lunes, 12 de diciembre de 2011

PERÓN, CRISTINA Y EL DERECHO A HUELGA

por Pablo Adrián Vázquez *

En su fuerte discurso centrado en la economía, pero con momentos emotivo, Cristina Fernández se refirió a la Constitución Nacional de 1949 y su “falta” de derecho a huelga.

La Presidenta, en la asunción de su segundo mandato, recordó que en la Constitución Nacional, durante la primera presidencia de Perón, no se contemplaba este derecho. “¡Con Perón no había conflicto!”, retrucó Graciela Camaño. Para luego Cristina espetar: “¡Ah, no había conflicto con Perón! O sea que cuando estaba Perón no había derecho a huelga? Lo digo por los que reivindican a Perón y nos critican a nosotros”, siguiendo la chicana.

Más allá del reacomodamiento ante la crisis financiera internacional y algunos conflictos pasajeros con el movimiento obrero, el tema es Perón.

Arturo Sampay, gran constitucionalista argentino e ideólogo de la Constitución Peronista, elevó un proyecto que se respetó en la mayor parte de la reforma de 1949. No explicitó el derecho a huelga, pero “todo lo que no esta explícitamente prohibido, es implícitamente aceptado”.

Comparó una veintena de Constituciones americanas y europeas, en donde la mayoría no se referían al derecho a huelga. Imbuidas en el “constitucionalismo social” aún la Constitución alemana de la República de Weimar de 1919, considerada de avanzada, no lo incluyó explícitamente.

Excepción fue la Constitución mexicana de 1917. En su artículo 123, que involucra el titulo sexto “del trabajo y de previsión social”, inciso XVII afirman: “Las leyes reconocerán como un derecho de los obreros y de los patronos las huelgas y los paros”. Pero aún así ponían límites si involucra a los servicios públicos, si se “ejerciere actos violentos contra las personales o las propiedades o, en caso de guerra, cuando aquéllos pertenezcan a los establecimientos y servicios que dependen del gobierno”.

Volviendo a la Constitución de Perón, ya el artículo 36 aclara que “las declaraciones, derechos y garantías que enumera la Constitución no serán entendidos como negación de otros derechos y garantías no enumerados”.

Amén de ello, en el artículo 37 se enumeró el decálogo de los Derechos del Trabajador, donde en el puto 10 Derechos a la defensa profesional se contempló “el derecho de agremiarse libremente y de participar en otras actividades lícitas tendientes a la defensa de los intereses profesionales (…) asegurando su libre ejercicio y reprimiendo todo acto que pueda dificultarlo o impedirlo”.**

Ergo, esta implícitamente contemplado el derecho a Huelga en 1949!!!

De hecho Perón tuvo que soportar huelgas de diversos gremios, siendo la más notoria la de los ferroviarios en 1951. Salvo ésta, donde se los movilizó con el Ejército, el resto d e las huelgas no fueron reprimidas ni violentadas.

Tras el golpe cívico – militar de 1955 y la ilegal e ilegítima reforma de constitucional de 1957, fue incorporado el artículo 14 bis y se contempló el derecho a huelga. Derecho vulnerado por las dictaduras militares y por los gobiernos civiles que aplicaron el Plan Conintes.

Esto se puede estudiar en las obras de Arturo Sampay, Alberto González Arzac, y en un trabajo pronto a editarse por el Instituto Nacional Eva Perón debido a la pluma de Santiago Régolo. Allí se aborda un estudio sociológico y las implicancias de por que no se explicitó en el texto constitucional el derecho a huelga.

Vale la aclaración, para no generar malos entendidos por parte de quienes quieren ver fricciones entre la obra de Perón y en los postulados del gobierno de Cristina.

* Politólogo, docente universitario, miembro de los Institutos Eva Perón, Juan Manuel de Rosas y Manuel Dorrego

**** Mención al recordatorio del compañero Patricio Milcovich por Facebook, al momento de producirse el discurso presidencial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario