martes, 1 de noviembre de 2011

La deuda externa argentina es la más baja de los últimos 15 años

Ascendió a 132.502 millones de dólares a fin de junio, lo que representa el 32,2 por ciento del Producto Interno Bruto, 4,3 puntos porcentuales menos que la deuda del año pasado. 71.492 millones de dólares corresponden al sector público y 61.010 millones al sector privado.
El stock de deuda total aumentó 11 mil millones de dólares en los últimos doce meses, por la colocación de títulos públicos tras el canje de deuda del año pasado, y el mayor endeudamiento privado con proveedores por el aumento de las importaciones de bienes. No obstante, el crecimiento económico nacional permitió que continúe disminuyendo la deuda externa total medida en relación al PIB.

El BCRA agrega que "la política de acumulación de reservas internacionales fue acompañada por una política deliberada de desendeudamiento, así como por una mejora en la composición de las obligaciones, tanto del sector público como del privado". La caída de la deuda externa fue acompañada por un alargamiento de los plazos de vencimientos, principalmente a partir del canje de la deuda pública de 2005.

A la vez, las regulaciones sobre los capitales financieros de corto plazo "demostraron ser efectivas", al caer la participación de la inversión en portafolio respecto del total de la inversión de no residentes en el país. El resultado, según el informe, fue un límite al "impacto de la volatilidad externa sobre la economía argentina". Además, dice el Central, la política de desendeudamiento público fue complementada por un manejo de pasivos que permitió "un cambio sustancial" en la composición de las obligaciones por moneda.

La deuda en moneda extranjera pasó de representar el 90 por ciento del total a fines de 1997, al 62 por ciento en la actualidad, y como consecuencia "el riesgo cambiario implícito en la deuda pública se redujo respecto del pasado". En el mismo sentido se logró que el sector privado no financiero tenga sólo 1,4 por ciento del total de los préstamos bancarios en moneda extranjera, lo que marca una gran diferencia con lo acontecido durante los 90, añade el BCRA.

Mediante la reducción de la deuda, la mejora de los perfiles de pagos futuros y la regulación de los capitales de corto plazo, "el país logró reducir significativamente su vulnerabilidad externa", destaca el BCRA. Concretamente, concluye el informe, se limitaron "los efectos adversos que el escenario internacional podría ocasionar sobre el sector real a partir de los menores flujos externos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario