miércoles, 28 de abril de 2010



24/04: ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE ALEJANDRO OLMOS
"Aquí yace Argentina…vivió pagando y murió debiendo"

Olmos fallece el 24 de abril del 2000, a los 76 años, sin siquiera enterarse que había triunfado en su lucha de casi dos décadas.
Olmos es protagonista de una epopeya del siglo veintiuno: logra que la Justicia declare que la deuda externa argentina contraída desde 1976 era “ilegítima y fraudulenta”.
Luego de una exhaustiva investigación, el 4 de abril de 1982 -mientras la dictadura militar fomenta la euforia popular por la invasión a las Islas Malvinas- Olmos se presenta como querellante al Juzgado Criminal Federal N° 2 e inicia el juicio a la deuda externa. Sigue aportando pruebas prácticamente hasta el último día de su vida.
En el transcurso de 18 años, Olmos trabaja solitariamente, arriesgando dinero y salud. La causa N° 14.467 Reúne 30 cuerpos principales de expedientes y más de 500 anexos. Más de 50 peritos trabajan en la investigación. Se presentaron más de 40 testigos e igual cantidad de declaraciones informativas. El juez Jorge Ballestero detectó más de 470 operaciones económicas y financieras ilegítimas.
Olmos integra la delegación argentina a la Conferencia de la Organización Internacional de Trabajo en Ginebra en 1986. Durante los dos gobiernos de Carlos Saúl Menem (1989-1999), vuelve a ser silenciado sistemáticamente igual que en la época de la Revolución Libertadora.
Como carece de recursos para realizar una campaña informativa y los medios de comunicación lo ignoran, Olmos publica en 1990 el libro Todo lo que usted quiso saber sobre la deuda externa y siempre se lo ocultaron. Cinco años después, organiza un juicio popular -lamentablemente sin peso legal- presidido por el Premio Nobel de la Paz 1980, Adolfo Pérez Esquivel, que impone “condenas morales” a los ex ministros de Economía Alfredo Martínez de Hoz, Domingo Cavallo y otros cómplices del saqueo. A mediados de 1995, crea el Foro Argentino de la Deuda Externa.
El 13 de julio, 80 días después de su muerte, el juez Ballestero dictamina que la deuda externa de la Nación “ha resultado groseramente incrementada a partir del año 1976 mediante la instrumentación de una política económica vulgar y agraviante que puso de rodillas al país a través de diversos métodos que tendían, entre otras cosas, a sostener empresas y negocios privados -nacionales y extranjeros- en desmedro de sociedades y empresas del Estado que, a través de una política dirigida, se fueron empobreciendo día a día”. El fallo del magistrado, de 195 páginas, declara la deuda como “ilegal, inmoral, ilegítima y fraudulenta”.
Al igual que tantos otros pensadores nacionales, Alejandro Olmos es un “maldito” para la historia oficial y un ilustre desconocido para los medios de comunicación “políticamente correctos”. Como cuando en la década del 60 le negaron los documentos de identidad, muchos quieren que no exista.


No hay comentarios:

Publicar un comentario