martes, 18 de diciembre de 2012

IBARÓMETRO Y PERÓN

Ignacio Ramírez, consultor de Ibarómetro, dirigió un estudio que indica lo siguiente: el 38,4% de los consultados se dice peronista; el 12%, radical; el 10,8%, socialista; el 4,9%, progresista; el 2,8%, liberal; el 2,6%, conservador; y el 28,5% de los consultados dice no tener ninguna identidad política. Alguien podría decir que, entre quienes asumen una identidad política, la mayoría absoluta elige el peronismo. Se podría agregar que esto es una constante en la Argentina desde 1945. Pero la gran virtud de Juan Perón fue no conformarse con tener la mayoría sino que definió al peronismo como una fuerza con intereses diversos y en movimiento. Eso sí, siempre quedó claro que "la columna vertebral” son los trabajadores. En segundo lugar, porque el peronismo fijaba una política de alianzas con otras expresiones políticas, ya sea para hacer pactos o bien para crear frentes y acordar espacios de gestión o de participación en las listas electorales. Los pactos y los frentes resultan efímeros, a veces terminan con crisis y peleas pero le dan un marco de contención a cada coyuntura. Sirven para limitar, un poco, los márgenes de incertidumbre.
Por Eduardo Anguita

No hay comentarios:

Publicar un comentario