lunes, 22 de julio de 2013

LAS INDEFINICIONES DEL CANDIDATO

Los medios y la doble presión para Massa.


El postulante del Frente Renovador sigue sin opinar sobre diversos temas que debería abordar como diputado nacional, pese a las presiones de los medios para que critique al gobierno y de los encuestadores para que no se muestre como opositor neto.

Por Germán Celesia 
Más allá de las especulaciones sobre su carrera política posterior a los comicios legislativos, Sergio Massa se propone ante los electores bonaerenses como candidato a ocupar una banca en el Congreso Nacional, lugar donde fueron sancionadas diversas iniciativas emblemáticas para el kirchnerismo, como el traspaso al Estado de las acciones de YPF, la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual o la nacionalización de las AFJP. Cómo actuará frente a debates de esa magnitud es en buena medida una incógnita, debido a la falta de definiciones del postulante opositor respecto de diversos temas de debate, e incluso sobre alianzas políticas de su propio espacio. Esta relativa prescindencia del debate político de ideas no convence a la prensa hegemónica, que busca que se defina de forma decidida como opositor al gobierno.

Un ejemplo de estas presiones mediáticas se encuentra presente en el artículo titulado: “Sin palabras para la coyuntura”, publicado hoy en Clarín. “Sergio Massa se niega a hablar de la causa que compromete a Ricardo Jaime. Tampoco se pronuncia sobre el acuerdo del Gobierno con Chevron. No dice una palabra del discurso de Cristina. Y menos quiere hablar de Martín Insaurralde, su rival K, quien comienza a castigarlo en los discursos para polarizar en el tramo final de la campaña”, se queja el matutino.

“No sabe no contesta, parece ser la consigna de estas horas del candidato del Frente Renovador. Clarín le hizo ayer todas estas preguntas durante su visita a Mar del Plata. Masa contestó: ‛Estoy en campaña, no quiero hablar de la coyuntura. Recorro la provincia para escuchar a la gente. Prefiero hablar menos y hacer más′, sostiene. En su entorno admiten que Massa busca evitar las polémicas y confiesan que el temor es que una declaración desafortunada lo haga retroceder en las encuestas. Insisten con que las prioridades de los medios no son las de la gente”.

Infocielo pone números a la suposición de Clarín: “El 87% de los encuestados todavía no sabe a quién votará en respuesta espontánea. Además se relaciona a Massa con el Gobierno”, dice. Según el portal, “una nueva encuesta pone paños fríos a la algarabía que exhibe el massismo. Pese a que el intendente de Tigre siga posicionado en primer lugar la falta de respuesta espontánea y los indecisos moverían los números de cara a octubre”.

La encuesta de Carlos Fara & Asociados sostiene que “el 32 % cree que Sergio Massa es un aliado del Gobierno”. Para el consultor, “si los que dicen votar a Massa pero al mismo tiempo se asumirían kirchneristas (7 % del electorado) más los indecisos en la misma condición son proyectados hacia Insaurralde, el resultado es muy distinto: en ese caso el intendente de Lomas se impondría al de Tigre por 36 % a 32” en lugar de la diferencia destacada por el portal La Tecla a partir de la misma encuesta: “Massa, 12% arriba de Insaurralde”, dice. "Cuando se establezca que el kirchnerista es Insaurralde, esa diferencia de 10 o 12 puntos es probable que se achique”, afirma el consultor.

Por su parte, para el diario El Cronista “la disputa bonaerense entre el kirchnerismo, De Narváez y Massa (es) eje del escenario electoral”, ya que “según consultores, serán los principales competidores de los comicios de agosto.

La Nación, en tanto, se ocupa de dar por descartadas las chances de Francisco de Narváez y pronostica un realineamiento con el elegido por los medios dominantes. “Moyano y Massa tienden puentes para después de octubre”, se titula un artículo firmado por Nicolás Balinotti . Según el periodista, “la alianza electoral que cerraron Hugo Moyano con Francisco De Narváez está cruzada por sospechas e incomodidades. Lo que fue en principio una decisión puramente pragmática parece hoy una suerte de bomba de tiempo. Hierven las sospechas de traición y la confusión crece cada vez que se intenta mirar más allá de las elecciones legislativas del 27 de octubre próximo. En este contexto, subterráneamente, el jefe camionero comenzó a tender puentes con quien será su rival en las urnas: Sergio Massa”, especula.

Además, “las diferencias entre los equipos de Moyano y De Narváez son indisimulables, a pesar de los esfuerzos por pulir el acuerdo. Las actos proselitistas corren, hasta ahora, por caminos separados. En su afán de acercar posturas, el empresario incorporó a su retórica de campaña la agenda de reclamos sindicales que suele reivindicar la CGT moyanista. Es un paso, y Moyano lo valoró. Sin embargo, por lo bajo, el jefe de los camioneros tiende puentes con Massa, que parece no cerrarle las puertas a nadie. Todavía nada está definido”.

En el mismo sentido, La Tecla habla de una “alianza entre diputados macristas y massistas”, ya que “distintas versiones indican que se sumarían los legisladores de PRO Peronismo al bloque del Frente Renovador en la Legislatura bonaerense”. Sucedería “luego de que tanto el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, como la precandidata a senadora nacional por el PRO Gabriela Michetti anunciaran la alianza entre su partido y el Frente Renovador que lidera Sergio Massa en la provincia de Buenos Aires. El Día publica un artículo similar titulado: “Versiones de realineamientos entre legisladores massistas”. También divide su espacio entre Massay el candidato oficialista en la nota: “Massa se concentra en el interior e Insaurralde refuerza el Conurbano”. Según Clarín, “en Mar del Plata, Massa habló de sus proyectos contra la inseguridad”, según una crónica firmada por Santiago Fioriti. “Dijo que se necesitan 1.300 cámaras y más móviles en la ciudad”, destaca, aunque no se trate de una cuestión que sea competencia nacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario