miércoles, 9 de julio de 2014

En 1947 Juan Domingo Perón declaró la independencia económica

Fue  en la  ciudad de San Miguel de Tucumán, el  9 de julio 1947, en celebración del centésimo trigésimo primer aniversario de la Declaración de la Independencia, sancionada por el Congreso de las Provincias Unidas,  en 1816.

El acta decía “…., para reafirmar el propósito del pueblo argentino de consumar su emancipación económica de los poderes capitalistas foráneos que han ejercido su tutela, control y dominio, bajo las formas hegemónicas económicas condenables y de los que en el país pudieran estar a ellos vinculados.

A tal fin los firmantes, en representación del pueblo de la Nación, comprometen las energías de su patriotismo y la pureza de sus intenciones en la tarea de movilizar las inmensas fuerzas productivas nacionales y concertar los términos de una verdadera política económica, para que en el campo del comercio internacional tengan base de discusión, negociación y comercialización los productos del trabajo argentino, y quede de tal modo garantizada para la República la suerte económica de su presente y porvenir.
Por ello, reafirman la voluntad de ser económica libres, como hace ciento treinta y un años proclamaron ser políticamente independientes”.
La declaración fue aclamada por los miles  de argentinos presentes. Fue un acto simbólico  y eminentemente político que signaba de manera elocuente  la dirección política que se le daba a ese gobierno popular.

Luego de derrocado Perón  el camino empezó a desandarse, pero muchos aspectos estructurales de la a economía argentina persistieron hasta su regreso. Pero el intento de volver a una economía independiente fue castigado  por  la dictadura más sangrienta de la historia argentina,
En los primeros 20 años de la  etapa democrática iniciada con Alfonsín,  lejos de retomar la independencia económica se profundizaron los lazos de nuestra dependencia y los vestigios de  aquella Argentina, que mantenía algunos resortes estratégicos de su economía  en la órbita del estado, terminó rematando su patrimonio y abrazando las relaciones carnales con Estados Unidos.
(A medida que escribo esto me doy cuenta que ver la política en perspectiva histórica, permite ver lo esencial y  convierte en basura todas las superficialidades que ocupan  el 90 % de las noticias y de las discusiones políticas.)
Hoy  estamos en el proceso de recuperación del estado,  en buscar del camino  de la  de una economía a que desoiga  las recomendaciones de los grandes centros de poder y  desarrollar nuestras propias  potencialidades para  integrarnos al mundo, pero con dignidad, sin sometimientos. Sin dejar caer la  bandera  de  la Independencia Económica  que hoy comienza a flamear nuevamente rescatando lo mejor de aquella revolución nacional y popular que inició el general Perón en 1945.
Feliz día de la independencia para todos!!
Carlos Zelko

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada