martes, 6 de marzo de 2012

EL CONCEPTO DE PERSONA HUMANA PARA EL PERONISMO

Para el peronismo, que toma del pensamiento cristiano el concepto de la persona humana, todos los hombres y mujeres poseen una dignidad intrínseca fundada en el carácter de hijos de Dios. El criterio de inviolabilidad de la dignidad humana se diferencia sustancialmente del pensamiento liberal y del pensamiento marxista, y por esta razón el peronismo sostiene una clara concepción de este valor en la construcción social, en la cual el hombre es el centro y tanto el Estado como las diversas formas de organización social están obligados a respetarlo.

La Iglesia católica - en su magisterio - ha repetido incesantemente su visión y su criterio sobre la dignidad intrínseca de la persona humana. Es desde ahí que se tiene como valor sustantivo a la persona humana como categoría básica desde donde establecer los principios de reflexión, los criterios de juicio (tan ausentes en esta era postmoderna) sobre situaciones y estructuras así como orientaciones para la acción. La persona humana como sujeto activo y responsable de la vida social, constituye la fuente de otros valores que también forman parte del cuerpo de la doctrina social (el trabajo, la solidaridad y el bien común).

La Iglesia lo ha vuelto a firmar solemnemente en el último Concilio: “La persona humana es y debe ser el principio, el sujeto y el fin de todas las instituciones”.“Pensamos en una nueva Argentina, profundamente cristiana y profundamente humanista”. (Juan Perón, diciembre de 1945).

“La observación del hombre tal cual es, en sus grandezas y en sus debilidades, en su excelsa dignidad y en sus limitaciones individuales exigen el auxilio de la sociedad para el cumplimiento de su misión, de su deber y de su destino” (Juan Perón, octubre 3 de 1952).

De esta concepción de la persona humana, se deriva naturalmente el Humanismo Peronista: “El Humanismo Peronista no es intelectual ; no está separado del pueblo, es práctico, concreto, surge sobre las bases de realizaciones de nuestro país ; éstas al crear un clima de consideración a la persona humana dan el espacio necesario para desarrollar una concepción orgánica de la ubicación del hombre en esta coyuntura histórica”....“Sobre la base de nuestro humanismo, la tarea de todos los que trabajan por el hombre, se sentirá alentada por la visión del mundo mejor que nosotros auspiciamos” (Juan Perón,5 de setiembre de 1952).

El humanismo peronista está aferrado a la realidad concreta de nuestro tiempo, caracterizado por luces y sombras, por la negación cotidiana de la dignidad humana en una sociedad que va erosionando sus valores y por la vigencia del pensamiento justicialista que proclama una visión integral del hombre que lo abarca en plenitud en su condición calidad de ser material y espiritual, individual y social.

Decía Perón en 1948 “El imperialismo ruso defiende al comunismo, vale decir, la explotación del hombre por el estado. El otro grupo defiende al capitalismo, valer decir la explotación del hombre por otro hombre. No creo que ninguno sea la solución para la humanidad, en consecuencia, ninguno de los sistemas puede subsistir en el porvenir. Es necesario ir a otro sistema, donde no exista la explotación del hombre, donde seamos todos colaboradores de una obra común para la felicidad común, vale decir, la doctrina esencialmente cristiana, sin la cual el mundo no encontró solución ni la encontrará tampoco en el futuro. No creo que para solucionar los problemas que tiene el mundo puedan aferrarse a soluciones que han fracasado en los hechos, porque el capitalismo ha fracasado y el comunismo también”.

Otros pensamientos del General

1) “El hombre es el único objeto de nuestros afanes y somos profundamente humanistas”. (12-3-1951).

2) “Nosotros también asignamos al hombre un valor superior al de la comunidad, pero nos rendimos ante la evidencia de que la fuerza de la comunidad es superior a la de los individuos considerados en forma aislada”. (12-3-1951).

3) “El valor del hombre es para nosotros superior con respecto a la comunidad, pero reconocemos que la comunidad es fuerte y que el hombre es débil”. (12-3-1951).

4) “El colectivismo fundamentó toda su arquitectura en el reconocimiento de la comunidad como fuerza superior a la del hombre y en el desconocimiento absoluto de los valores individuales, negando que existan en la persona humana valores que trasciendan y superen a la sociedad”. (12-3-1951).

5) “Muchas veces he pensado cuál es el problema del mundo actual, y he llegado a la conclusión de que el problema más grave que hoy tiene la humanidad es el hombre”. (13-9-1949).

6) “De la armonía y del equilibrio de los derechos individuales y sociales han de surgir las bases para el perfeccionamiento a que aspiramos”. (24-2-1947).

7) “El hombre está compuesto de alma y cuerpo; de vocaciones, esperanzas, necesidades y tendencias”. (9-4-1949).

8) “Lo que le faltó a Grecia para la definición perfecta de la comunidad y del Estado fue precisamente lo aportado por el cristianismo: su hombre vertical, imagen de Dios”. (9-4-1949).

9) “En el seno de la humanidad que soñamos, el hombre es una dignidad en continua forjación y una vocación indeclinable hacia formas superiores de vida”. (9-4-1949).

10) “La vida interior del hombre no se concibe sin que medie una mística, que es la fuerza motriz de las grandes acciones del espíritu”. (7-3-1950).

11) “Se nos antoja primordial la recuperación de la escala de magnitudes, esto es, devolver al hombre su proporción para que posea plena conciencia de que ante las formas tumultuosas del progreso sigue siendo portador de valores máximos”. (9-4-1949).

12) “El hombre es el valor predominante de la historia de la vida, del trabajo y de la lucha”. (5-7-1949).

13) “Sin el hombre no podemos comprender en modo alguno los fines de la naturaleza, el concepto de la humanidad ni la eficacia del pensamiento”. (9-4-1949).

14) “Consideramos que el respeto a los derechos naturales del hombre no puede seguir dependiendo exclusivamente de los contratos individuales, regidos por la ley de la oferta y la demanda, como si se tratara de una mercancía. El respeto de esos derechos patrimoniales de origen natural deberá ser defendido y garantizado por la sociedad con el mismo celo con que se defiende y garantiza la libertad y otros derechos inherentes de la dignidad humana”. (24-2-1947).

15) “El individualismo es egoísta y destructor. El hombre no puede vivir aislado; por consiguiente, debe desarrollar su espíritu social de cooperación altruísta”. (1-5-1949).

16) “Alentamos la esperanza de que nuestro camino justicialista reconcilie a los hombres con su destino de hombre y crean éstos de nuevo en la felicidad”. (1-1-1950).

17) “Nuestro hombre es una unidad moral ante todo y por sobre todo, sin dejar de constituir una célula económica”. (13-4-1949).

18) “Para el Estado, lo más valiosos es el hombre, y organizar el cuidado de ese hombre tanto en lo físico como en lo moral es fundamental”. (3-3-1949).

19) “En mi concepto, los derechos naturales del hombre originados en el trabajo surgen del simple análisis de sus necesidades y de las necesidades de la comunidad”. (24-2-1947).

20) “Aquí advertimos dos grandes posibilidades de adulteración: Una es el individualismo amoral, predispuesto a la subversión, al egoísmo, al retorno a estados inferiores de la evolución de la especie; otra reside en esa interpretación de la vida que intenta despersonalizar al hombre en un colectivismo atomizador”. (9-4-1949).

1 comentario:

  1. Prof. Gustavo Issetta6 de marzo de 2012, 12:55

    No podía ser de otra manera, el pensamiento del Gral, siempre coherente con la cultura nacional y popular. Resulta más que edificante, leer como si fuera un clásico, estas tremendas verdades, que, sierven para toda la vida y todos lo momentos de nuestro país.!!!

    ResponderEliminar