martes, 6 de diciembre de 2011

El Partido Comunista de Chile solicitará la exhumación de los restos de Pablo Neruda

El abogado Eduardo Contreras consideró que "constituía un deber moral exigir la verdad sobre el fallecimiento de quien fue militante comunista y destacado representante político del Gobierno de la Unidad Popular de Salvador Allende".

A contramano de la versión oficial de los hechos, Manuel Araya, chofer y amigo personal del Premio Nobel de Literatura, declaró ante las autoridades judiciales que "Neruda no estaba para morirse" y que "fue asesinado por el régimen militar de Augusto Pinochet". Según el testimonio de Araya, luego del golpe de Estado de 1973, la familia y los amigos del poeta decidieron trasladarlo hacia una clínica con el objetivo de mantenerlo seguro y a salvo. "Pensábamos que en la clínica estaría más seguro. Nunca pensamos que le iban a colocar una inyección e iba a morir", denunció Araya.

Araya agregó que Neruda lo llamó la noche anterior por teléfono para decirle que lo habían inyectado en el estómago y estaba muy afiebrado. "Ese maldito pinchazo lo mató. Él estaba enfermo de cáncer, pero lo sobrellevaba muy bien. Ese día él estaba pendiente de su viaje a México que haría efectivo dos días después. No estaba mal y no tenía por qué haber muerto. El gobierno militar no quería que saliera del país y por eso lo hizo", agregó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario