lunes, 14 de enero de 2013

Lo viejo, pero con un envase renovado


Por Jorge Muracciole.
En su prédica antiestatal, la oposición de derecha apuesta a la restauración del ideario noventista. Cuando en otoño de 2003 Nestor Kirchner decidió, a pesar de su escaso 23% de votos, ser el  presidente de la transición que hiciera realidad un verdadero punto de inflexión con los gobiernos de los noventa, tanto los ultra-menemistas como los que hoy se autodenominan  disidentes en las filas del peronismo, quedaron condenados a recomponer por derecha sus golpeadas huestes.
Y lo hicieron con sus otrora aliados neoliberales noventistas, o algún candidato providencial que desde el barullo de la post convertibilidad tratase de maquillarse y emerger al mercado electoral con una impronta light y una ideología de derechas descafeinada, que permitiera hacer base en los sectores medios. Desde ese imaginario clasemediero tan reacio a la efervescencia de masas, y ávidos de orden y administración sin demasiados sobresaltos de la cosa  pública, en una suerte de extremismo de centro donde la gestión reine sobre la política.
A  diez años de los inicios del proyecto kirchnerista, los balbuceos de la variopinta oposición se potencian en las páginas del multimedios Clarín y sus socios de la tribuna de doctrina, y en la sistemática prédica de Todo Negativo del canal de las malas noticias. Unidos en el discurso de la queja a toda medida gubernamental, la oposición atraviesa el verano con la mirada puesta en las elecciones de octubre, con un ojo en las encuestas y la esperanza en el desgaste del oficialismo. Obsesionados con ese objetivo, todo viene bien para criticar las medidas gubernamentales, desde el cepo al dólar y el acto de regreso de la Fragata Libertad –rescatada de las garras globalizadas de los fondos buitre– hasta la parafernalia mediática armada por la reunión con choripanes  en la Esma.
Lo que no puede superar la heterogénea oposición son sus límites programáticos sobre que alternativa superadora al "populismo kirchnerista" los pueda aglutinar de cara al futuro.
Desde el renovado intento de la diáspora duhaldista,  encabezada por algunos barones de los municipios bonaerenses como el tristemente célebre Jesús Cariglino, en alianza con ultramenemistas como  el sindicalista opositor Luis Barrionuevo, o el capo de los peones pro-ruralista Momo Venegas, constituyéndose en el ala disidente que desde el peronismo tiende puentes  en su distopía aliancista con la fracción más conservadora del radicalismo, comandada por el intendente de San Isidro Gustavo Pose y sus avanzados acuerdos con los bonaerenses PRO macristas, como  el intendente de Vicente  Lopez, Jorge Macri.
 La oposición de derecha apuesta a la restauración del ideario noventista, en su prédica antiestatal, sus sistemáticas alusiones contra el intervencionismo gubernamental, tanto en la expropiación de Repsol YPF, la política de control de cambio o la millonaria inversión en lo social que desde hace una década se ha convertido en políticas de Estado, o en el rescate de la linea de bandera Aerolíneas Argentinas. En el plano internacional, las críticas se centran principalmente en la politica exterior de consolidación del bloque Mercosur y la autonomía creciente de los países del área sudamericana respecto de las iniciativas políticas inspiradas en EE UU. Hoy su oposición se hace carne en un antichavismo militante.
 Como se desprende de este análisis, nada nuevo se avisora bajo el sol neoliberal de esa derecha ligada consuetudinariamente al establishment. Inspiradores de la necesariedad del llamado Proceso de Reorganización Nacional, cuyo brazo genocida vestía uniforme pero cuyos ideólogos  provenían de la rancia Socieded Rural como Martinez de Hoz, o del neoliberalismo político de paladar negro como los Alsogaray, los Blaquier y un extenso rosario de conexiones de intereses económicos y financieros, que no sólo dieron rienda suelta a sus políticas de disciplinamiento social sin límite en los años dictatoriales, sino  que más tarde tutelaron la democracia formal con la inestimable ayuda de los propietarios de Papel Prensa , que no sólo  se consolidaron sino que crecieron exponencialmente en el manejo de las  rizomáticas redes de la llamada comunicación de masas, desde marzo de 1976,  a lo largo de la obedientemente moderada transición democrática radical-menemista.
Esa suerte de transversalidad conservadora excluyó sistemáticamente lo mejor del peronismo y el radicalismo, y supo construir una divisoria de aguas en la sociedad que naturalizó el terrorismo de Estado y que hizo posible en la post-dictadura la continuidad  de los planes privatistas del neoliberalismo, logrando realizar el sueño de la utopía neoliberal. Y en el camino,  vaciar de contenidos populares al peronismo devenido en menemismo, impulsando a la vez al sillón de Rivadavia al desangelado radical-conservador Fernando De la Rúa, como su continuidad  política y económica.
Esa transversalidad que tanto mal le hizo al país, hoy se expresa de cara al futuro en la entente de los tres jefes comunales de Vicente López, San Isidro y Malvinas Argentinas, que se  reunieron en Mar del Plata en un congreso de gestión comunal, que sirvió de plataforma mediática para lanzar públicamente la conformación de un frente opositor para enfrentar al kirchnerismo en las elecciones legislativas de octubre de este año. De lograr sus objetivos en el principal distrito electoral del país, ese Frente electoral opositor en la provincia de Buenos Aires sería la demostración en la práctica que la transversalidad de derecha puede, como lo hizo en otros momentos de la historia argentina, lograr restaurar con algún consenso en las clases subalternas su agenda privatista de disciplinamiento social y subordinación a los intereses de las corporaciones a escala local y transnacional. La búsqueda de un nuevo envoltorio para las viejas recetas es el desafío, de las élites. El márketing político, con la ayuda  inestimable del andamiaje mediático, demostrarán en el futuro sus capacidades o sus limitaciones, Ley de Medios mediante. «

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada