viernes, 7 de diciembre de 2012

6 de diciembre de 1842 BATALLA ARROYO GRANDE - LA PICARDIA DE ROSAS: COMO ENGAÑAR A UN EMBAJADOR

Juan Manuel de Rosas
En muchas ocasiones mostraría Rosas su aptitud diplomática, su habilidad para conocer a los hombres, sus agallas, su inteligencia y su fibra de “gaucho pícaro”.
 
Si bien eran épocas de conflicto entre las potencia europeas (y algunos uruguayos aliados) con la Confederación, el representante ingles iba de tarde en tarde a Palermo en “visita de cortesía”, con la doble intención de recoger información que pudiera obtener en los pasillos o de la propia boca de “su amigo” Rosas, que lo atendía con amabilidad y deferencia.
 
Enfrentado Rosas al “pardejón” Fructuoso Rivera, estaban ambos ejércitos separados por un río, sin cruzarlo para no quedar en posición desventajosa. Cuenta Saldías una anécdota escuchada de boca de Antonino Reyes, edecán de Rosas, que lo pinta a éste de cuerpo entero.
 
Rosas llamó a Reyes y le dijo:
 
- “Dentro de poco vendrá Mr. Mandeville, usted entrará a darme cuenta de que las divisiones del ejército de Vanguardia están a pie, que no se ha empezado a pasar por el Tonelero los pocos caballos que hay, que por esto y la falta de armas el ejército no puede iniciar operaciones. Yo insistiré para que usted hable en presencia del Ministro".
 
Media hora después entró Mr. Mandeville. Asegurábale a Rosas que se esforzaría para que terminase dignamente la cuestión entablada, cuando se presentó Reyes a dar cuenta de lo que, con carácter urgente, avisaban del ejército de Vanguardia.
 
- “Diga Ud. -ordenóle Rosas-, el señor Ministro es un amigo del país y hombre de confianza.”
 
Reyes habló, y Rosas se levantó irritadísimo, exclamando:
 
-“Vaya Ud., señor, y dirija una nota para el jefe de las caballadas haciéndole responsable del retardo en entregar los caballos para el ejército de Vanguardia, y otra en el mismo sentido al jefe del convoy. Tráigame pronto sus notas, para firmarlas...”
 
Y como Mr. Mandeville quisiera calmarlo, arguyendo que quizás a esas horas ya todo había llegado a su destino:
 
-“¡No señor, no puede haber llegado todavía!... y si el "pardejón" supiera aprovecharse... ¡así es como vienen los contrastes, así es como vienen!”, decía Rosas cada vez más agitado.
 
Mr. Mandeville pidió licencia para retirarse. Inmediatamente Rosas ordenó al capitán del puerto que vigilase los movimientos de la rada. Esa misma noche tuvo parte de que salía para Montevideo un lanchón en el cual iba un hombre de confianza de Mr. Mandeville. Transmitiría lo que el diplomático inglés había escuchado “de boca del Restaurador".
 
Con la seguridad de un dato inapreciable, el general Rivera se mueve con prontitud ordenando marchar contra Arroyo Grande, que suponía débil y desguarnecido al no llegar los refuerzos de Rosas "retrasados" en el Tonelero. El general César Díaz, entonces oficial de Rivera, se extraña en sus Memorias de que el jefe de las fuerzas franco-uruguayas, a las que se sumaban los unitarios exiliados, ordenase una batalla a todas luces apresurada.
 
Se lanzó contra el general Oribe, aliado de Rosas, a las primeras horas del alba del 6 de diciembre de 1835, estrellándose contra fuerzas superiores a las suyas en armamentos y posición. Y a las que no le faltaba caballada...
 
"Todo se perdió", relata Díaz, "hasta el honor." Engañado y completamente vencido, don Fructuoso escapó "arrojando su chaqueta bordada, su espada de honor y sus pistolas". Perdió casi toda la caballada y el parqeu completo.
 
El 11 de diciembre, fecha en que se conoció la noticia en Buenos Aires, se festejó con baile y asado con cuero en la Alameda. Numerosa gente concurrió a Palermo a dar vivas al restaurador. Los marinos Brown y Seguy van a caballo hasta la quinta de Rosas para saludarlo, donde son agasajados por Manuelita. Otro de los visitantes refiere que Rosas le dijo:
 
“El ratón ha caído en la trampa; por más vueltas que había dado, al fin cayó, y cayó para siempre”
 
Fuentes:
 
- Saldias, Adolfo. Historia de al confederación Argentina.T.II.p302
- Irazusta, Julio. Vida política de Jua Manuel de Rosas. T.IV.p.222
- Rosa, José María. Historia Argentina.t.V.p.60)
 
Artículos relacionados:
 
 
Ver más "batallas y combates" en el indice: BATALLAS
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario