lunes, 20 de enero de 2014

ES LA POLÍTICA, ESTÚPIDO....!!!

Jorge Rachid

Parafraseando a el ex presidente Clinton cuando en plena campaña le preguntaron sobre la situación de ese país y contestó, es la economía, en nuestra realidad cotidiana, ante la catarata de cataclismos que anuncian los medios, la respuesta es esta: es la política, estúpido, es la que origina una crisis terminal que no existe, una crisis energética que no es tal, una pesadilla económica no reflejada en ningún sector, una insurrección polícial alentada por el golpismo, hasta los rayos ocasionan y desnudan la ingobernabilidad, "no se sabe quien conduce", no hay respuestas para el llamado"campo", los opositores prometen una cajita feliz sin retenciones ni impuestos a las ganancias, disminuir los subsidios, "volver al mundo", liberar los mercados, lo único que falta es que digan lo de la dictadura "que los hijos de los albañiles, sigan siendo albañiles".

Por eso estas líneas, porque una acción política golpista se combate, no se la relata, ni se la justifica por errores propios que los hay. Pero recordemos la frase de Néstor cuando dijo: "nos critican por nuestros errores,pero nos odian por nuestros aciertos" y la de Perón : "los que vendrán buenos nos harán" o "no es que nosotros seamos mejores, los que vienen son peores".
La política, un juego de intereses complejos, se desarrolla hoy a través de cualquier excusa que sirva al plan estratégico del enemigo, y perdón que los denomine asi a quienes pretenden que el gobierno peronista termine antes de término, a los fines de deteriorar su capacidad de maniobra futura, la del peronismo que sigue vigente y cuya sola existencia, elimina del tablero a los dueños del poder hegemónico detentado durante décadas de sumisión política y financiera a los centros de poder internacional.

No hay ni habrá respiro para el gobierno, de aquí al 2015 y será una batalla cotidiana expresada de mil modos, con diferentes voceros, con conflictos provocados por derecha y por izquierda, por los mismos que nos endeudaron o nos sometieron a las relaciones carnales, los que nos privatizaron y hoy dicen que no hay control, los que desmantelaron el estado y hoy, como Neustad ayer, dicen que es ineficiente, los que piden el 82% móvil jubilatorio y congelaron durante 15 años los haberes, las paritarias, el salario mínimo, eliminaron las leyes laborales. Los argentinos no somos estúpidos, sabemos que cualquier vuelta al pasado neoliberal destruye empleo, endeuda al país, estatiza deuda privada, abre la economía, nos hace pagar la crisis de los países centrales, nos ata al imperio, nos subordina a otros intereses.

Los peronistas hemos recuperado un camino que no pensamos abandonar, lo defenderemos como se defienden las causas nacionales, junto al pueblo y sin permitir avasallamientos antidemocráticos. Nunca llegamos al gobierno por otros métodos que los de la soberanía popular expresada en el voto, aún perdiendo como en los albores de la democracia o en los finales de los 90, pero siempre fuimos capaces de gobernar y consolidar un pensamiento nacional y popular excepto el la década de la traición y la entrega claudicante, muchos de cuyos componentes se han reconvertido y es bueno que asi sea.
No se trata de medir el aceite a cada instante, se trata de que cada argentino sepa de que juega en este perverso sistema político-mediático-económico dispuesto a deteriorar al gobierno, plan A, plan B deponerlo, plan C crear el caos institucional.
Nunca en la hsitoria se coaligaron la ofensiva económica, la financiera, la institucional, la insurreccional como las policías, los terratenientes oligarquícos, el desabastecimiento, junto a sectores gremiales y políticos que en su afán de recuperar protagonismo son capaces de poner en riesgo la democracia, atados a intereses ajenos.

Una vez mas debemos tolerar campañas de difamación, corrupción, negación de la política como herramienta de construcción social, privilegiando la actividad privada como impoluta, la libertad de mercado como libertad de los hombres, la propuesta de la Argentina agro exportadora, un modelo para pocos argentinos y muchos ricos concentrando la riqueza. Así justificaron el 55, el 66, el 76 y pretenden hacerlo ahora.

No pasarán, con errores, con tropezones , avanzando y retrocediendo cuando las relaciones de fuerzas no permiten, con alianzas regionales fuertes, con UNASUR y CELAC creciendo, con embates del imperio, pero en marcha, negociando con soberanía ante quien sea pero en función de los intereses nacionales y de los trabajadores, el peronismo demostrará una vez mas su vitalidad, junto a sus aliados que sin dudas son aporte importante a la hora de la verdad.

Estamos bajo fuego, no nos perdonan la heterodoxia económica, ni habernos desendeudado del sector financiero y si volvemos a los créditos será para obra pública, no para pagar intereses de deudas espúreas que hoy nadie recuerda y que no fueron originadas por este gobierno, que mucha de ellas fueron de grupos empresarios que las transfirieron al pueblo desde Clarín a Macri o SOCMA como guste, desde Techint a Blaquier, desde el llamado "campo" a los ciudadanos, evadiendo impuestos, estafando con las exportaciones, mintiendo con las importaciones.
Por eso no quieren estado regulador, controlador, para seguir su fiesta neoliberal donde el país encontró su crisis terminal.
No cuenten con nosotros, los peronistas no nos rendimos ni pedimos tregua en la lucha por la dignidad y la soberanía nacional.

jorge rachid

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada