domingo, 21 de julio de 2013

Construyen el primer barco a energía solar argentino


Es un proyecto ambicioso pero se animaron, luego de la experiencia de competir durante dos años en el rally ecológico de Atacama, en Chile, con un auto impulsado con energía solar que armaron junto a la Universidad Tecnológica (UTN) de Santa Fe. 

El equipo de estudiantes y docentes que participó pensó en reproducir una experiencia similar como anfitriones, pero a través de un certamen en el río, aprovechando las posibilidades de navegación del Paraná. Así fue que organizaron la Regata Solar Bicentenario, que se desarrollará entre el 6 y el 8 de diciembre y será la primera de América Latina con estas características y la sexta a nivel mundial. 

“Cursamos la invitación a universidades de distintos países y tenemos muchas expectativas”, contó Luciano Ríspoli, uno de los mentores de esta iniciativa. A su vez, comentó: “También estamos preparándonos para empezar en agosto, luego del receso, a construir nuestra propia embarcación con paneles fotovoltaicos y así poder competir como locales. Son barcos que alcanzan una velocidad promedio de 20 kilómetros por hora”. 
Para definir al ganador, un jurado de la UTN Regional Paraná evaluará los atributos técnicos de cada una de las naves que participe. Luego, la propuesta es unir Villa Urquiza con la capital provincial mediante una prueba de velocidad. Por último, se realizará una carrera de resistencia de tres vueltas sobre “el imponente paisaje ribereño de la ciudad enfrentando al mismísimo río Paraná”, se especifica en el sitio oficial del evento. 
Por otra parte, Ríspoli manifestó que la energía solar está cada vez más difundida para aplicarla en distintos ámbitos: “Se usa en la actualidad para la alimentación eléctrica de viviendas, no solo para la parte térmica sino también para refrigeración. En algunos lugares del mundo se utiliza inclusive en barrios enteros y en vehículos para transporte de pasajeros”. 

Experiencias regionales 
En referencia a la construcción de embarcaciones similares a la que se proyecta hacer en la UTN, Ríspoli indicó que en la localidad de San Lorenzo existe una lancha construida por un particular, que la utiliza para distintas travesías en su ciudad y que incluso estuvo presente en Paraná exhibiendo su vehículo fluvial en el marco de las celebraciones del Bicentenario el mes pasado. “También en 2011 llegó a la capital provincial para exponer su lancha en la sede de la universidad”, acotó. 
Se trata de Lucas Hazzi, a quien le llevó un año y 10 meses terminar el armado. “La bauticé Sun y se convirtió en la primera embarcación argentina en ser impulsada por energía solar de disposición multicasco o catamarán, utilizada para navegación deportiva o recreativa en diferentes espejos de agua. Fue pensado y desarrollado para ser impulsado por un motor eléctrico abastecido de energía por módulos fotovoltaicos”, contó a diario Uno el autodidacta oriundo de la provincia de Santa Fe. 
Hace tres años que construyó su embarcación como un hobby. “Lleva todo un proceso. Hay que hacer un molde, saber trabajar el plástico, conocer los tiempos de reticulado y de fraguado, también la temperatura y la cantidad de laminado que se debe dar para lograr resistencia y rigidez”, aseguró. 
A la vez, explicó que “la mía es una embarcación para dos pasajeros y desde agosto hasta abril salgo a navegar todos los fines de semana, después no por el tema del frío”. 
También aseveró que “el 60% de la velocidad que alcanza la embarcación se consigue directamente con el sol y me sobra para almacenar energía en los acumuladores”. 
“Hay que valorar un montón de cuestiones, porque una embarcación no es como un vehículo que marcha sobre ruedas, sino que el deslizamiento es en el fluido en el que está flotando y si pones cinco o 10 kilos de más porque se te fue la mano con los materiales o no calculaste bien, no solo incrementás los costos sino que necesitas el doble de energía, porque los paneles solares son muy pesados por el tema del vidrio y no lo movés con poca potencia”, dijo a modo de conclusión. 

Inicio del proyecto 
“La Regata Solar de Paraná-Litoral (RSPL) es una propuesta abierta a universidades con el fin de hermanar a las mismas y de difundir los beneficios del uso de energías renovables aplicadas a vehículos acuáticos”, se especifica en el sitio oficial del evento y se aclara que “la presente edición es coincidente con los sucesos asociados al Bicentenario de la ciudad de Paraná”. 
“La idea es lanzarla acá como Regata del Bicentenario y reeditarla el año siguiente como regata Solar Paraná-Litoral. Y después, poder rotar las sedes y que se siga haciendo en distintas ciudades del país”, contó Luciano Ríspoli, quien dijo además que “es un gran desafío, pero sabemos que podemos lograrlo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada