sábado, 28 de enero de 2012

Sigue el debate sobre el futuro y continuidad del modelo

El vicepresidente Amado Boudou denunció una “operación” que busca correr el eje del debate político, pero evitó definiciones tajantes sobre un supuesto plan reeleccionista para Cristina Fernández. Señales al kirchnerismo.
El vicepresidente Amado Boudou volvió a quitarle dramatismo a la polémica causada por los dichos que algunos dirigentes del oficialismo, entre ellos él, pronunciaron en un almuerzo en el restaurante La Bita de Mar del Plata. En la comida hubo quien mencionó la posibilidad de convocar a una reforma constitucional que abra la posibilidad de una segunda reelección de Cristina.“Fue una reunión interna, en la que se debatieron temas del tiempo político, como se hace en todos los espacios políticos, buscando cuáles son los caminos, hacia dónde hay que ir”, minimizó ayer Boudou en declaraciones radiales. En su respuesta, el vicepresidente subrayó que en este momento la prioridad pasa por “trabajar para resolver problemas y para generar el espacio de crecimiento y la baja del desempleo”. Sin embargo, Boudou no fue del todo terminante en su aclaración. “Uno no puede decir hoy lo que va a suceder pasado mañana, porque suceden cosas no previstas, cosas que son imprevisibles”, deslizó.

El vicepresidente comenzó el día con su nombre en la tapa de los diarios. Según la información filtrada por alguno de los comensales, Boudou habría cerrado el almuerzo con una convocatoria a “no esperar tres años para comenzar a hablar de la reforma de la Constitución”. El jueves por la noche, ante una consulta de Tiempo Argentino, el número dos del gobierno reivindicó “el derecho a debatir” de la militancia, y aseguró que los dirigentes del kirch-nerismo “no aceptarán que ninguna KGB pretenda definir sobre qué y cuándo debatir”. Ayer por la mañana, consultado por varias radios, Boudou profundizó con sus planteos: atribuyó la repercusión del contenido del almuerzo en Mar del Plata a una “fuerte operación política” que buscaba “correr el eje del gobierno, que es la gestión y el trabajo”.

Boudou denunció también la existencia de una operación que desde algunos medios pretende “estigmatizar a algunos sectores” del FPV, en referencia a la juventud kirchnerista organizada en La Cámpora y en la JP de la provincia de Buenos Aires. “Hasta hace poco, lo más importante era la renovación y la importancia de los jóvenes en la política. Sin embargo, ahora, cuando aparecen los jóvenes, medios como Clarín plantean que es un desastre y los pretenden estigmatizar. Son sectores que tienen una participación muy importante en nuestro espacio político”, acusó el vice. Según la información que trascendió del almuerzo en La Bita, la diputada provincial Fernanda Raverta fue quien primero convocó a discutir la reforma constitucional. De 34 años, Raverta es hija de desaparecidos. Milita en la JP bonaerense.

En sus declaraciones, Boudou insistió con que en este momento, cuando todavía no han pasado ni tres meses de la reasunción de Cristina, “no es tiempo de hablar de ingenierías electorales”. “No es tiempo de candidaturas, ni de la política en sentido electoral. Lo que sí sé es que la Argentina ha encontrado una líder, porque Cristina es mucho más que un gobernante. Reúne características especiales: capacidad de acción y gestión pero sobre todo el contacto que ha logrado con el pueblo argentino”, subrayó el vice. Ayer, mientras Boudou salía a responder por las radios, la oposición coincidió en una larga cadena de repudios a un eventual intento por reformar la Constitución (ver aparte). Despreocupado por estas reacciones, el intendente de Tres de Febrero, Hugo Curto, pronosticó que si en los próximos dos o tres años la economía sigue como hasta ahora, “va a ser el pueblo argentino el que va a salir a pedir que la presidenta no se vaya”.

Por Martín Piqué

No hay comentarios:

Publicar un comentario