joven.

Con el voto a los 16 años se incorporan 600.000 nuevos votantes al padrón nacional. En el nuevo escenario el 36% de los votantes tiene menos de 30 años, lo que llamamos voto joven.

Obteniendo un del 50% en este segmento se obtendrían 18 puntos en el total nacional, lo que junto a un despliegue moderado en el resto de los segmentos construye una ventaja indescontable en cualquier escenario.

Obama obtuvo el 66% de los votos en el segmento 18-30 en 2008, y el 60% de los votos en el mismo segmento en 2012. Esta última performance de Obama en Argentina, le hubiera otorgado 23% de los votos del total del padrón.

El voto joven construye el nuevo campo de la mirada en la construcción del poder político, porque es presente y futuro creciente, que mientras se expande numéricamente, desplaza al voto viejo. La lucha por ordenar las percepciones sobre lo que pasa, de estructurar el relato y organizar el debate, se da cada vez con más fuerza hacia adentro del segmento, y puede verse claramente en la web social.

Desde la emergencia, la organización del debate para el segmento 16-30, se da entre otros, en torno al clivaje “gato”-autentico. La otredad es la impostura, los que dicen una cosa pero son otra, contra eso, se plantea un modelo normativo de autenticidad, sencillez y transparencia. No ser “careta”, no ser “gato”, no ser “trucho”, ser o en realidad parecer verdadero y transparente.

Ese clivaje admite una traducción en el terreno, en términos de: Insaurralde enfrenta, Massa no. Insaurralde pelea en público contra las barras bravas que manejan a los puestos de la feria de la ribera y contra la herencia de Rossi, Massa calla, no pelea, y aparece hablando mal de Néstor Kirchner en la embajada de los EE.UU. como pudimos leer en Wikileaks. Insaurralde hace las obras del arroyo del Rey y del Unamuno que solo se ven cuando en la inundación, el conurbano se inunda y Lomas no, Massa pone cámaras y con lo que graba arma programas en TV.

El voto joven, recrea mecanismos de tensión joven-adulto, y esta tensión se focaliza desde lo emotivo, en el planteo y posible enrolamiento en conflictos y luchas contra poderes importantes y con final abierto.

Massa habla del “Perón sabio que abraza a Balbín”, para Massa el otro Perón, el del 46 al 55, parece no haber sido tan sabio. Insaurralde encarna un Kirchnerismo más cercano al primer y segundo peronismo, desafío, poco cuidado por las formas y cambio, que al tercero invocado por Massa. Este clivaje le es funcional a Massa en el voto antikirchnerista, y a Insaurralde en el voto Kirchnerista. Como señalan las encuestadoras, una parte importante de los que dicen que votarán a Massa, creen que es el candidato del Kirchnerismo. 

En la medida que Insaurralde, CFK y la capilaridad de emisores del Kirchnerisnmo, pongan a Massa fuera de este espacio conceptual del imaginario colectivo bonaerense, se resignificará la funcionalidad y eficacia de este clivaje a favor del candidato Insaurralde, y por el otro lado lo obligará a Massa a competir por el voto anti con las otras opciones anti.

Insaurralde en términos marcarios es, o podría ser contado como el estado que advierte la irregularidad, te la deja pasar y te da los elementos para que la próxima puedas estar a derecho. Massa te manda un funcionario para aplicarte la multa, te filma y lo pasa en TV, y con la plata de la multa paga el espacio y hace marketing.

El lenguaje representa al objeto como un mapa al territorio, pero el mapa no es el territorio, ni la imagen construida por el lenguaje es el objeto. El lenguaje tiene su lógica interna en la producción de sentido, y es una realidad distinta del objeto del cual se presenta como análogo. Este lenguaje genera percepciones que en muchos casos no son congruentes con el objetivo del discurso.

Insaurralde y Massa “hablan distinto” este diferencial en el verbatim (lo que se dice) construye discursos y representaciones diferentes en los sujetos de elección. En el voto joven, está diferencia se potencia porque es transversal al clivaje gato-autentico.

Insaurralde dice lo que es y lo que no es, Massa se fortalece con el silencio y la ambigüedad. Todo lenguaje es una simulación, simular es imitar representar, reproducir pero también es fingir, engañar, mentir.

Desde lo funcional, la acumulación en términos de preferencias en el voto joven se apoya en entre otros en dos clivajes específicos:

a)prohibido-permitido

b) institucionalizado-desinstitucionalizado

Para que la comunicación con el segmento joven sea emocionalmente persuasiva y técnicamente informativa, y no al revés, se debe tener en cuenta que es más importante lo que dicen otros jóvenes, dentro o fuera de la tribu, por afirmación o por negación, que lo que dicen los padres, los medios o los políticos. Si los jóvenes cumplen con lo que está bien para los padres, incumplen con lo que está bien para los pares y la tribu, y viceversa. “No tomes, no entables relación con gente peligrosa, estudiá mucho, acóstate temprano, no te quedes hasta cualquier hora en la computadora” consejos sobre la vida sexual, las relaciones, el trabajo y finalmente la política.

En la mayoría de los casos donde las consecuencias no revisten inmediatez, amenaza o peligro, la tensión padres-tribu, se salda a favor de la tribu, por el peso del colectivo a la hora de la aprobación y legitimación social.

Para el joven, identificación es amor, para los adultos identificación, es solo empatía.

Por eso en sectores donde los padres naturalmente se inclinan a adversar al gobierno nacional, la posibilidad de colonizar subjetividades por parte de Insaurralde se da desde una interpelación tribal y de segmento.

Esta colonización quirúrgica, debe apuntar a cruzar el clivaje prohibido-permitido planteando perspectivas de cambio, y el clivaje institucionalizado- desinstitucionalizado, planteando perspectivas emocionales de inclusión, integración y solución de problemáticas que preocupan al segmento.

El abordaje del sistema de preferencias del voto joven, un sistema dinámico y complejo, debe incluir líneas de acción estratégicas y específicas para el segmento, asumiendo demandas a convocatorias para enfrentar y forzar, reconocimiento, legitimación e institucionalización. Satisfacer deseos antes que necesidades. Es un voto emocional, complejo, inteligente y definitorio en cualquier elección.

Sin este tipo de abordajes, las opciones del voto joven se definen en forma atomizada y desestructurada y en terrenos y clivajes de segmentos mayores.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario