lunes, 2 de agosto de 2010

El titular del pj se impone con lo mínimo en segunda vuelta Los indecisos definen el escenario de ballotage

La encuesta de Ibarómetro marca que Néstor Kirchner ganaría en primera vuelta. Pero también destaca que el ex presidente no consigue en ningún escenario vulnerar los 37 puntos porcentuales. La radiografía electoral, de no modificarse, obligaría a una segunda vuelta. En ese caso, también ganaría el candidato de la Casa Rosada, aunque el nivel de indecisos tiene todavía un gran peso.
La consultora analizó tres hipótesis. Midió al actual secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas con Mauricio Macri (que en la encuesta general quedaría segundo), con Ricardo Alfonsín (que en la general quedaría tercero pero a apenas dos puntos del empresario), y con Eduardo Duhalde (que en la encuesta presidencial no es tomado en cuenta).
Ricardo Alfonsín, cuya imagen positiva desplazó a la de Julio César Cobos y aparece hoy como el dirigente radical con más chances de encabezar una fórmula, sería el adversario más difícil de derrotar para Kirchner. El ex presidente ganaría por apenas dos puntos y medio de diferencia: 36,4 a 33,9. Pero un 29,7% de los encuestados dijo no saber qué hará ante esa disyuntiva. El final, entonces, sigue abierto.
El segundo candidato más difícil de vencer para Kirchner es Mauricio Macri. En este caso la ventaja del ex presidente se estira a casi tres puntos: 36,9 a 34,1. El porcentaje de indecisos es casi idéntico al de la primera hipótesis: un 29% de los consultados se muestra dubitativo. De todas formas, podría aventurarse que la polarización ideológica podría sumarle votos de la centroizquierda a Kirchner, que si consigue quedarse con los sufragios más progresistas del radicalismo y con los de Proyecto Sur, ganaría con comodidad. Además, según otro cuadro del estudio, el 50% consideró que el escándalo de las escuchas perjudica la candidatura de Macri.
También se preguntó a los mil encuestados a nivel nacional qué decisión tomarían ante un eventual ballotage entre Néstor Kirchner y Eduardo Duhalde, teniendo en cuenta que el bonaersne plantea que el PJ disidente debe ir a su propia interna, por fuera de la estructura nacional. El resultado plasma que, ante una puja peronista, la mayoría no sabe qué opción tomar. El 38,8% no se inclina por ninguna de las dos candidaturas. Kirchner, como en los otros dos escenarios, se queda clavado en 36 puntos, en este caso más siete décimas. La performance del bonaerense es pobre: apenas consigue recoger el 24,5% de las simpatías.
La comparación de los indecisos de segunda vuelta con los de la primera vuelta es clave. La encuesta muestra cómo en cualquier escenario de ballotage la franja aumenta, por lo menos, veinte puntos: pasa de un 10% a un 30. Ahí, en ese tercio, parece estar la clave de la elección que el año que viene definirá al próximo presidente argentino

No hay comentarios:

Publicar un comentario