domingo, 16 de junio de 2013

IAME Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado División Fábrica de Automotores

Hacia fines del año 1951, durante el gobierno del Gral. Perón, la Argentina había experimentado un serio desajuste en la balanza comercial, impulsado por el alza en 20.000 unidades del sector automotriz. Por aquellos años, el país no disponía de fábricas automotrices, por lo que todas las unidades debían ser forzosamente importadas.

Ante esta situación, el entonces Presidente Perón se reúne con industriales internacionales, quienes se negaron a fabricar autos en el país, alegando que la Argentina carecía del desarrollo suficiente y la capacidad técnica para realizar esta tarea.

En ese momento aparece en escena el Ministro de Aeronáutica Brigadier San Martín, responsable del gran crecimiento de la Fabrica Militar de Aviones durante la última mitad de la década de 1940, quien ofrece la experiencia técnica con la que contaba el establecimiento industrial que por esos momentos empleaba entre 9.000 y 12.000 personas. Así nacía el IAME.

En este complejo industrial (el mas grande de América Latina) se produjeron numerosos avances en materia de aviación, experiencias sobre la que se asentó el área automotriz, la cual fue tomando cada vez mas relevancia debido a la imperiosa necesidad de renovar el desgastado parque automotor nacional sin recurrir a la compra en el extranjero.

La política de la empresa estatal fue la de bajo costo, para así lograr la producción en masa de sus productos y su respetiva colocación en el mercado, haciéndolos mucho mas accesibles que los importados. El desarrollo de la actividad, que incluyo la producción de autos como el Justicialista, las famosas motos Puma, tractores Pampa, o incluso el mítico Rastrojero, entre muchos modelos mas, llevo a la empresa a liderar el desarrollo de esta industria en la Argentina, llegando a contar el IAME con mas de 300 proveedores privados, de los cuales algunos evolucionaron posteriormente a fabricas de motos, creando una gran variedad de productos de origen nacional.

De esta manera, quedaba demostrado que la Argentina contaba con la capacidad técnica para realizar estas actividades y tantas otras mas, garantizando precio y calidad a los consumidores, demandando gran cantidad de mano de obra y ampliando los horizontes de nuestra industria hacia lugares que hasta ese momento le estaban vedados, ampliando así nuestra Soberanía e Independencia económica.

"Señor, si usted me permite, yo le voy a fabricar automóviles en el país"
Brigadier San Martín

1 comentario:

  1. Hay que ser caraduras ¿cuántos vehículos fabricaron en esos años?

    No entiendo, había fábrica de aviones pero no se producían motos ni camionetas ¡qué país más raro!

    Lo cierto es que esos desarrollos no pasaron de meras acciones de propaganda, la industria automotriz despegó recién con la llegada de Frondizi, agarren los libros por favor.

    ResponderEliminar