martes, 4 de febrero de 2014

4 de febrero de 1955 ¡¡¡ Para refrescar La Memoria !!!!!!!!!!!!!!!

Sobre la familia Bemberg que en el 2004 vendió su empresa a los Brasileños sin pagar impuestos y cobrando en el exterior para no traer los 1600 millones de dólares para acá,grrrr

Cuando el General Perón salía del gimnasio para retirarse, una orquesta formada por músicos cerveceros ejecutó la marcha “Los muchachos peronistas”, dirigida por el maestro Francisco Canaro...” (“El Sol”, Quilmes, 5 de febrero de 1955).
El día anterior había sido un día de fiesta. En el parque Eva Perón, en Villa Argentina, el Presidente de la Nación había entregado a los obreros cerveceros la propiedad y el control de trece fábricas de cerveza que constituyeron, en el pasado, parte evidente del monopolio Bemberg de la cerveza. ¡Ahora era de los trabajadores! El hecho, mirado a la distancia, puede parecer más sencillo de lo que era. Detrás quedaban diez años, o más, de dura lucha nacional por el rescate de la dignidad y de la riqueza avasallada por la opresión y la corrupción del que fuera uno de los más importantes banqueros internacionales de principios de siglo.

Las fábricas en poder de los trabajadores

Ese cuatro de febrero de 1955, el Presidente Juan Domingo Perón clausuró, el 14º Congreso de la
Federación de Obreros Cerveceros y Afines, cuyo secretario general, Juan Carlos García, era diputado nacional.
Fue García el encargado de agradecer al presidente la histórica medida. “Ahora los dueños somos nosotros”, manifestó jubiloso, un cervecero, a la prensa local de la época.
El Estado Nacional, en virtud de la ley Nº 14.122, liquidaba judicialmente las entidades denominadas Grupo Bemberg, por “ocultación de sus bienes y simulaciones de sus actividades estatutarias”.

Onganía y los Bemberg 



Los banqueros Bemberg, en litigio contra el Estado Argentino, consiguieron tres triunfos judiciales que obligaban a nuestro país a indemnizar y devolver cientos de millones de pesos. Esto ocurrió entre el 27 de diciembre de 1966 y el 12 de enero de 1967, asumiendo el patrocinio jurídico de los Bemberg el estudio Cárcano y Saravia, uno de cuyos miembros, el Dr. José Manuel Saravia, fue subsecretario del Ministerio del Interior del Gral. Onganía. “En diciembre de 1966 la provincia de Buenos Aires fue condenada a pagar unos 400 millones de pesos (algo menos de dos millones de dólares) a los Bemberg, en un juicio entablado por éstos contra la expropiación de una estancia de 8.000 hectáreas que el gobierno peronista había parcelado y vendido a los agricultores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada