jueves, 20 de enero de 2011

1973: Las Pautas Programáticas del Frejuli

La agencia oficial Télam informa en la sección efemérides que se cumplen 38 años de la enunciación de las Pautas Programáticas del Frente Justicialista de Liberación (FREJULI), que postulaba la fórmula Héctor Cámpora - Vicente Solano Lima para las elecciones del 11 de marzo de 1973.

El acto se realizó en el Hotel Crillón de Buenos Aires, en la ceremonia el candidato presidencial expresó que "el disenso fundamental que divide a la sociedad argentina no reside en la antinomia peronismo - antiperonismo, que ya ha sido superada, sino en revolución y contrarrevolución, cambio social y statu quo, liberación o dependencia".

Entre otros puntos, las pautas del Frente Justicialista de Liberación establecían la nacionalización del comercio exterior, la reforma agraria, la cogestión de los trabajadores en la dirección y explotación de las empresas, propiciando un régimen cooperativo en el campo y de autogestión en la industria, la reforma del sistema financiero para revertir con energía la desnacionalización de las entidades crediticias privadas operada en los años anteriores, el reestablecimiento de las relaciones diplomáticas y comerciales con Cuba, la amnistía para todos los presos políticos, la eliminación de la legislación represiva y la condena oficial a la tortura.

Poco después, el 11 de marzo, esta plataforma programática sería votada por más de seis millones de ciudadanos.


Los puntos esenciales de las Pautas Programáticas del Frejuli

• Impulsar un acelerado desarrollo económico, armónico y sostenido, como base para elevar el nivel de vida de la población;

• Utilizar el sistema financiero como instrumento de control y orientación destinado a promover un vasto plan de justicia social;

• Proceder a una revisión total de todo el sistema impositivo y de recaudación para evitar que sea utilizado como medio de distribución del ingreso a favor de los monopolios y los sectores exportadores y en detrimento de los asalariados, del empresariado nacional y de los auténticos productores agrarios;

• Orientar el gasto público, prestando especial atención a la inversión de carácter social;

• Nacionalizar el comercio exterior para sustraerlo del control de los grandes monopolios transnacionales que son quienes manejan en realidad las supuestas leyes de la oferta y la demanda del mercado internacional;

• Controlar la deuda externa tanto pública como privada, no admitiendo ataduras ni presiones contrarias al interés nacional por los créditos exteriores que reciba;

• Plantear una Reforma Agraria Integral mediante la transformación del sistema de tenencia de la tierra, la reorientación de la política de colonización en tierras fiscales, la difusión del cooperativismo en todas sus formas, y el fomento de unidades comunitarias de trabajo rural;

• Llevar a cabo una cooperativización integral de la comercialización, eliminando los monopolios intermediarios, mediante la acción mancomunada de los productores y el Estado;

• Promover una política industrial que revierta la extranjerización de las empresas, llevando al Estado a hacerse cargo de aquellas actividades cuyo manejo implica un poder monopólico o decisiones de carácter estratégico;

• Poner en vigencia el artículo 40 de la Constitución de 1949 por el cual todas las fuentes naturales de energía son propiedades imprescriptibles e inalienables de la Nación;

• Aplicar desde el Gobierno todas la experiencias de socialización de la economía que sirvan para elevar la condición humana -en la medida que respeten las aspiraciones del hombre argentino- eliminando la alienación del trabajador mediante su efectiva participación en el poder que se deriva de la propiedad de los medios de producción

Y alguna premisa que incluso llega a cumplirse, como la que propicia “el inmediato restablecimiento de relaciones diplomáticas con la hermana República de Cuba”. O la amnistía para todos los presos políticos sin excepción, la eliminación de la legislación represiva y la condena oficial a la tortura. Que serán las medallas más preciadas de la primavera camporista.

En escritor y diputado nacional Miguel Bonasso señala que algún crítico “de izquierda” que analiza las pautas programáticas desde el diario lanussista La Opinión, las devalúa: “El proyecto en su conjunto puede ser calificado como una propuesta populista, que apunta a reformas neocapitalistas (modificación del sistema con vistas a perfeccionarlo, no a suprimirlo) y, fundamentalmente, a la quiebra del marco de dependencia para afianzar una vía nacional de desarrollo”. ¡Y le parece poco!

El programa justicialista que votaron seis millones de ciudadanos no se aplicó nunca. Fue enterrado por el lopezreguismo antes de que llegara el terror militar y luego Carlos Menem lo tomó como guía para hacer exactamente lo contrario...

En abril de 1975 el Consejo Superior del Partido Justicialista, en manos de la derecha peronista, expulsó a Héctor Cámpora por "inconducta partidaria", señalando su negativa a expresar públicamente su repudio "a la subversión que afecta la paz de la Nación" y el no acatamiento a la autoridad de María Estela Martínez, heredera política, legal y espiritual de Juan Domingo Perón".


[Imagen: Solicitada del Frejuli en El Día de la Plata, gentileza de Lucía Abbattista]

No hay comentarios:

Publicar un comentario