sábado, 30 de marzo de 2013

LA BATALLA CULTURAL… (así la militábamos allá por los ‘70s)

CENTRO DE CULTURA NACIONAL “JOSÉ PODESTÁ”
 
Buenos Aires, Mayo de 1973

En 1945, frente al prestigio de la cultura, el Pueblo movilizado levantó una consigna que en ese momento escandalizó a los cenáculos intelectuales y universitarios: "alpargatas sí, libros no".
Con tan sencilla manifestación, el Pueblo resolvía la contradicción que los sectores "inteligentes" del país, recién ahora comienzan a resolver: se señalaba a la cultura como un arma de penetración antinacional y se negaba en bloque todo un mundo de cultura libresca que en la coyuntura del 45, tomaba partido por las fuerzas de la antipatria, aliadas en la Unión Democrática.
La alpargata era símbolo de la movilización popular y, por lo tanto, arma cultural enfrentada con los libros a través de los cuales se habían educado generaciones enteras de entreguistas y cipayos.
El Pueblo intuía que la prestigiosa actividad de los intelectuales tenía trampa porque simulaba ser un aspecto de la existencia separado de lo político. Las masas sabían a su manera que eso no era verdad. Reclamaban entonces el derecho a realizar su propia cultura, expresión de la lucha contra la dominación extranjera, lucha que en aquel momento, bajo la conducción de Perón y Evita, alcanzaba su máximo grado de desarrollo y de avance hacia la liberación nacional, al organizarse por primera vez como clase trabajadora alrededor de su conductor.
(…)
Cuando Perón califica a la cultura como un todo indivisible, se hace intérprete del sentir popular y señala que sólo es cultura nacional la acción y la expresión por el pueblo de su lucha de liberación.
Ese quehacer permite ahora el acceso de las mayorías al gobierno y pone al enemigo en situación táctica de retirada. Convertir esa retirada en derrota total, en poder real del pueblo, es el objetivo estratégico.
La afirmación del proyecto de liberación, el tránsito del gobierno al poder, pasa por todas las formas de organización popular, requisito imprescindible, que ha de convertir la teoría en práctica de toma del poder.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario