miércoles, 18 de diciembre de 2013

EL CONSUMO DE ENERGIA ELECTRICA ALCANZO UN PICO DE 23.433 MEGAVATIOS A LAS 14.20



En otra jornada de calor agobiante, se registraron interrupciones del servicio en barrios de Capital y Gran Buenos Aires. El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, les reclamó a las distribuidoras que acompañen el aumento del consumo con más inversiones.
Por Fernando Krakowiak
El consumo de energía eléctrica registró ayer a las 14.20 un nuevo record histórico para un día hábil al llegar a 23.433 megavatios, en una nueva jornada de calor agobiante que incluyó cortes del servicio en varios barrios de Capital y Gran Buenos Aires. El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, les reclamó ayer por la mañana a las distribuidoras que acompañen el aumento del consumo con más inversiones, mientras que el Ministerio de Planificación dictó una resolución donde dispuso que Edesur y Edenor deberán contratar a todas las empresas y cooperativas vinculadas con la prestación del suministro eléctrico a fin de garantizar el máximo de recursos humanos y materiales para la pronta restitución de la energía en aquellas zonas donde se registran cortes.
En el Gobierno destacan que la capacidad de generación eléctrica es suficiente para afrontar la demanda del sistema. Según datos de la Comisión Nacional de Energía Atómica, entre junio de 2002 y junio de 2013 la potencia energética instalada en todo el país trepó de 23.615 a 31.228 MW, un 32,2 por ciento. No siempre toda esa energía está disponible por motivos estacionales, pero los datos revelan cierta holgura para afrontar picos de consumo. De hecho, el Ministerio de Planificación informó en los últimos días que el sistema operó con una reserva de más 2500 MW.
Pese a ello, los días en que la temperatura supera los 30 grados los cortes en el suministro se reiteran y con ellos las protestas de los vecinos, tal como volvió a ocurrir ayer. Por lo general, no son apagones generalizados, como los que puede provocar la salida de servicio de una estación de generación o la caída de una red de alta tensión, sino interrupciones puntuales en algunas zonas que no se extienden más de 48 horas. Esa situación revela que el talón de Aquiles del sistema se encuentra en el eslabón de la distribución, controlado por Edesur, Edenor y Edelap en el Area Metropolitana de Buenos Aires.
Los problemas en la red de distribución están presentes desde hace varios años y se explican por la resistencia de esas firmas a montar una estructura capaz de soportar una demanda record que sólo se registra en algunas jornadas de temperaturas extremas. Lo que suelen hacer las distribuidoras es limitarse a realizar tareas de mantenimiento y a incrementar la potencia de sus redes para hacer frente al crecimiento promedio del consumo. Por lo tanto, cuando se produce un pico de demanda que deriva en cortes del servicio siempre corren detrás de los problemas como los bomberos.
El Gobierno intentó forzar una modificación de esta conducta sin autorizar un aumento generalizado de tarifas, como el que reclaman las empresas. Lo que hizo a fines de 2012 fue adicionar un monto fijo en las boletas de luz con el fin de destinar esos recursos extra a un fideicomiso destinado a financiar obras de infraestructura en distribución, definidas por el Estado y ejecutadas por los concesionarios. Sin embargo, los cortes reiterados de los últimos días evidencian que la situación todavía no ha variado de manera significativa.
El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, reiteró ayer que el Gobierno realizó una fuerte inversión pública para ampliar la oferta de generación durante los últimos años e incluso remarcó que están en proceso de construcción otros 3250 megavatios. Luego les metió presión a las distribuidoras privadas. “Además de la generación de megavatios, hay que administrar la distribución de esa energía con las obras y las inversiones que corresponden a las empresas encargadas”, aseguró. Ante la consulta de si podría haber sanciones por los cortes, respondió: “El marco regulatorio determina la posibilidad de medidas de sanción y eso tiene que ver con la verificación de por qué se produjeron las fallas, lo que evalúa el ente correspondiente”. El ministro de Planificación, Julio De Vido, ya había advertido hace diez días en diálogo con este diario que el Gobierno tendrá “tolerancia cero” frente a los cortes y que las distribuidoras que no puedan garantizar el servicio serán multadas.

1 comentario:

  1. "El Gobierno intentó forzar una modificación de esta conducta sin autorizar un aumento generalizado de tarifas, como el que reclaman las empresas. Lo que hizo a fines de 2012" Como en los trenes, parece difícil el control de los subsidios que se entregan a estos malditos cocesionarios, conceptualmente debería poder ser diferente, pero...
    Somos pocos trabajadores que puedan chequear las ejecuciones?
    Any way, puede ser que si no estamos tan pum para arriba, se consuma tanta energía?
    Controles . no se , que le pregunten a Galuccio que parece un argentino de otro planeta, a lo mejor tira alguna idea, porque los cerealesrso esconden el trigo, la soja, el maiz, los ferroviarios se hacían los vivos tirando trenes en Once, los polis se acuartelan y mandan cualquiera por el salario, los gobernadores nunca tienen un mango y tienen que llorar supuestamente por mas plata, Yo creo que fallan todos los controles o no existen, my opinion,

    ResponderEliminar