viernes, 17 de diciembre de 2010

La fiebre electoral rosarina se detiene en la letra K. FUENTE: MAUTONE Y ASOCIADOS

La encuestadora de Mautone y Asociados puso el termómetro justo en la efervescente Rosario y entre lanzamientos varios, la temperatura electoral midió la ascendente Kris – pasión nacional y en la provincia volvió a señalar a Agustín Rossi como el candidato con mejor intención de voto.

Indudablemente ya estamos con un ojo puesto en el 2011 y en como se van reacomodando las distintas fuerzas políticas en este escenario post Kirchner. La encuestadora Mautone y Asociados puso el medidor de temperatura electoral en la febril Rosario, escenario de dos lanzamientos: el de Agustín Rossi y el de Mario Barletta.

Analizaremos dos escenarios, el nacional y el provincial, para luego relacionarlos y advertiremos como la temperatura electoral cambia de acuerdo a distintos escenarios posibles.

A nivel nacional, los números dibujan una desarticulada oposición que aún no encuentra rumbo ni potencial; menos aún, en un conductor para la tormenta de Kris- Pasión. A ojos vista, quedo lo ya indisimulable: La desaparición física de Néstor Kirchner hizo que el oficialismo cambiara la conducción y que la oposición perdiera totalmente la brújula.

Rosario tiene nombre de mujer
La provincia de Santa Fe es una de las más observadas por encuestadores y analistas políticos, no sólo porque después de Buenos Aires es una de los distritos electorales más importante sino también por su particularidad de contar casi con dos capitales de “capital trascendencia a la hora del conteo”. Santa Fe es su capital política y Rosario su capital económica y a la vez la que cuenta con mayor cantidad de votantes. Por eso el número que marque el termómetro electoral colocado en la Cuna de la Bandera hablará en secreto de tan mentada y escurridiza “voluntad popular”.
Según la encuesta de Mautone los rosarinos observan la gestión de la presidenta con casi un 40% de aprobación – 9 % muy buena y el 30,1 % buena-. Pero hay un dato a tener en cuenta y es que desde setiembre su nivel de aprobación ha crecido en un 18,1%, en detrimento del nivel de desaprobación – entre regular y mala- que se recortó en casi un 20%. Como vemos Rosario no es ajena a la Kris- pasión. Y si bien el escenario es cambiante la diferencia que se observa con otros candidatos, al menos muestra una tendencia.

Párrafo aparte para las cualidades que los rosarinos remarcan de la presidenta tras la muerte de Néstor Kirchner: Casi 3 de 10 rosarinos ven que la principal virtud de la presidenta es su “fortaleza”, aunque ponderan también su “valor” y también su “honestidad e inteligencia”.

Así las cosas, la escena aparece dispuesta para la reelección de la presidenta que ostenta un 29 % de intención de voto, mientras que su más cercano contendiente es el cineasta “Pino” Solanas con un 11 %.
El resto de los posibles candidatos no corren con la misma suerte y la aguja no llega a los dos dígitos. Basta con observar al ex corredor de Fórmula 1 con un escaso 7,4% y al ex presidente y conocido estratega político Eduardo Duhalde que suma sólo un 4% de intención de voto, al tiempo que lidera el ranking de las imágenes negativas con un ostentoso 60%, dejando atrás a Carrió y al mismísimo vicepresidente Cobos. También leyendo cifras entrelíneas vemos que si juntamos a todos los precandidatos del llamado Peronismo Federal su intención de voto alcanza un magro 13%.

Santa Fe se vuelve “chiva” con las encuestas
La ciudad Cuna de la Bandera fue el lugar elegido por el radical Mario Barletta para su acto de lanzamiento; pero también la Bajada Sargento Cabral presenció el anuncio formal de la decisión del diputado nacional Agustín Rossi de volver a ser precandidato a gobernador, en un acto llamado a quedar en la historia por el fervor y lo multitudinario de su composición.

Esa Rosario, escenario de lanzamientos muestra justamente a su intendente Miguel Lifschitz con una intención de voto del 15%, aunque el socialista no sea candidato. En segundo lugar, muy pegado, aparece el diputado nacional Agustín Rossi con poco más del 14 %. Después aparece otro socialista que engrosará las disputas intestinas del Frente Progresista, el senador Giustiniani con algo más del 12 %. Recordemos que el Frente Progresista dirimirá, por ahora, en internas a su candidato entre Barleta, el ministro de Gobierno y Reforma de Estado – a la vez que mano derecha del gobernador Binner- Antonio Bonfatti, y el senador nacional Giustiniani – si no se suman otros-
Pero si hurgamos en los números podemos observar más síntomas de la fiebre electoral de acuerdo a como se ubique el termómetro. Observamos, aunque sin sorpresa, que de los rosarinos que votarían por Cristina Fernández de Kirchner, el 43,2 % sufragaría también por su espada legislativa, Agustín Rossi.
Aquí es Miguel Lifschitz el que ocupa el segundo lugar y surge la figura del ex canciller Rafael Bielsa en tercer lugar. Pero también se debe significar que si bien el rosarino - hermano de la ex vicegobernadora y del técnico de fútbol- se colocó en la carrera deberá dirimir su candidatura en las internas si es que va por dentro de las estructuras partidarias del PJ. En lo que hasta ahora es el gran dilema en las filas del justicialismo provincial ¿por dentro o por fuera?

Si nos fijamos que es lo que a los rosarinos les gusta de Agustín Rossi encontramos como principal virtud, la que tantos problemas le trajo con escrache y hasta huevazos incluidos, de ser el defensor por antonomasia del gobierno nacional. Claro que también destacan su laboriosidad y coherencia, que quedaron plasmadas en cada rincón de la provincia gracias al apego del diputado nacional a la militancia.

Esta situación da otro de los marcos posibles, en el gran abanico de posibilidades que abren las elecciones en Santa Fe de las que aún no se sabe con que sistema se votará, habida cuenta de los tropiezos del Sistema de Boleta Único.
Pero si de sorpresas se trata, auscultando cuidadosamente las cifras y sus respectivos escenarios, vemos que si Bielsa tropieza en el camino de su candidatura, coloca a Agustín Rossi con una intención de voto a Gobernador del 20 %.
Como vemos varios son los escenarios y la sintomatología de la fiebre electoral, las encuestas no brindan un remedio pero si hablan de un posible diagnóstico. Las encuestas no van a las urnas, esa es la noble tarea ciudadana donde se responden todas las preguntas de la gran encuesta que hacemos entre todos.

Claudia Romero para DERF 16 de diciembre de 2010 (DERF)

No hay comentarios:

Publicar un comentario