jueves, 5 de enero de 2012

“Sin ningún inconveniente ni complicaciones”

La intervención quirúrgica duró alrededor de tres horas y media y se le realizó una tiroidectomía total. Según el comunicado oficial, la operación fue “exitosa” y la Presidenta “mostró una buena recuperación posoperatoria”.

Por Nicolás Lantos

“Sin ningún inconveniente ni complicaciones” se llevó a cabo ayer por la mañana la intervención quirúrgica a Cristina Fernández de Kirchner, programada para remover el tumor que le había sido detectado en la glándula tiroides, informó la Unidad Médica Presidencial a través del secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro. La operación, que se realizó en el Hospital Austral, en el partido bonaerense de Pilar, comenzó pasadas las ocho y media de la mañana y se extendió, tal como estaba previsto, durante cerca de tres horas y media. La Presidenta permanecerá internada en esa institución al menos hasta el viernes, y el posoperatorio se prolongará por veinte días. Su vice, Amado Boudou, a cargo del Poder Ejecutivo durante el ínterin, tuvo ayer su primer día como cabeza de Estado. El progreso de la salud de la mandataria fue seguido de cerca por gobernantes y medios de todo el mundo, la dirigencia política local y la militancia, que estableció una vigilia frente al sanatorio para velar por su restablecimiento.

Aunque, según parece, todo salió de la forma en que fue planeado, no faltó suspenso en la jornada de ayer: hubo que esperar hasta después de las dos de la tarde para conocer el parte médico oficial que confirmaba que la intervención había concluido con éxito y que la paciente mostraba “una buena recuperación posoperatoria inmediata” (los rumores, siempre optimistas, habían comenzado a circular aproximadamente a la hora en la que CFK salió del quirófano). A esa hora, Scoccimarro salió al sol que caía vertical sobre el predio de Pilar para leer el escueto comunicado que lleva la firma de los responsables de la UMP, los doctores Luis Bonomo y Marcelo Ballestero: “La Unidad Médica Presidencial comunica que los doctores Pedro Saco, jefe de equipo quirúrgico, y Eduardo Schnitzler, director médico del Hospital Austral, informaron que la cirugía de la Señora Presidenta se realizó sin ningún inconveniente ni complicaciones. Asimismo, se informa que durante la intervención, que duró alrededor de tres horas y media, se le realizó una tiroidectomía total, según el plan preestablecido, presentando la paciente una buena recuperación posoperatoria inmediata. La Presidenta, que se encuentra despierta, recibirá los cuidados posoperatorios habituales en el área de internación general. Se estima que permanecerá en el hospital 72 horas. El próximo parte médico se dará a conocer mañana al mediodía”.

La Presidenta había salido del quirófano dos horas antes, pocos minutos después del mediodía. Sin embargo, Ballestero y Bonomo esperaron a que estuviera despierta y recuperada para comenzar a redactar el comunicado. Durante el resto del día, permaneció reposando en compañía de su círculo más íntimo: sus hijos, Máximo y Florencia; su madre, Ofelia Wilhelm; su hermana, Giselle Fernández, y su cuñada, la ministra Alicia Kirchner. Los únicos funcionarios que tuvieron acceso al piso donde CFK está cursando su posoperatorio fueron el mismo Scoccimarro y el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli. Máximo y Florencia habían llegado junto a su madre, desde la residencia de Olivos, en helicóptero, minutos después de las siete de la mañana. El resto fue arribando en auto antes del mediodía.

La presencia de la mandataria revolucionó la vida en el Hospital Austral: cuando se enteraron de que Cristina Kirchner se intervendría allí, hubo una demanda espontánea de una parte del personal que se ofreció voluntariamente para trabajar estos días en ese sector, para poder atender personalmente a la Presidenta, al punto que las autoridades tuvieron que hacer una selección para decidir quiénes ocuparán esos puestos. Además, también por decisión de la cúpula del Austral, los directivos y los médicos que participaron de la operación cenaron juntos la noche anterior y durmieron en un hotel cercano al hospital, a la manera de una concentración deportiva, para evitar cualquier inconveniente de último momento.

La intervención quirúrgica estuvo a cargo del doctor Pedro Saco, cirujano y oncólogo especialista en cabeza y cuello, jefe de servicio en el sanatorio donde fue intervenida CFK y en el Instituto Angel Roffo, dependiente de la UBA. Del equipo también formó parte Eduardo Schnitzler, director médico del Hospital Austral, que está a cargo de los “cuidados posoperatorios habituales” para estos casos. De no mediar sorpresas, la Presidenta permanecerá allí hasta el viernes o el sábado, aunque los tiempos de recuperación varían de paciente en paciente. Todavía no se sabe si una vez que reciba el alta CFK viajará directamente a El Calafate, donde completará el tratamiento, o permanecerá algunos días en Olivos, para un mejor control por parte de los médicos.

El estado de la salud de la Presidenta fue seguido con atención desde diversas partes del mundo, tanto por los medios como por los gobiernos. Desde Hugo Chávez hasta Hillary Clinton se manifestaron interesados por su evolución, mientras que la mayoría de los principales medios de América latina y Europa siguieron a través de sus portales online las novedades en un lugar destacado de la pantalla. En Internet, además, las redes sociales reflejaron el apoyo de la militancia, de dirigentes políticos y de personalidades de la cultura, el deporte y el espectáculo.

Cristina Kirchner había sido diagnosticada con “un carcinoma papilar en el lóbulo derecho de la glándula tiroides” hace menos de dos semanas, y la noticia se conoció el martes pasado. Se trata de uno de los tipos menos dañinos de cáncer y cuando es detectado de forma temprana, como sucedió, tiene un excelente pronóstico de sobrevida sin secuelas. En este caso, los estudios posteriores revelaron “la ausencia de compromiso en los ganglios linfáticos y la inexistencia de metástasis”, por lo que, salvo que la operación de ayer haya detectado alguna novedad no prevista, el pronóstico es bueno y la Presidenta podría retomar sus actividades de forma completamente normal el 24 de este mes, día que vence la licencia que pidió para afrontar el tratamiento.


Cariño y respaldo político

Hubo festejos cuando se leyó el parte médico. Algunos pasaron la noche en la vigilia. Otros se van rotando para que haya gente hasta que a CFK le den el alta. En los pasacalles y pancartas la imagen más presente es la del ex presidente Néstor Kirchner.

Por Laura Vales

A las dos de la tarde, cuando el vocero presidencial, Alfredo Scoccimarro, salió a dar a conocer el parte médico, los que esperaban en la puerta del Hospital Austral cubrían más de una cuadra y festejaron con gritos el anuncio de que la cirugía se había realizado “sin inconvenientes ni complicaciones”. “¡Vamos! ¡Vamos, Cristina!”, alentó un chico vestido con una camiseta de Los Kumpas entre el agite de las banderas. Unos habían pasado la noche en carpa y otros habían ido llegando a lo largo de la mañana. El acampe de apoyo a la presidenta Cristina Kirchner juntó a casi todo el arco de los movimientos y juventudes kirchneristas. Para sostener la presencia de sus organizaciones, los militantes se van rotando.

“Es una muestra de cariño y de acompañamiento político”, definió Ivana Salemi, 23 años, que ayer con un grupo de sus compañeros se había instalado junto al portón de ingreso, a la sombra de una bandera del Movimiento Octubres. “Estamos acá porque nosotros vimos, dentro de nuestras propias organizaciones, cómo cambió la situación de nuestros compañeros cuando comenzó este proceso político. Y eso da ganas de participar.”

Ivana fue una de las que habían esperado desde la mañana la lectura del parte médico. Después ya no quedó otra cosa que hacer más que volver a esperar hasta el mediodía siguiente a que se difundiera un nuevo parte. La actividad principal de la tarde pasó a ser, así, la conversación. “La ventaja es que esto funciona como punto de encuentro”, señaló Daniel Bruno, de 58 años. El había llegado desde San Martín; su compañera, de San Isidro. En la rueda había otros de San Miguel y José C. Paz.

“Nuestro espacio es kirchnerista desde su creación, pero muchos de nuestros compañeros venían del piquete. El piqueterismo tiene su lógica: ‘Nada sirve, defendamos el grupo donde estamos’ –apuntó Bruno–. Con Kirchner nos instalamos en la política desde otra mentalidad, somos un grupo, pero pensamos en el país, en lo estratégico, hubo un cambio de perspectiva. El apoyo a Cristina es desde ahí, porque ella es un freno a los monopolios, a la concentración económica. Eso te da desarrollo y distribución, y eso es lo que nos convoca.”

En la vigilia participan una decena de organizaciones, como el Movimiento Evita, Colina –que lidera la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner–, La Cámpora –donde militan los hijos de la Presidenta–, Segundo Centenario, La Tupac Amaru y Martín Fierro, También movilizaron varios intendentes; el Barba Gutiérrez, de Quilmes; Carlos Urquiaga, de José C. Paz, y el local Humberto Zúccaro, jefe comunal de Pilar.

En los centenares de pasacalles y pancartas que cruzan el asfalto de lado a lado, la imagen más presente es la del ex presidente Néstor Kirchner. Los manifestantes llevaron incluso un muñeco gigante del ex mandatario. Montado sobre una carretilla, alguien acercó además la estatuilla de un Cristo.

Contra las rejas del hospital está además el escenario móvil del Movimiento Evita, un camión acondicionado que para la campaña electoral fue utilizado para las actuaciones de La Mancha de Rolando con Amado Boudou. Ahora será usado para llevar la producción del cine argentino a los barrios, mediante un convenio con el Incaa (Instituto Nacional de Cine y Artes Visuales). Sobre el escenario móvil, anoche habían armado una pantalla y sólo restaba definir si pasar documentales o ficción. “A los movimientos sociales hasta el 2003 el Estado nos daba bronca; el Estado nos daba palos. Hoy toda esa bronca, la incertidumbre que había, se fue cambiando en organización y en inclusión, por eso estamos acá”, sostuvo junto al camión Gildo Onofrio.

Los bordes del acampe fueron vallados y custodiados por la policía de tránsito. A lo largo de la calle, se instalaron además baños químicos, previendo que el acampe se mantendrá hasta que la Presidenta reciba el alta médica, lo que llevaría unos tres días.

Contra una de las vallas, José Retamoso integraba el grupo del Movimiento Martín Fierro. “Nos estamos turnando para venir –contó–. Esto tiene que ver con la organización y también con que muchos compañeros hoy tienen trabajo y se dan una vuelta a la salida. En el 2003 estaba desocupados y ahora trabajan en cooperativas y en los municipios. Hay algunos que incluso pudieron volver a la fábrica, por ejemplo entre nosotros hay técnicos textiles que vivían de un plan social y ahora han vuelto a trabajar.”


Palabras de aliento para CFK

La cirugía cruzó América. Antes de la operación, el presidente venezolano, Hugo Chávez Frías, llamó a Cristina Fernández de Kirchner y le dijo que tenía confianza en su pronta recuperación. El Departamento de Estado de los Estados Unidos mostró su preocupación por el resultado de la cirugía y dijo estar “en contacto cercano” con el gobierno argentino. El brasileño Luiz Inácio Lula da Silva también le escribió. “Nos encontraremos con salud”, le dijo.

Chávez, que también fue intervenido por un cáncer en junio pasado, mostró su gran optimismo a CFK por el resultado de su intervención “así como su confianza en que tendrá una pronta recuperación”. El martes pasado, Chávez también les transmitió “un saludo de Año Nuevo a ella, a su familia y a todo el pueblo argentino”, según un comunicado difundido ayer por el Ministerio de Relaciones Exteriores. Los dos presidentes acordaron “continuar coordinando la cooperación entre ambos gobiernos y que el año 2012 seguirá siendo parte de esta nueva época de profundización de la hermandad”.

Lula, por su parte, le envió una carta. “Querida amiga Cristina”, empieza. “Recibí con mucha alegría la noticia de que todo salió bien en la operación”, escribió Lula. “Te acompaño en tu actitud de mucho coraje ante este desafío que estás enfrentando. En breve nos vamos a encontrar, ambos con buena salud”, le dice el ex mandatario quien también está siendo tratado por un cáncer. Lula cierra su carta con un “Força Cristina!”.

En tanto, la vocera del Departamento de Estado, Victoria Nuland, indicó que los funcionarios se encuentran “inquietos por ella y por su estado de salud”, ante una pregunta de un periodista argentino en una rueda de prensa. La vocera recordó también la “relación cercana con ella” que mantiene la secretaria de Estado, Hillary Clinton. Y dijo no tener más “para informar” por el momento.


La operación en Twitter

- Amado Boudou, vicepresidente: “La intervención resultó sin inconvenientes y sin complicaciones. Gracias a todos por el apoyo”.

- Alicia Kirchner, ministra de Desarrollo Social: “Agradezco a todo el pueblo que nos acompaña! Fuerza Cristina! Gracias a todos!”.

- Aníbal Fernández, senador Frente para la Victoria: “Gracias a Dios concluyó sin complicación la intervención quirúrgica que se realizó en el Hospital Austral”.

- Nilda Garré, ministra de Seguridad: “Fuerza Cristina, estamos más presentes que nunca. Pronta recuperación”.

- Débora Giorgi, ministra de Industria: “Afortunadamente la intervención concluyó en forma exitosa, y ahora hay que seguir acompañando a Cristina y darle todo nuestro apoyo para que se recupere de la mejor manera”.

- Julio Piumato, dirigente de la CGT: “Ya estaría por comenzar la operación a la Presidenta. Todo un pueblo confiado en su pronta recuperación”.

- Luis D’Elía, líder de la Federación Tierra y Vivienda: “Buen día para todos y con la absoluta convicción de que la intervención quirúrgica de Cristina Fernández va a salir muy bien”.

- Eric Calcagno, diputado nacional FpV: “La fuerza de un país junto a Cristina. Vamos Presidenta!”

- Ricardo Alfonsín, diputado UCR: “Nos alegra el resultado de la operación de la Presidenta. Le enviamos un saludo y nuestros deseos de una pronta recuperación”.

- Sergio Urribarri, gobernador de Entre Ríos: “Se lo dije Presidenta, todo va a salir bien por usted, por su familia y por nuestro amado país. Animo! Un abrazo grande”.

- José Manuel de la Sota, gobernador de Córdoba: “Le deseo a la señora Presidenta una pronta recuperación. El país la necesita. Toda mi solidaridad para ella y su familia”.

- José Luis Gioja, gobernador de San Juan: “La Presidente salió bien del quirófano y es una gran alegría para todos los argentinos y en especial los miles de sanjuaninos que siempre la recibieron como una comprovinciana más”.

- Horacio Rodríguez Larreta, jefe de Gabinete porteño: “Muy buena noticia! La operación fue un éxito. Ahora mucha fuerza para una pronta recuperación”.

- Diego Santilli, ministro de Espacio Público porteño: “Gracias a Dios la operación fue un éxito. Le deseo una pronta recuperación”.

- Margarita Stolbizer, diputada nacional GEN: “Deseos de pronta mejoría a la Presidenta. Para que pueda pronto dejar sin efecto el DNU de ajuste y atropello a los empleados públicos”.

- Jorge Rivas, diputado socialista K: “Cristina enfrenta el de-safío con fuerza y serenidad. Y además de sus propios recursos anímicos, sabe que tiene el afecto y el apoyo de millones de ciudadanos”.

- Martín Redrado, ex presidente del Banco Central: “Dejando hoy la política de lado, le envío toda la fuerza a Cristina para una pronta recuperación”.

- Luciana Salazar, cantante y vedette: “Todo mi cariño para Cristina en este día. Fuerza”.


Una noticia que recorrió todo el mundo

Diarios de distintas partes del mundo transcribieron el parte médico de Cristina Kirchner y muchos hicieron énfasis en la vigilia de la militancia. El diario El País, de España, eligió como título “La presidenta argentina supera con éxito una operación de cáncer” y comparó la situación de CFK con la de Eva Perón: “Al igual que a Eva Perón, la segunda mujer del ex presidente argentino Juan Domingo Perón, a Fernández le apareció un cáncer”. El diario destacó la presencia de los militantes, en especial de la agrupación juvenil La Cámpora, y el uso de símbolos religiosos. “En las rejas de la clínica colgaban banderas de apoyo a Fernández –una decía ‘Cristina, Dios y Néstor te cuidan’–, y algunos santuarios con imágenes de Jesucristo y la Virgen de Luján, patrona argentina, y un muñeco de Kirchner. Los militantes recordaban que la jefa de Estado les había devuelto la ‘dignidad’, que era como su propia madre, y que de ella dependía la continuidad del ‘proyecto nacional y popular’”, afirmaron.

The Guardian, de Gran Bretaña, tituló “La Presidenta de Argentina, Cristina Fernández, se somete a una cirugía de cáncer”, y destacó que dada la detección temprana del carcinoma, “la condición de la presidenta debería ser curable sin quimioterapia”.

“En Argentina, la cirugía de Cristina fue exitosa y sin contratiempos.” Con esas palabras, el portal del diario Folha, de Brasil, tituló la cobertura de la operación. En una extensa nota, el matutino transcribió el comunicado del parte médico y dedicó un apartado a la vigilia: “Durante la noche, partidarios de la Juventud Peronista y de La Cámpora, que componen la base de apoyo al gobierno, hicieron una vigilia en la puerta del hospital. “Los médicos afirman que Cristina sufre de un cáncer con altas probabilidades de cura. Por eso podrá recuperarse y llevar una vida normal después de someterse a la operación”, afirmaron.

El diario estadounidense The Wall Street Journal también transmitió el parte médico leído por Alfredo Scoccimarro y describió la coyuntura argentina: “Para el momento del diagnóstico, la izquierdista señora Kirchner estaba en la cima de su poder luego de una reelección aplastante en octubre. Durante la última década, ella y su difunto esposo y antecesor Néstor presidieron un boom económico impulsado por los altos precios de las materias primas agrarias”. El título fue “La presidenta argentina se recupera después de una cirugía de cáncer”.


El brindis de Maradona

Diego Maradona se sumó ayer a los saludos que recibió Cristina Fernández de Kirchner tras su operación de un carcinoma de tiroides en el Hospital Austral. Desde Emiratos Arabes Unidos, donde dirige al club Al Wasl, Maradona le hizo llegar un mensaje a la Presidenta: “La operación de la señora Presidenta era más importante que nuestro trabajo. Como todo salió bien, pedimos permiso para brindar con un champagne Cristal los tres ‘cristinistas’ en Dubai: yo, Diego, el profe Javier (Vilamitjana) y el Negro Enrique”, dice el texto firmado por el entrenador de fútbol. De esta manera, el Diego acompañó los augurios de otras figuras del deporte como la judoca Paula Pareto, la boxeadora Marcela “Tigresa” Acuña, el DT de Las Leonas, Carlos Retegui, y el futbolista Lionel Messi, que alentaron a la Presidenta antes de la cirugía. “Vamos por más... ¡Viva Cristina! y mañana jugamos por la Presi”, concluye la carta de Maradona.

05/01/12 Página|12

No hay comentarios:

Publicar un comentario