jueves, 25 de octubre de 2012

Curiosa exención de Ingresos Brutos

Lo único cierto es que la Ciudad deja de percibir de esas empresas de alta facturación Ingresos Brutos. Parece un acuerdo político y es una situación de privilegio que no tienen otras empresas que trabajan con la Ciudad”, señaló el legislador Aníbal Ibarra del Frente Progresista.
La estructura recaudatoria capitalina depende de dos leyes claves: el Código Fiscal y la Ley Tarifaria. Año tras año, el Código Fiscal establece las formas en que el estado porteño recaudará sus impuestos. En el capítulo dedicado a la alícuota de Ingresos Brutos (un 3,75% o un 4% para las empresas que recauden más de 30 o 40 millones de pesos), desde el Ministerio de Hacienda introdujeron una curiosa modificación. En el inciso 28 Bis del artículo que trata las exenciones a Ingresos Brutos proponen incluir en la exención a “los ingresos por los servicios prestados al Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que se hayan adjudicado por un proceso de licitación pública cuyos pliegos hayan sido aprobados por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”. Entre esas empresas se encuentran las recolectoras de basura, las de tránsito medido y las verificadoras técnicas, tres sectores que se constituyen entre los grandes jugadores de la economía porteña.
“En el artículo de las exenciones generales se propicia incorporar a Autopistas Urbanas SA, entendiendo que no tiene sentido que siendo una empresa 100% del Gobierno de la Ciudad se autopague tributos más considerando la magnitudes de las obras que realiza”, explican con toda lógica en el texto referido al Código Fiscal que presentó ayer el titular de Hacienda Néstor Grindetti. “En este mismo entendimiento es que se propone la exención en Ingresos Brutos a los ingresos prestados al Gobierno de la Ciudad que se hayan adjudicado por procesos de licitación pública”, afirman, en una redacción que aparenta la equiparación de una empresa estatal con proveedores privados y que seguramente traerá un largo debate dentro de la Legislatura antes de la aprobación final, o no, del plan de cuentas porteñas para el año que viene.
Grindetti inició la serie de exposiciones de funcionarios para defender el presupuesto y explicó ayer en la Legislatura cómo piensa gastar el gobierno porteño los 40.500 que se incluyeron en la Ley de Leyes y que también generaron rechazo en la oposición. “Este presupuesto debería ser vetado. La subestimación presupuestaria es escandalosa. Según nuestros cálculos la Ciudad recaudará el año que viene como mínimo unos $ 2600 millones adicionales a los que nos quiere hacer creer en su presupuesto”, apuntó el legislador de Proyecto Sur Rafael Gentili. “En el Presupuesto 2013, como en otros años, se vuelven a esconder recursos vía subvaluación de los ingresos y no se contemplan gastos imprescindibles como las recomposiciones salariales de la administración pública o las actualizaciones de los valores de las transferencias sociales”, coincidió Fabio Basteiro de Buenos Aires Para Todos.

1 comentario:

  1. Es cierto ¿cómo se le ocurre a CABA no cobrar impuestos a una empresa que le presta servicios a CABA?
    Después de todo es dinero de la propia ciudad.
    La ciudad no debe renunciar a la indelegable misión de cobrarse impuestos a sí misma.

    ResponderEliminar