martes, 26 de junio de 2012

CFK: "No habrá extorsión, insulto o amenaza que me corra del objetivo"

La Presidenta decretó un día de duelo nacional por los ocho gendarmes fallecidos en el accidente vial de Chubut.
La presidenta Cristina Kirchner criticó el paro de distribución de combustibles realizado por Camioneros la semana pasada al señalar que "otros sectores resolvieron las negociaciones salariales sin extorsionar ni perjudicar a la mayoría de los argentinos", y advirtió que "mientras el mundo está en el Titanic pareciera que algunos quieren hundir -con la lógica del escorpión- el barco que construimos entre todos, en el cual hay 9 millones de trabajadores registrados". En cuanto a la movilización convocada para mañana por el secretario general de la CGT, Hugo Moyano, en reclamo de la eliminación del impuesto a la ganancias, indicó que solo alcanza al 19 por ciento de los asalariados, y desafío a discutir "esto de hacer socialismo con la plata del Estado y reaccionar cuando les tocan el bolsillo". Además, la mandataria hizo referencia a la toma por parte de un grupo de trabajadores de la mayor refinería de petróleo del país, en Cerro Dragón, Chubut, luego del cual murieron 8 gendarmes oriundos de Santa Fe, y aseguró que de ahora en adelante no se utilizarán fuerzas federales para resolver conflictos de orden provincial.

A un día de la movilización convocada por Moyano, la presidenta aseguró que los sectores beneficiados por el crecimiento económico del país "están tratando de pinchar el bote con la lógica del escorpión, salvo que haya más que cuestiones políticas". "El mundo está al borde del Titanic, y este bote en el que está la Argentina lo hemos construido nosotros", planteó.

Y resaltó: "Hoy nos encontramos con una Argentina en que se dice que es una injusticia (por el impuesto a la ganancias) contribuir para sostener la obra pública, a los jubilados y los subsidios".

En ese sentido, la mandataria agregó que el país tiene los mejores salarios de Latinoamérica y que "se está llegando al fifty-fifty que buscamos los peronistas", y desafío a debatir el reparto de esa masa salarial entre el conjunto de los trabajadores al apuntar: "El 19 por ciento del conjunto de los trabajadores se queda con el 41 por ciento de la masa salarial".

En otro orden, anunció que las fuerzas de seguridad no custodiarán la marcha, y que le impartió instrucciones al secretario de Seguridad (Sergio Berni) y a la ministra de Seguridad (Nilda Garré) "para que no haya personal de seguridad durante el tránsito de personas" que mañana asistan a la Plaza de Mayo.

La jefa de Estado detalló que sólo estará "custodiada la Casa Rosada", al remarcar que "no es justo tampoco que los trabajadores (de las fuerzas) tengan que ser insultados, escupidos o empujados" por los manifestantes, al hacer referencia a los incidentes con camioneros registrados la semana pasada.

Además, la mandataria culpó por el conflicto en Cerro Dragón a gremios, empresarios --"que ganaron millones durante estos años", apuntó Cristina-- y a la justicia por no controlar la situación y solicitar la ayuda de la Gendarmería, que tuvo un desenlace trágico, por el cual declaró un día de duelo.

La jefa de Estado consideró que la toma por parte de un grupo de trabajadores, divididos de la Uocra, se explica porque "los sindicatos y los empresarios creen que dividiendo al movimiento obrero y anteponiendo intereses personales van a lograr mejores resultados, pero ocurren cosas que no todos queremos".

En ese sentido, la presidenta insistió: "No se entienden estás actitudes salvo que haya algo más que problemas gremiales, otras intenciones, en el marco de la situación de la región", en referencia al golpe institucional en Paraguay, y la denuncia del gobierno boliviano sobre la intención de promover un golpe de Estado a partir del motín que sostiene un sector de la policía.

Cristina manifestó su dolor por la muerte de los gendarmes, leyó sus nombres y resaltó: "Tenemos que lamentar las muertes de jóvenes que no ganaban ni la tercera o cuarta parte que quienes ocupaban con actos de vandalismo". Y agregó que se distrajo "a los gendarmes para algo que no es por intereses sindicales sino políticos, de bandas. Lo que se estaba buscando es que se entrara a sangre y fuego y producir una evento que desestabilizará al Gobierno", denunció. Así, tras criticar la actuación gremial, judicial y política señaló que el gobierno nacional no "someterá más a la Gendarmería a problemas de los que se tiene que hacer cargo las policías provinciales".

Luego, la mandataria presidenta hizo referencia a los asesinatos de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki al apuntar que, en junio de 2002, "los que se morían por situaciones de violencia eran trabajadores, que pedía trabajo y cortaban los puentes, mientras que en esta Argentina con trabajo algunos sectores producen muertes por actos injustificados. Que injustas y poco solidarias la actitudes de algunos, con todo lo que han conseguido".

26/06/12

No hay comentarios:

Publicar un comentario