jueves, 10 de junio de 2010

Un Pueblo con toda la Energía

Tras un largo período de estancamiento que llevó al Sistema Interconectado Nacional (SIN) a operar durante años al límite de su capacidad operativa, a partir del 2004 comenzó a despuntar una serie de inversiones contempladas en el Plan Federal de Transporte que hasta el presente totalizan unos 2.150 km de nuevas líneas en 500 kV, que se sumaron a los 9.400 km que manejó originariamente la concesión de Transener.
El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, adelantó que a fin de año se concluirá con los trabajos de construcción de los sistemas NOA-NEA de 1.250 km de longitud y de la línea Comahue-Cuyo, de 704 km de extensión. Esas obras demandarán en conjunto una inversión superior a los $4.500 millones, sin inclusión del IVA. En el caso de la red NOA-NEA los trabajos cuentan inclusive con un financiamiento que cubre hasta el 60% del costo de construcción de esa línea.
Esas obras, planificadas desde hace años en el seno del Consejo Federal de Energía Eléctrica, permitirán que el SIN pase a tener una configuración más descentralizada y, por ende, de mayor confiabilidad operativa porque contará con rutas alternativas de transporte hasta hoy inexistentes por tratarse de una red cuyo esquema fue concéntrico hacia la Región Metropolitana.
En el caso de la línea NOA-NEA técnicos vinculados con Tranelsa, la consultora conformada por profesionales provenientes de los cuadros de la ex empresa Agua y Energía Eléctrica, que están a cargo de la supervisión de las obras de infraestructura de esa futura red de transporte, confirmaron que el sector occidental presenta un notable grado de complementamiento físico. Se trata de la línea que tiene su inicio en El Bracho (Catamarca) para desde ese punto pasar por Cobos
(Salta), para llegar en su extremo norte hasta Sanjuancito (Jujuy). Desde Salta la línea parte en dirección hacia el este, para tener el extremo final de su tramo occidental en la localidad de Monte Quemado. En toda esa extensión la línea contará con la habilitación de nuevas estaciones de transformación en El Bracho, Cobos, Sanjuancito y Monte Quemado. El su sector oriental la línea NOA-NEA se extiende a partir de Monte Quemado hasta Roque Sáenz Peña y Resistencia, para tener su punto final en Formosa. En esa porción oriental si bien los trabajos no presentan un avance tan apreciable como del lado Occidental, no por ello será inviable concretar su inauguración a más tardar en el primer trimestre del 2011.
De Vido destacó que la red Comahue-Cuyo también se aproxima a ver la conclusión de su construcción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario