lunes, 26 de noviembre de 2012

Verbistsky: "Hay una contradicción flagrante entre la aclaración y el texto de la denuncia"

El CELS asumió la defensa de los periodistas denunciados por el grupo Clarin. Su titular realizó una conferencia de prensa con sus defendidos. Con respecto a las aclaraciones de la corporación, Vertbisky subrayó: “Mienten, porque los periodistas están acusados de delitos graves en un pie de igualdad con los funcionarios”.
Descargar la denuncia de Clarín

El Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) anunció que asume la defensa de los periodistas que fueron denunciados penalmente por el grupo Clarín. A través de su titular, Horacio Verbitsky, la organización comunicó en conferencia de prensa que se hacía cargo de la defensa de Roberto Caballero, Sandra Russo, Nora Veiras, Edgardo Mocca, Javier Vicente y Orlando Barone, quienes fueron denunciados penalmente por "incitación a la violencia".

Con la presencia de personalidades como Estela de Carlotto, Tristan Bauer, Hector Recalde y Tati Almeyda, Verbitsky afirmó que "el CELS se comunicó con los periodistas afectados y acordamos que vamos a ejercer la defensa de ellos en la causa penal iniciada por el grupo Clarín". Destacó, en ese sentido, que "la actitud tradicional de quienes querían intimidar fue denunciar por calumnias e injurias. Pero desaparecieron del código penal algunas figuras y ahora la denuncia es por incitación a la violencia".

"Pensamos que la intimidación al periodismo, a la libertad de expresión, es igual de grave si la ejerce el Estado o una gran empresa", puntualizó el periodista, que remarcó el hecho de que el abogado de Clarín haya rectificado a través de los medios la denuncia, diciendo que en realidad los periodistas habían sido mencionados como testigos.

"Es una marcha atrás, un retroceso", afirmó Verbitsky, quien señaló: "no pueden sostener el lunes lo que firmaron el jueves. Además rectifican una información que no publicaron, porque el diario no publicó el texto de la demanda".

En cuanto a los periodistas denunciados, Vicente, Veiras, Russo, Mocca y Barone, presentes en la conferencia de prensa, expresaron su agradecimiento por las muestras de solidaridad que les llegaron en las últimas horas.

Javier Vicente, además, dijo querer "expresar solidaridad con los trabajadores de prensa de Clarín, que no pueden mostrar su solidaridad con nosotros porque saben que se les puede complicar la vida diaria en el grupo". Además, consideró que "lo que se intenta es que Fútbol para Todos no participe del debate, que sea algo neutro. Me parece que no lo van a lograr", dijo.

En tanto, Nora Veiras, destacó "la importancia de la participación, por más que enfrente estén corporaciones poderosas. Cuando se defiende con motivos, con fundamentos, esos poderosos tienen que retroceder y hacer un papelón público como el que acaban de hacer", afirmó.

"Es grave institucionalmente que una corporación periodística denuncie a periodistas, marca un límite. Por eso el agradecimiento. Se equivocaron y mal. esperamos que por el bien de un sistema republicano sepan rectificarse a tiempo", agregó.

Asimismo, distintos espacios argentinos y algunos españoles, también rechazaron el apriete del grupo manejado por Héctor Magnetto. En ese marco, se destacó la declaración de los trabajadores de prensa de canal 13 y TN, quienes rechazaron la denuncia y bregaron "por una ley de comunicación audiovisual sin periodistas amordazados".

Sandra Russo, por su parte, señaló que era "la primera denuncia penal" que recibía en su vida. "No es agradable y sobre todo cuando una leee el motivo por el que lo estaban demandando y no entiende ni jota. Esta vez la corporación chocó contrá el periodismo", dijo.

Además, remarcó que Clarín estaba "pidiendo penas de hasta seis años para periodistas que opinamos lo que nos dicta nuestra conciencia. Es un límite que no se había pasado antes en nuestro pais".

A su tiempo, Roberto Caballero "agradeció la reacción correctiva" de parte del grupo Clarín. "Los que querían usar el codigo penal como garrote hoy han sido derrotados en esta conferencia de prensa", apuntó y agregó: "A muchos les parecerá inaudito esto de que por pensar distinto a Héctor Magnetto uno tenga que sufrir consecuencias penales".

Asimismo, agradeció a la comisión interna de Tiempo Argentino y Telam, al tiempo que definió como "conmovedor" lo de los trabajadores de Clarin. "No nos van a callar", culminó.

Eduardo Mocca, en tanto, destacó que "esta es una experiencia que fortalece", y concluyó que "nos está revelando que tenemos fuerza y estamos mas fuertes hoy que antes de la denuncia. Y que el 7 y 10 de dciembrei no vamos en búsqueda de ninguna violencia, ni venganza como nos enseñaron la Abuelas y las Madres, simplemente lo único que queremos es que todos cumplamos la ley".

Por último, Orlando Barone, concreto, apenas apeló a un "gracias, gracias, gracias, gracias".

Luego, en una breve ronda de preguntas por parte de la prensa que cubrió la conferencia, Horacio Verbitsky aclaró que el CELS no va a hacer una contradenuncia penal a Clarín. "Estamos defendiendo a los periodistas denunciados", dijo.

INFOnews

El 26 de noviembre de 1943, Perón es nombrado Secretarío de Trabajo y Previsión de la Nacion

PERÓN Y LA JUSTICIA SOCIAL
 
Por Juan Carlos Jara*
 
Podríamos acudir a datos estadísticos, ahondar en documentos como el “Informe sobre las clases obreras argentinas” de Juan Bialet Massé, o en trabajos y discursos de Alejandro Bunge, Alfredo Palacios y José Luis Torres - entre muchos otros de muy diverso espectro ideológico- para demostrar que la justicia social, es decir, la presencia activa del estado en la defensa de los sectores más vulnerables de la sociedad, brilló por su ausencia durante las primeras cuatro décadas del siglo pasado en la Argentina.
 
Pero obligados a ser sintéticos, por la tiranía del espacio, nos valdremos simplemente de esta estrofa tanguera, compendio de la esencial inequidad que distinguió las relaciones sociales en la Argentina de aquellos años:
 
Un viejo verde que gasta su dinero
emborrachando a Lulú con su champán,
hoy le negó el aumento a un pobre obrero
que le pidió un pedazo más de pan.
 
Esa Argentina, mezcla obscena de despilfarro oligárquico y secular penuria popular, retratada por los versos de “Acquaforte”, comenzó a morir en la primavera de 1943, cuando Juan Domingo Perón, por entonces un ignoto coronel del arma de Infantería, se hace cargo del Departamento Nacional del Trabajo.
 
Desde ese oscuro ámbito burocrático, convertido muy pronto en Secretaría de Trabajo y Previsión –génesis del actual Ministerio de Trabajo-, Perón desplegará una política de reparación social sin parangones en la historia del país.
 
Medidas concretas como la incorporación de dos millones de personas a los beneficios del régimen jubilatorio, la creación de los tribunales de trabajo, el derecho al sueldo anual complementario y las vacaciones pagas o el revolucionario Estatuto del Peón, resistido con igual ardor por la Sociedad Rural y el Partido Comunista, fueron la “realidad efectiva” que los trabajadores argentinos debieron a la iniciativa del futuro coronel del pueblo.
 
O, mejor dicho, fueron parte de esa realidad, ya que, para medir en su auténtica dimensión la tarea realizada, hay que considerar aspectos menos tangibles, pero no por eso menos importantes, como la autoconciencia de la propia dignidad personal y, sobre todo, colectiva que los trabajadores recuperaron gracias al accionar de Perón.
 
A su accionar y a su palabra, bueno es aclararlo, ya que en la expresión del Secretario siempre se halla presente la preocupación por acortar la distancia social que separaba a la masa popular “de pata al suelo” de las “fuerzas vivas” o sectores tradicionalmente dominantes, a los que el mismo Perón desmitificaba llamándolos “los vivos de las fuerzas”.
 
“Hay que observar que los sabios rara vez han sido ricos y los ricos rara vez han sido buenos”, decía en discurso del 15 de octubre de 1944. Y agregaba: “Nosotros realizamos leal y sinceramente una política social, encaminada a dar al trabajador un lugar humano en la sociedad. Lo tratamos como hermano y como argentino”.
 
En ese contexto resulta explicable, y por qué no retrospectivamente regocijante, la preocupación expresada por un grupo de comerciantes e industriales opuestos a Perón: “el Secretario de Trabajo, con sus reformas, es quien amenaza los fundamentos del orden existente”.
 
Claro, el “pobre obrero” del tango había dejado de serlo. Ahora era un obrero a secas, conciente de su situación y seguro de su valer y de su destino.

jueves, 22 de noviembre de 2012

El 22 de Noviembre de 1949 Perón eliminó los aranceles universitarios

El 22 de noviembre de 1949, Juan Domingo Perón firmó y promulgó el decreto que elimina aranceles a la enseñanza superior y que permite que miles de hijos de trabajadores accedan a la Universidad. Se trata de un derecho humano basado en la justicia social que no pudo ser arrancado por los continuos golpes de Estados y las políticas neoliberales que sufrió nuestro país. 

El Congreso de la Nación declaró a través de la Ley 26320 la fecha del 22 de noviembre como “Día  Nacional de la Gratuidad Universitaria”. El día fue elegido  en conmemoración a la misma fecha del año 1949, cuando el entonces Presidente de la Nación, Juan Domingo Perón, firmó y promulgó el decreto 29.337 de gratuidad de la enseñanza universitaria, permitiendo el acceso a todos los sectores sociales.
Pese a los intentos de arancelar la educación perpetrados por las dictaduras cívico militares que tuvieron lugar en este país a partir de 1955 - año en que se llevó a cabo el golpe de Estado sobre el segundo gobierno peronista - ; y a las tentativas de privatizar las universidades nacionales a cargo de los gobiernos de corte neoliberal que asumieron ya en democracia, los argentinos supieron defender durante más de 60 años este derecho humano que permite el desarrollo integral de los ciudadanos y de la nación.
La gratuidad de la enseñanza universitaria pública en Argentina sigue siendo hasta la fecha una política de avanzada en materia educativa en Latinoamérica si se tiene en cuenta que históricamente los movimientos estudiantiles de los países de la región mantiene vigente la lucha por una educación gratuita y de calidad.
A continuación NU Digital expone los argumentos que fundamentaron el Decreto 29.337 impulsado por Perón:
- Que el engrandecimiento y auténtico progreso de un pueblo estriba en gran parte en el grado de cultura que alcanza cada uno de los miembros que lo componen.
- Que por ello debe ser primordial preocupación del Estado disponer de todos los medios a su alcance para cimentar las bases del saber, fomentando las ciencias, las artes y la técnica en todas sus manifestaciones.
- Que atendiendo al espíritu y a la letra de la nueva Constitución es función social del Estado amparar la enseñanza universitaria a fin de que los jóvenes capaces y meritorios encaucen sus actividades siguiendo los impulsos de sus naturales aptitudes, en su propio beneficio y en el de la Nación misma.
- Que como medida de buen Gobierno, el Estado debe prestar todo su apoyo a los jóvenes estudiantes que aspiren a contribuir al bienestar y prosperidad de la Nación, suprimiendo todo obstáculo que les impida o trabe el cumplimiento de tan notable como legítima vocación.

JORGE TAIANA, NUEVO SECRETARIO GENERAL DEL MOVIMIENTO EVITA EN CAPITAL FEDERAL

Este miércoles 21 de noviembre se realizó la presentación pública de la Mesa Política del Movimiento Evita Capital cuyo secretario general es el ex-Ministro de Relaciones Internacionales y miembro de la Mesa Ejecutiva Nacional del Movimiento Evita, Jorge Taiana. La conferencia se desarrolló a partir de las 14 hs en el ND Ateneo.

En primer lugar realizó la presentación de los miembros el secretario político del Movimiento Evita en la ciudad, Sebastián Demiryi. Dio la palabra a Emilio Pérsico, Secretario General del Movimiento Evita y Subsecretario de Agricultura Familiar de la Nación quién señaló: “Como Secretario General del Movimiento, vengo a apoyar este proceso de reorganización de nuestra fuerza en Capital Federal, y todo el proceso de amplitud de base social en el distrito, que era una deuda que teníamos: poner esfuerzo en la Ciudad y a un compañero con la fuerza que expresa Taiana se va a hacer cargo de este proyecto.”

Por su parte, Jorge Taiana aseguró que “la decisión de conducir esta Mesa es una decisión política basada en el análisis de la realidad y un profundo optimismo sobre el futuro. Creemos que el Movimiento Evita tiene que tener un rol y presencia más activa en la Capital Federal: tenemos una especial preocupación por la representación de los más humildes y los más vulnerables. Nosotros sentíamos que teníamos una deuda con los compañeros del Evita y con toda la Ciudad: tener una presencia más activa y más fuerte porque este distrito es una caja de resonancia tradicional y porque en la ciudad no gobierna el peronismo ni el proyecto nacional y popular: gobierna el atraso, la reacción y el privilegio, y nosotros queremos cambiar eso.”

Luego agregó: “Para ello nos planteamos tres acciones puntuales. En primer lugar, vamos a organizarnos mejor, sumar y coordinar esfuerzos con compañeros para fortalecer presencias en todos los rincones de la Ciudad. En segundo lugar, vamos a trabajar en conjunto con compañeros del movimiento peronista en este distrito: venimos a sumar y con ese objetivo la amplitud se extiende a todos aquellos que apuesten al proyecto nacional y popular y apoyen al gobierno. En tercer lugar: no limitarnos a hablar entre nosotros mismos. Los que apoyamos el proyecto nacional y popular tenemos que saber explicarlo, y saber persuadir a aquellos que no piensan de la misma manera.”

Un párrafo aparte mereció la intervención de Taiana en relación al 7D: “Esperamos que desde entonces haya plena vigencia de la ley de servicios audiovisuales, no en contra de nadie sino a favor de la democratización de la información en la Argentina. En los últimos años creció la concentración de la información y de los medios, y eso da poder a quienes la manejan. La ley viene a terminar con eso y a permitir que otras voces se expresen. Por eso vamos a apoyar la plena aplicación de esta ley.”

Se hizo presente en la mesa el diputado provincial bonaerense y miembro de la Mesa Ejecutiva Nacional del Movimiento Evita, Fernando “Chino” Navarro. Entre los miembros de la Mesa Política se encuentran el diputado nacional Remo Carlotto; la legisladora porteña María Rachid; la subsecretaria de fortalecimiento institucional del Ministerio de Desarrollo Social de Nación, Emilce Moler; la comunera de la Comuna 2, Gabriela Castillo; el Presidente del Ente Regulador de Aguas y Saneamiento, Carlos Vilas; el Director del Centro de Estudios Socioeconómicos y Territoriales de Buenos Aires, Oscar Valdovino; el ex secretario de DDHH de la Provincia de Buenos Aires, Edgardo Binstock; y el responsable de la JP Evita, Rafael Villanueva, entre otros.

http://www.movimiento-evita.org.ar/?p=11200

domingo, 18 de noviembre de 2012

Luego del cacerolazo, la presidenta aventaja a Binner por casi 40 puntos. El 70% de los encuestados no ve un proyecto alternativo en la oposición.

Si las elecciones a presidente de la Nación fueran hoy, Cristina Fernández lograría una victoria por mayor diferencia que la conseguida en 2011 y su inmediato perseguidor quedaría a 42,3 puntos. Esa es una de las conclusiones que se desprende de un estudio realizado por la consultora Equis, del que también se deduce que del 32,3% de las personas que adhiere al cacerolazo del 8 de noviembre  (aunque no haya participado), solamente el 1,6% votó a la actual mandataria.
A pesar de la multitudinaria protesta que se desarrolló en las calles de la Ciudad de Buenos Aires y que replicó en varios puntos del país Cristina Fernández parece haber mantenido intacta su intención de voto. En octubre de 2011, la presidenta fue reelecta con el 54,11% de los sufragios, una cifra similar al 53,4% de personas que aseguró que la apoyaría si tuviera que pasar nuevamente por las urnas. Siempre según la encuesta, Hermes Binner habría perdido casi 6 puntos y se ubica detrás de la ex senadora con un 11,1%, con una leve ventaja por sobre Mauricio Macri, quien acumula el 10,8 por ciento. Ricardo Alfonsín, candidato radical a presidente en 2011 encabeza un segundo pelotón y conquista un 7% de los apoyos, duplicando al gobernador cordobés José Manuel de la Sota. El sondeo se realizó mediante entrevistas personales entre el 10 y el 14 de noviembre pasado entre 1200 consultados residentes en los principales conglomerados urbanos argentinos y tiene un error del 2,83 por ciento.
De las personas consultadas solamente un 1,7% asegura haber participado del 8N, aunque un 32,3% dice adherir a la protesta. De ese número, y contrariamente a la hipótesis que se había echado a rodar luego de la masiva marcha, tan sólo el 1,6% afirma haber votado a Cristina Fernández.
"Nadie me representa", fue una de las frases más escuchadas en las cercanías del Obelisco porteño y la encuesta de Equis parece ratificar la premisa. Siete de cada diez de los entrevistados no percibe en la oposición "un proyecto alternativo para gobernar al país", al tiempo que el 11,8% encuentra fuera de las filas del oficialismo un modelo político. Tal vez eso explique que una tercera parte de los encuestados haya interpretado que el cacerolazo estuvo dirigido a la oposición y algo menos de la mitad lo interpretara como una manifestación contraria al oficialismo. Un 15,9% cree que la protesta fue contra todo el arco político.
Respecto de la situación socioeconómica de los hogares, más de la mitad de los encuestados la evalúa como positiva, un 22,1% negativamente y el 20,1% percibe que es regular. Más de seis de cada diez de los entrevistados consideró que su situación se mantuvo igual que el año pasado, el 16,4% creen que mejoró y un 14,2% piensa que empeoró. 
En ese contexto, la imagen positiva del gobierno nacional trepa al 60,1%, la negativa al 24,3 y la regular al 13,7 por ciento. Cuando debieron manifestarse a favor o en contra de "la continuidad del modelo", que encarna el kirchnerismo, un 55% se expresó a favor y un 33,4% lo hizo en contra.
A la hora de evaluar la imagen de los principales dirigentes argentinos, la presidenta encabeza la lista, seguida por el intendente de Tigre Sergio Massa y por el gobernador bonaerense Daniel Scioli. Un antecesor del motonauta se encuentra en el extremo opuesto: Eduardo Duhalde encabeza la tabla a donde nadie quisiera figurar y De la Sota, Alfonsín, Mauricio Macri y Amado Boudou se alinean detrás del presidente interino.

viernes, 16 de noviembre de 2012

Mensaje a Perón al pueblo peronista el 15 de noviembre de 1972 desde Madrid

A mi Pueblo

Compañeros peronistas:

Pocos podrán imaginar la profunda emoción que embarga a mi alma ante la satisfacción de volver a ver de cerca a tantos compañeros de los viejos tiempos, como a tantos compañeros nuevos, de una juventud maravillosa que, tomando nuestras banderas, para bien de la Patria, están decididos a llevarlas al triunfo.

También, como en los viejos tiempos, quiero pedir a todos los compañeros de antes y de ahora, que dando el mejor ejemplo de cordura y madurez política, nos mantengamos todos dentro del mayor orden y tranquilidad. Mi misión es de paz y no de guerra. Vuelvo al país, después de dieciocho años de exilio, producto de un revanchismo que no ha hecho sino perjudicar gravemente a la Nación. No seamos nosotros colaboradores de tan fatídica inspiración.

Nunca hemos sido tan fuertes. En consecuencia ha llegado la hora de emplear la inteligencia y la tolerancia, porque el que se siente fuerte suele estar propicio a prescindir de la prudencia.

El pueblo puede perdonar porque en él es innata la grandeza. Los hombres no solemos estar siempre a su altura moral, pero hay circunstancias en que el buen sentido ha de imponerse. La vida es lucha y renunciar a ésta es renunciar a la vida; pero, en momentos como los que nuestra Patria vive, esa lucha ha de realizarse dentro de una prudente realidad.

Agotemos primero los módulos pacíficos, que para la violencia siempre hay tiempo. Desde que todos somos argentinos, tratemos de arreglar nuestros pleitos en familia porque si no serán los de afuera los beneficiarios. Que seamos nosotros, los peronistas, los que sepamos dar el mejor ejemplo de cordura.

Hasta pronto y un gran abrazo para todos.

Juan Domingo Perón

domingo, 11 de noviembre de 2012

LOS PRINCIPALES CONSULTORES DE TODAS LAS TENDENCIAS ANALIZAN EL 8N

Todos coinciden en que fue importante, que tuvo identidad de clase media o alta, que pasó de cacerolazo espontáneo. Pero las diferencias aparecen al hablar de su legado, que va de poco a una mayor distancia con el Gobierno que no se traduce en votos.

Por Raúl Kollmann
Los principales consultores políticos de todas las tendencias coinciden en algunos diagnósticos –tal vez los más sustanciales– respecto del 8N, aunque mantiene miradas discrepantes en relación con sus efectos sobre el futuro político nacional. La mayoría afirma que la movilización fue esencialmente de clase media, que fue bastante organizada –dejó de ser un cacerolazo, si se toma el término como sinónimo de espontaneidad–, que no tiene una representación política clara y que por esa razón no muestra por ahora un impacto electoral decisivo. En el marco de las discrepancias, algunos consultores destacan que la marcha exhibe un retroceso del oficialismo, mientras otros sostienen que simplemente se muestra en la calle lo que ya existía como antikirchnerismo, lo que, también por ahora, no significaría cambios importantes en la relación de fuerzas electorales. En ese terreno vuelven las coincidencias: casi todos piensan que el oficialismo podría ganar las elecciones de 2013, aunque discrepan sobre los porcentajes que alcanzaría.

Clase media

Manuel Mora y Araujo, uno de los consultores más tradicionales, hoy titular de la Universidad Di Tella, evalúa que el jueves “la clase media, escasamente articulada a través de organizaciones como los partidos, los sindicatos o grupos militantes, ratificó su capacidad de llenar la calle. La práctica de la protesta, definitivamente, no es patrimonio de ningún sector de la sociedad”. Analía Del Franco, de Analogías, considera que “la gran mayoría de los participantes son del mismo espectro social que los del 13 de septiembre. Si bien esta fue una movilización más numerosa, se puede asegurar que no atrajo a otros sectores sociales más que los niveles medios medios y altos. Para sintetizar, se puede decir que su tendencia ideológica es de centroderecha. Eso no implica que el Gobierno no reciba críticas por izquierda, pero no percibo que se hayan sumado al 8N. Tampoco, votantes de CFK 2011 y hoy críticos o defraudados. Nuestros estudios cualitativos muestran que la critica de éstos no los impulsa (aún) a salir a marchar contra el Gobierno”.

La ¿originalidad?

Enrique Zuleta Puceiro, titular de Opinión Pública, Servicios y Mercados (OPSM), mide la convocatoria no sólo en términos de los que fueron, sino también en términos mediáticos. “La movilización del 8N no tiene precedentes en la historia de las multitudes en la calle y la razón es simple: se desarrolló en todas las ciudades medias y grandes todo el país y ocupó todos los segundos de todo el encendido radial y televisivo en el prime time entre 19.30 y 22 en todas las señales públicas y privadas”.
Artemio López, de Equis, no le ve tanta originalidad histórica. “Los 200.000 opositores de clase media alta y alta, que ya adversaron al gobierno nacional en octubre de 2011, se movilizaron el 13 de setiembre y el 8 de noviembre pasado, rechazando explícitamente toda representación partidaria y señalando claramente la fragilidad de la oposición política realmente existente.”
“Más allá de las discusiones acerca de magnitud –razona Eduardo Fidanza, de Poliarquía– de las polémicas sobre la composición, procedencia y eficacia política que provoca el 8N, lo que creo más significativo es que refleja la desaprobación mayoritaria a la gestión presidencial. En sí misma la concentración no es capaz de cambiar el curso de los acontecimientos, pero es un indicio del momento político y de las perspectivas que podrían estar abriéndose. Hace un año, en el cenit de la popularidad y el poder electoral del kirchnerismo, era impensable semejante movilización de masas.”
En la mirada de Ignacio Ramírez, de Ibarómetro, “las protestas o acciones colectivas pueden ser analizadas considerando su magnitud, sus consignas, sus métodos de organización y de protesta. La modalidad elegida es elocuente respecto de algunas continuidades actitudinales con el 2001. En este sentido, el cacerolazo evoca inmediatamente imágenes del 2001, cuando se combinó una profunda crisis social y económica con un estallido de nihilismo y descreimiento. La consigna académica más leída y escuchada por entonces era ‘crisis de representación’. Once años después algunos sectores de la sociedad, enérgicamente opositores al kirchnerismo, exhiben una crisis de representación al cuadrado, puesto que se da en el marco de condiciones sociales y económicas completamente distintas, con una sociedad crecientemente politizada y un amplio sector social que acompaña a un proyecto político”.

¿Espontánea u organizada?

Prácticamente todos los consultores evalúan que el 8N tuvo un fuerte nivel de organización. Del Franco lo sintetiza así: “En primera instancia creo que ya no cabe llamarlo cacerolazo, denominación que creo aplicable a manifestaciones con alto nivel de improvisación y espontaneidad. Es sólo una cuestión de denominación y no de evaluación y menos en sentido negativo. Que sea menos espontánea no significa que sea menos legítima”.
Con ella coincide Zuleta: “De espontáneo, estas movilizaciones tienen poco, pero eso no la minimiza ni disminuye en significación y efectos sociales y políticos. Hay que tomar nota: este tipo de movilizaciones rompe con la lógica del balcón, del líder que sale al balcón”.

¿Quién los representa?

Buena parte de los consultores creen que nadie, aunque hay algunas discrepancias. Roberto Bacman es el titular del Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP). “Todo parece indicar que no dejó nada nuevo el 8N. En realidad, y en lo que hace al meollo de la protesta es más de lo mismo: críticas al Gobierno, a su accionar, a su orientación y al estilo presidencial. Sin embargo, y al igual que dos meses atrás, se enfrenta a un callejón sin salida: no aporta nada en concreto, se aúna sólo en la crítica, no propone y, para colmo de males, no existe por estos tiempos en la Argentina ninguna fuerza ni dirigente político que pueda capitalizarla. Por el contrario, también se pudieron escuchar críticas a algunos dirigentes que de alguna u otra manera la impulsaron desde las sombras. Hacia el interior de la protesta subyace un arco demasiado heterogéneo, que incluye un variopinto conjunto de segmentos de la sociedad que impulsan reivindicaciones de distinto tipo y tenor.”
Ricardo Rouvier, de Rouvier y Asociados, percibe lo mismo, pero opina que debe mirarse un poco más que la representación política: “Es indudable que así como se expresa la protesta ante un oficialismo fuerte, de voz alzada, definido, decisionista, también deja al desnudo la falencia de una oposición que no da señales de vida. Es posible que este acontecimiento otorgue energía a los adversarios del Gobierno; pero eso se verá en el futuro. Con la marcha, la oposición política mejoró sus ilusiones para el 2013, a pesar de que no pueda convertir en fortaleza inmediata la manifestación callejera. No tiene cómo transferirla a sus consensos”.
En una línea que pone el acento en las debilidades de la oposición, Ignacio Ramírez, de Ibarómetro, sostiene: “Mi hipótesis es simple: el 8N no expresa la debilidad del kirchnerismo sino la debilidad de la oposición. Un sector de la sociedad no encuentra liderazgos capaces de interpretar y representar sus aspiraciones, deseos y valores, y asimismo no percibe alternativas políticas sólidas y competitivas que puedan desafiar seriamente al kirchnerismo. Cuando algunos dirigentes opositores sostienen que la presencia de políticos enturbiaría la protesta, hacen dos cosas: revelan su propia debilidad y fortalecen las mismas matrices que dificultan el fortalecimiento de liderazgos políticos opositores. Para que el 8N produzca un impacto político deberá articularse políticamente, tarea que les corresponde asumir a los partidos y/o dirigentes de la oposición”.
Distinta es la mirada de Del Franco para quien “un referente concordante para estos grupos, es alguien con postura de centroderecha. Macri es quien viene a la mente en forma inmediata. No considero oportunista que trate de capitalizarlo. Por el contrario, si de la Ciudad de Buenos Aires se trata, los presentes el jueves fueron sus votantes en las elecciones a jefe de Gobierno. Ahora tiene el problema de que no representa a quienes marcharon en otros lados”.
En ese terreno, Mora y Araujo apunta que “las clases bajas, los sectores de la Argentina de la pobreza –que obviamente no engrosaron las multitudes del 8 de noviembre– encuentran algunos canales de representación, ejercida principalmente por los dirigentes políticos locales y a través de ellos por los gobiernos locales, provinciales y nacional. Las clases medias, y de ahí para arriba, no tienen más representación: o se sale a la calle o no se tiene voz. Ese es el fracaso de la política argentina, o sea de los políticos argentinos y sus organizaciones”.

Las consignas

“En la última encuesta llevada a cabo por CEOP –relata Bacman– se pueden observar las cinco motivaciones de los manifestantes del 8N: inseguridad, falta de diálogo, corrupción, posible reforma constitucional que habilite la reelección y los controles sobre el dólar. Pero en el mismo trabajo de campo la imagen positiva de CFK se ubica en el eje del 52 por ciento y la aprobación de su gestión alrededor del 50. Entre ellos sobresalen los más jóvenes (18 a 34 años), los de clase baja y los residentes en el Gran Buenos Aires profundo y el interior del país. Y ellos fueron los que no salieron a protestar.”
Rouvier agrega que “la protesta se fundamentó en algunas cuestiones de gestión que pueden ser discutidas y revisadas, sobre todo las que hacen a la inflación y a la inseguridad, pero hay otras de claro perfil conservador; inclusive en sectores medios bajos que se enojan ante la Asignación Universal por Hijo que cobra un vecino. La disponibilidad mayor o menor de acceso a la divisa supone una adaptación ciudadana que todavía no se ha transitado; pero es indudable que los sectores medios sienten que el Gobierno los amenaza, y pone en peligro sus libertades individuales tal cual las proclamó el liberalismo. El valor de lo colectivo, lo comunitario, es el valor por conquistar del kirchnerismo, ante la hegemonía del individualismo, el éxito personal y la competencia salvaje”.

El efecto electoral

Un dato llamativo es que casi todos los consultores, incluso los más alejados del oficialismo, piensan que el Frente para la Victoria tiene todas las chances de ganar las elecciones del año próximo, porque más allá del 8N conserva el caudal electoral necesario para obtener más votos que las demás fuerzas. Lo que sucede es que esos mismos consultores –los más alejados del Gobierno– ponen listones altos: que el FpV no va a hacer una elección parecida a la de 2011 o que no va a tener los legisladores propios suficientes para votar una reforma constitucional. Ambas alternativas son virtualmente imposibles: como resaltó la propia CFK cuando se refirió al tema en Harvard, difícilmente pueda haber reforma si no hay acuerdo con otra fuerza política de envergadura; y la comparación entre los votos en una elección presidencial y una legislativa tiende a ser poco realista. También en esto caen algunos de los encuestadores más cercanos al oficialismo.
En ese marco, no deja de haber polémicas. Para Mora y Araujo “la clase media desafía al gobierno nacional en la calle, y eso significa que el Gobierno pierde sus votos. Los de abajo no están muy motivados para salir a manifestarse, pero posiblemente siguen leales electoralmente. La aritmética más simple preanuncia entonces un serio problema electoral. Ni siquiera conservando el 100 por ciento de los votos de todas las personas que están por debajo de una línea de pobreza, el Gobierno podría repetir los resultados del 2011. En términos del mercado político, el problema parece claro: hoy no hay mucha oferta opositora, pero la demanda la pide a gritos. Y, por lo que se ve, el gobierno nacional conserva a su electorado de abajo pero no quiere ofrecerle nada –o no encuentra qué ofrecerle– a esa clase media que lo ayudó a constituirse y que se declara insatisfecha”.
Fidanza anuncia un declive más pronunciado: “El escenario que veo es el de una lenta declinación del Gobierno que desemboca en el síndrome del pato rengo para la Presidenta. Esto ocurriría aunque el Gobierno ganara las elecciones de 2013. Podría alcanzar una primera minoría en caso de que la oposición permanezca fragmentada. La razón es que no se prevé una recuperación significativa de la economía, como en el período 2010-11. En cuanto a la reforma constitucional con cláusula de re-reelección, parece improbable debido al amplio rechazo popular que suscita”.
López, en cambio, cree que “en perspectiva, el caceroleo opositor nada cambia en el sistema de preferencias electorales manifiesto en octubre de 2011, donde el oficialismo, merced a su gestión y en especial al sostenimiento de los atributos de empleo y consumo obtuviera el 54,11 por ciento de los votos. Se plantea sí una situación crítica para la oposición política hoy incapaz de representar estas demandas ciudadanas y que para colmo, con cada nuevo liderazgo emergente, sigue fraccionándose. Tal el caso de Macri y De la Sota, las dos nuevas figuras visibles del elenco de la opo que cazan votos en el mismo zoológico anti K que ya lo hicieron Binner, Alfonsín, Duhalde, Carrió el 30 de octubre de 2011”.
“Para quienes ven la realidad de la política desde el ojo de cerradura de la competencia electoral –analiza Zuleta– es posible que los cambios sean mínimos. Las multitudes del 8N no expresan tendencias demasiado diferentes de las que en los últimos meses vienen revelando las encuestas nacionales: un empeoramiento gradual de casi todos los indicadores de apoyo y evaluación de desempeño del Gobierno, pero en el plano del voto, el oficialismo conserva lo sustancial de su caudal electoral, ante la ausencia de propuestas y liderazgos alternativos.”
raulkollmann@hotmail.com

La Iglesia vuelve a pedir perdón y encara otro estudio sobre su rol en la dictadura cívico militar

La Conferencia Episcopal Argentina (CEA) reiteró su pedido de perdón por el rol de algunos de sus integrantes durante la última dictadura cívico militar y se propuso encarar "un estudio más completo de los acontecimientos" que ocurrieron durante esos años.

Así lo expresaron en una Carta al pueblo de Dios titulada "La fe en Jesucristo nos mueve a la verdad, la justicia y la paz", difundida en medio de las deliberaciones de la asamblea plenaria que se encuentra reunida desde el lunes en Pilar, presidida por José María Arancedo.

"No podemos ni queremos eludir la responsabilidad de avanzar en el conocimiento de esa verdad dolorosa y comprometedora para todos", dijeron los prelados en el texto, en el que reiteraron el pedido de perdón a "quienes hayamos defraudado o no acompañado como debimos".

"Nos sentimos comprometidos a promover un estudio más completo de esos acontecimientos, a fin de seguir buscando la verdad, en la certeza de que ella nos hará libres", añadieron, y precisaron que están abocados a "revisar todos los antecedentes" a su alcance.

En ese sentido, el Episcopado alentó a "otros interesados e investigadores, a realizarlo en los ámbitos que corresponda" y exhortó a "quienes tengan datos sobre el paradero de niños robados, o conozcan lugares de sepultura clandestina, que se reconozcan moralmente obligados a acudir a las autoridades pertinentes".

"De nuestra parte, hemos colaborado con la justicia, cuando se nos solicitó información, de la cual podíamos disponer", agrega el texto de los obispos, en el que se definen como "servidores de la reconociliación".

"Conocemos los sufrimientos y reclamos de la Iglesia, por tantos desaparecidos, torturados, ejecutados sin juicio, niños quitados a sus madres, a causa del terrorismo de Estado. Como también sabemos de la muerte y desolación, causada por la violencia guerrillera", agregaron en la carta.

Los obispos sostuvieron que "a pesar de que la historia vivida no se deja desentrañar fácilmente, y tampoco la responsabilidad que cabe a cada persona, nos queda la preocupación por completar un estudio demorado pero necesario".

"Queremos estar cerca de cuantos sufren todavía por hechos no esclarecidos ni reparados. Cuando la justicia es demasiado largamente esperada, deja de ser justicia, y agrega dolor y escepticismo. Sabemos que en miles de familias hay heridas abiertas y angustiosas, por lo acontecido después del secuestro, detención o desaparición de un ser querido", dijeron.

En el documento, también se refieren a afirmaciones recientes de Jorge Rafael Videla, en las que atribuyó a "quienes entonces conducían el Episcopado, alguna complicidad con hechos delictivos" y reiteraron conceptos de monseñor Arancedo, quien -meses atrás- respondió que "una suerte de connivencia es totalmente alejado de la verdad de lo que hicieron los obispos involucrados en ese momento".

Sobre el modo de actuar de sus predecesores, los obispos indican que no conocen "a fondo cuánto supieron personalmente de lo que estaba sucediendo" y destacan que "intentaron hacer cuanto estaba a su alcance por el bien de todos, de acuerdo con su conciencia y juicio prudencial".

Reconocen asimismo que no todos los miembros de la Iglesia "pensaron y actuaron con idénticos criterios".

Luego, reseñan varias declaraciones y publicaciones de la Iglesia sobre el tema, como el documento "Iglesia y Comunidad Nacional" de 1981 que condenó "toda forma de violencia", y el pedido de perdón que se hizo -en el marco del jubileo del año 2000- en el Encuentro Eucarístico de Córdoba.

"La reconciliación no es `borrón y cuenta nueva´, y menos impunidad. Es necesario: el empeño en la búsqueda de la verdad, el reconocimiento de cuanto sea deplorable, el arrepentimiento de quienes sean culpables, y la reparación en justicia de los daños causados", concluyen el documento.

Hasta el momento, el único miembro de la Iglesia que fue sentenciado por violaciones a los derechos humanos fue el ex capellán de la policía bonaerense, Christian Von Wernich.

En octubre de 2007, el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata condenó a reclusión perpetua "en el marco del genocidio" al ex capellán de la Policía bonaerense por siete crímenes, privaciones ilegales de la libertad y torturas.

Télam

sábado, 10 de noviembre de 2012

10 IMPRESIONES AL FINAL DEL DÍA

Por Jorge Giles
1.- La oposición no tiene liderazgos pero sí, mil consignas diferentes; mientras que el Gobierno nacional tiene un solo liderazgo, mil políticas de Estado y un proyecto de país, nacional, popular y democrático.
2.- La corporación mediática encabezada por el Grupo Clarín fue la más clara promotora del cacerolazo del 8N. Y esta definición expresa, peligrosamente, el vacío intelectual y representativo de la dirigencia política opositora, más la prevalencia de una fuerza dinámica en el espacio social opositor que tira hacia atrás el carro de la historia.
3.- La oposición gasta todas sus energías en dos direcciones absolutamente erradas: contra el fantasma de la re-re y a favor de un poderoso Grupo empresarial que marcha derechito a la ilegalidad. En ninguno de esas fuentes hay vida. Pero si la política es vida, se nutre necesariamente de la relación con sectores afines de la sociedad y ganando a la vez, cuotas de soberanía y autonomía de los factores de poder. O sea. La oposición se desalmó. Se vació. Se perdió.
4.- La masiva, confusa y heterogénea convocatoria se hizo a costa de esconder y clandestinizar las cabezas de la oposición política. Dicen que estuvieron pero no estuvieron. Cabe, por tanto, una pregunta elemental: ¿quién capitaliza entonces este cacerolazo? Si los opositores no pudieron siquiera poner su firma de cara al cielo, habrá que ver en qué desemboca esta energía social.
5.- Los cacerolazos serán más rabiosos a medida que el proyecto de país que lidera Cristina afecte más intereses y más privilegios. Si el gobierno hiciera la plancha, o si desandara, ponele, algunas de sus mejores políticas de reparación, la crispación bajaría su temperatura, o para ser más claro, su calentura.
6.- En democracia, los pueblos dirimen sus cuitas en las urnas. En dictadura, peleando en las calles. Cada momento histórico impone sus herramientas. O sea. Este cacerolazo fue como un luchador de sumo de 150 kilos subido a un ring de boxeo para enfrentar a Maravilla Martínez con sus 70 kilos. ¿Sabe quién gana, por nocaut, por puntos o por cansancio? Maravilla, obvio.
7.- El movimiento político que gobierna el país desde el 25 de Mayo de 2003 se formó en las calles y en las plazas y en los barrios y en los exilios y en las cárceles y en las persecuciones. Por lo tanto, sabe manejarse con buena cintura arriba del ring cuando le toca hacerlo. Y también sabe arreglarse en las tribunas y los camarines.
8.-Se confirmó ayer que hay democracia absoluta.
9.-Se confirmó ayer que hay libertad de expresión.
10.-Y finalmente, el 8N ya es el pasado. El 7D sigue siendo el futuro.

martes, 6 de noviembre de 2012

Un plan para “mi hijo el ingeniero”



La presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, encabezó ayer el lanzamiento del Plan Estratégico para la Formación de Ingenieros 2012–2016, que prevé llegar a un ingeniero cada cuatro mil habitantes en 2016. Eso implicaría la duplicación de la proporción con respecto a 2003 y una mejora relevante en relación con el año pasado, cuando se registró un ingeniero cada 5700 habitantes. Además, el Gobierno lanzó dos mil becas para estudiantes de carreras de Ingeniería, que se suman a las 12 mil vigentes en la actualidad, elevó en un 20 por ciento el monto de las becas universitarias y entregó a las provincias fondos para el fortalecimiento de la educación técnica. El segundo distrito más beneficiado detrás del Chaco es la ciudad de Buenos Aires, con 32 millones de pesos. “Necesitamos más ingenieros para tener industria, trabajo, investigación y desarrollo. Que el siglo XXI sea el de ‘mi hijo el ingeniero’”, planteó la mandataria.
El crecimiento económico impulsado por la actividad industrial desde la salida de la convertibilidad repercutió en forma positiva en la matrícula de ingeniería, a diferencia de lo acontecido en los ’90, cuando la apreciación cambiaria y la apertura comercial deterioró a la actividad manufacturera, sector que más demanda ingenieros, en favor de las importaciones. Durante la convertibilidad, los graduados de Ingeniería oscilaban entre 3000 y 3500 por año. En 2009, el valor se duplicó: hasta 6016 egresados. El objetivo del gobierno es que en 2016 se reciban 8 mil ingenieros. “Significaría que la Argentina sigue creciendo y agregando valor”, destacó CFK en el acto que ayer encabezó en Tecnópolis con la presencia de gobernadores, militantes y alumnos.
La semana pasada, el ministro de Educación, Alberto Sileoni, anunció un aumento del 20 por ciento en el monto de las becas que otorga el Programa Nacional de Becas Universitarias y las del Bicentenario. El primero de esos programas está orientado a carreras de ciencias de la salud, humanidades y ciencias sociales, y las del Bicentenario, para carreras consideradas “estratégicas”, como ciencias aplicadas, naturales, exactas y básicas. “Para asegurar un desarrollo sostenible del modelo productivo y del sistema científico, tecnológico y de innovación se necesita que se reciban al menos 10 mil ingenieros por año”, señaló Sileoni.
Según datos que recientemente ofreció el secretario de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación, Martín Gill, para 2013 habrá un incremento presupuestario de 54,8 por ciento para becas universitarias, de 168 millones a 260 millones de pesos, para un total de 45 mil becas entre nuevos beneficios y los que se renuevan. “Jamás se han destinado tantos recursos a la educación pública en todos sus niveles. Hemos vuelto a poner de pie a la escuela técnica. No eran necesarios técnicos en un país donde no se producía, donde todo se importaba. El compromiso de este proyecto con la educación pública es inquebrantable”, señaló CFK.
Ayer se firmó la creación del Consejo Consultivo del Plan de Ingeniería 2012-2016, integrado por el titular de la UIA, José de Mendiguren; el de la CTA, Hugo Yasky, y el presidente de CAME, Osvaldo Cornide, desde el sector privado, y coordinado por autoridades de la cartera que dirige Sileoni. La intención es articular las necesidades del mercado de trabajo con la formación de profesionales de Ingeniería. “Ahora que recuperamos YPF necesitamos muchos ingenieros en petróleo”, agregó la Presidenta. Además, el Gobierno entregó fondos para refacciones de edificios y proyectos de capacitación a las provincias.
En 2003 se graduaba un ingeniero cada 8 mil habitantes, cifra que se redujo a 6700 en 2009 y a unos 5700 el año pasado. La idea del Gobierno es pasar a uno cada cuatro mil habitantes en 2016. La cifra sigue siendo baja a nivel internacional: en China se recibieron en 2009 un ingeniero cada dos mil habitantes, en Alemania y Francia, cada 2300, en México y Chile, cada 4500 habitantes y en Brasil, cada 6 mil.

lunes, 5 de noviembre de 2012

Escenario: la sorpresiva salida a la luz de héctor magnetto en el uruguay

Roberto Caballero

El Ceo está en jaque

Reconocido como “socio de honor” por AIR, la asociación de radioteledifusores que también otorgó esas distinciones a dos cadenas que promovieron el golpe contra Hugo Chávez en 2002, el CEO de Clarín comparó a Argentina con Venezuela y llamó al 8N contra el 7D. El apoyo de Elisa Carrió y Luis Barrionuevo a su convocatoria.

En el ajedrez, el rey es la pieza más importante. Cuando corre riesgo de ser capturado, se dice que está en jaque. Si no puede librarse de la amenaza, entonces es mate. Está derrotado.
Héctor Magnetto es la pieza más importante del Grupo Clarín. Como en el ajedrez, su poder radica en exponer a otras piezas, preservando siempre la integridad propia. Sin embargo, su aparición en público de esta semana, en Uruguay, donde fue designado “socio de honor” por la Asociación Internacional de Radiodifusión (AIR), pareció una jugada desesperada, en la estrategia de desafío a los tres poderes del Estado que se planteó para evitar cumplir con la Ley de Medios de la democracia. Magnetto decidió salir de su casillero y quedó expuesto.  ¿Habrá sido por soberbia? ¿Será que ya no escucha, como dicen sus viejos colaboradores? ¿Acaso buscó victimizarse ante la opinión pública hablando con la dificultad que se le conoce, para traccionar apoyos que dejó de recibir?  ¿O es consciente de que es la última jugada?
En todo caso, lo importante no es cómo habla, sino lo que dijo. Porque al salir a pelear puso en situación de vulnerabilidad a los pocos alfiles y peones que le van quedando. Los dejó desnudos sobre el tablero. Dijo Magnetto, en el país oriental: "En este momento, la libertad de expresión y la independencia de la justicia están sometidas a una presión importantísima, con resultado adverso. No hay libertad de expresión, sin prensa independiente. Si se debilita una de ellas, entran en peligro las dos", y volvió a advertir sobre una supuesta "actitud grosera de presión sobre el Poder Judicial". ¿Quién dijo que la justicia no debía dejarse presionar, últimamente? Ricardo Lorenzetti, presidente de la Corte, en realidad, fue hecho decir esto por Magnetto desde la tapa de su diario de agitación. Lorenzetti no había dicho exactamente eso. Manifestó, en realidad, que los jueces no debían sentirse presionados ni por gobiernos ni por corporaciones económicas. Esto último no fue recogida por los medios del Grupo Clarín, que tampoco dieron espacio al pedido lógico de rectificación de Lorenzetti, si es que lo hubo. La presunta hipertensión política hacia el magisterio que denuncia Magnetto, casualmente, fue también la crítica de la oposición indignada al oficialismo tanto en el Congreso y en el Consejo de la Magistratura para defender a un grupo de jueces del Fuero Civil y Comercial Federal demasiado contemplativos con los requerimientos judiciales de la única empresa que viene trabando el artículo 161, desde hace tres años. Quizá Magnetto llama "presión importantísima" o "actitud grosera de presión sobre el Poder Judicial" a poner luz sobre algunos magistrados que viajaron a Miami a un congreso de CERTAL (Centro de Estudios para el Desarrollo de las Telecomunicacionesy el Acceso a la Información de América Latina), una ONG financiada, entre otros, por Cablevisión, que tiene a gerentes y abogados del grupo (por ejemplo, Hernán Verdaguer, gerente de Asuntos Regulatorios de Clarín, y Santiago Piris, que suele firmar, precisamente, como abogado de Cablevisión), y a familiares de camaristas en su plantel (aparecen los apellidos de Recondo y Mahiques en su plantel), donde opinaron de manera adversa a las leyes de desconcentración mediática sobre las que, eventualmente, tienen algún poder de decisión vía cautelares. No es cuestión de desconfiar así porque sí de los usías, pero negar que su imparcialidad está en duda sería una tontera. El propio Francisco de las Carreras, a quien el ministro de Justicia Julio Alak quiere que se investigue penalmente por presunta "recepción de dádiva", admitió el tuteo con los empresarios de CERTAL, aunque negó que le hayan pagado todos los gastos: sólo el pasaje y la hotelería. Desde que se conoció la sintonía fina ideológica entre jueces y "la actora", que es la misma que financia total o parcialmente este tipo de foros por la "libertad de expresión" entre palmeras y piscinas de hoteles 5 estrellas, el interrogante es obvio: ¿Cómo hace un juez, por idóneo que fuera, para fallar contra un monopolio cuando está de acuerdo con los argumentos del monopolio? Está difícil la cosa, aun para "un juez prestigioso y de conducta intachable" como De las Carreras, según la calificación del diario Clarín, en su edición de ayer, página 18.
Y eso no es todo: el jueves, ante el Consejo de la Magistratura, Gustavo Bocanera, secretario de la Cámara en lo Civil y Comercial Federal, confesó que Carreras no fue el único que viajó al congreso de CERTAL. También lo hicieron Alfredo Gusman, Santiago Kiernan y Ricardo Guarinoni, además de Ricardo Recondo.
Mientras tanto, ante los escándalos que envuelven al fuero que decide sobre el artículo 161, el Ejecutivo sueña con un per saltum que le evite quedar en manos del humor de estos jueces viajantes. Que sea la Corte la que decida sería, a ojos del oficialismo, una idea saludable. En este caso, sería como mirar la mitad del vaso lleno. La dilación, después del fallo del máximo tribunal que dio plazo hasta el 7D, profundizaría un escenario de crisis institucional –que ya lleva tres años– derivada del capricho de una corporación económica que pretende hacer bailar al Legislativo, al Judicial y al Ejecutivo con la música que ella quiere.
Volvamos al que escribe las partituras, entonces. "Lamentablemente Argentina está en un proceso muy parecido al que vive Venezuela, aunque todavía no llegamos a su nivel (…) Son gobiernos con tendencia claramente autoritaria", alertó Magnetto, desde el llano. El argumento que compara a Cristina Kirchner con Hugo Chávez es el mismo que utilizaron Patricia Bullrich, Federico Pinedo y todos los opositores que viajaron a Caracas para festejar el triunfo de Capriles y tuvieron que volverse magullados por la apabullante victoria electoral bolivariana. Es el que se pretendió instalar durante meses al grito paródico de "¡exprópiese!" desde el prime time dominical de Canal 13, en el show de Jorge Lanata, buscando un idéntico patrón entre el demonizado proceso chavista de distribución y el del kirchnerismo, dos modelos que tienen en común políticas de promoción social ascendente y autonomía regional, pero que no son exactamente iguales por razones históricas, culturales y económicas. Aunque falaz y antojadiza, la asociación sin matices ni contextos le sirve a Magnetto para tejer solidaridades con cámaras patronales internacionales, como la SIP y la AIR, integradas por antichavistas furibundos de excelentes relaciones con el Departamento de Estado, de cara al 7D.
A propósito, la AIR que distinguió al CEO de Clarín tiene un presidente que se retiró del ejército chileno en 1989. Su nombre es Luis Pardo Sainz. El 17 de septiembre pasado fue entrevistado por el abogado de La Nación Adrián Ventura, que le preguntó qué cosas le llamaban la atención de nuestro país. Esta fue la respuesta: "La Argentina está atravesando una crisis institucional muy difícil. Hay un grupo de poder, que está en el Gobierno, y que se ocupa de capturar las instituciones del Estado y a los medios (…) El temor está instalado y muy esparcido. El hecho de que la AFIP visite a cualquier persona que haga una crítica, o que un funcionario le diga a un empresario crítico que lo va a fundir [como dijo el viceministro de Economía, Áxel Kicillof, sobre el grupo Techint] y que el empresario ensaye una explicación pública son hechos que muestran que las cosas funcionan mal. Hay un nivel de degradación que la Argentina no había vivido nunca antes." Todos los lugares comunes de la agenda catastrófica que promueven Clarín y La Nación. No falta ninguno. ¿O sí? Claro, el 7D: "Esa fecha aparece en un fallo de la Corte. Según ese fallo, ese día termina la vigencia de una medida cautelar y comienza a correr el plazo de un año para desinvertir. La Presidenta malinterpreta el fallo y le hace decir algo que no dice." Esto es falso. Vayamos al fallo de la Corte: "En consecuencia, a partir del 7 de diciembre de 2012 vence la suspensión del artículo 161 y se aplica a la actora. De ahí que estando su plazo para adecuarse (el del año que habla la ley) vencido el 28 de diciembre de 2011, sea plenamente aplicable a la actora con todos sus efectos a partir de la fecha indicada." Traducción: ya se venció el plazo de un año, sólo que no se ejecuta por el paraguas de la cautelar. Al vencer el 7D la cautelar, el otro plazo también caducó.
Digamos que AIR respalda a la cadena RCTV (Radio Caracas Televisión), vocera de la derecha venezolana, que el 11 de abril de 2002 pretendió derrocar con un golpe de Estado a Hugo Chávez, poniendo en su lugar a Pedro Carmona. Los propietarios de RCTV recibieron el mismo reconocimiento que Magnetto, junto a los de Globovisión, el canal que durante las 47 horas que Chávez estuvo detenido, le negó pantalla a las muchedumbres que ganaron las calles para defender al presidente democrático. Otro grupo premiado es Circuito Belfort, socio de Globovisión en una cadena de radios que concentra más de 50 frecuencias de AM y FM en Venezuela. Nelson Belfort, su dueño, integra el Consejo Directivo de AIR, junto a los argentinos Heber Martínez (ATA- Asociación de Teleradiofusores Argentinos); y Carlos Molina y Edmundo Rébora (ARPA- Asociación de Radiodifusoras Argentinas), todos ellos, buenos conocidos de Magnetto.
En su aparición uruguaya, el CEO de Clarín, mientras se mostraba orgulloso por el respaldo de sus pares de AIR, declaró: "Soy optimista porque la sociedad está empezando a reaccionar y pienso que tiene reservas para sostener esta batalla en el tiempo." Es obvio que aludió así al cacerolazo del 13 de septiembre y a la convocatoria del próximo viernes, el 8 de noviembre, que Elisa Carrió, Luis Barrionuevo, Fernando Iglesias, Cecilia Pando y un grupo de blogeros de la derecha republicana motorizan desde las redes sociales, con la cobertura de los diarios Clarín y La Nación. Toda la "sociedad" de la que habla Magnetto es, en rigor de verdad, un sector de la clase media –no toda– que reproduce su agenda disconforme por "la inflación", "el cepo al dólar", "la inseguridad" y la "dictadura K". Como si esas audiencias cautivas fueran un ejército zombie que reacciona a pedido suyo "para sostener esta batalla en el tiempo". Pero, ¿de qué batalla habla? "Nosotros no hacemos salchichas ni dulces, trabajamos sobre una materia prima que se relaciona con la democracia y las libertades. (…) Hay una responsabilidad social de los medios de comunicación: están defendiendo a la democracia. Por eso nos pegan", declaró, épico, en el Uruguay. La presunta "batalla" por "la libertad de expresión y la democracia" que Magnetto dice estar librando existe sólo en su fantasía. La Corte Suprema ya opinó: "A la hora de identificar el perjuicio (la actora) señala que este radica en la pérdida de licencias que les han sido concedidas, lo que les causa zozobra económica y financiera (…) afecta irremediablemente el derecho de propiedad (…) La propia pretensión de los demandantes ubica a la cuestión litigiosa dentro del campo patrimonial (…) No existen argumentos que relacionen directamente la norma de desinversión con la libertad de expresión."
Lo que el empresario antikirchnerista quiere vestir de epopeya, entonces, es apenas la defensa de su patrimonio excedido, sometiendo a todo el sistema institucional a su capricho. ¿Acaso pretende que la sociedad le defienda su dinero? Nunca hay que olvidar que cuando Magnetto tuvo la defensa de la libertad de expresión de toda la sociedad en su custodia, silenció un genocidio con 30 mil desaparecidos y se apropió de Papel Prensa, junto a La Nación. (Nota al margen: el aviso clarinizado de esta semana de El Cronista Comercial, donde asocia dictadura con kirchnerismo, es una falta de respeto inconcebible a la memoria de Rafael Perrota, ex director del diario, torturado y desaparecido por una dictadura de verdad –ver último libro de María Seoane–. Banalizar el mal es una forma de complicidad solapada con ese mal).
Está claro que las garantías judiciales de las que goza Magnetto exceden a las de cualquier ciudadano promedio. El viernes 1 se conoció la noticia de un hombre que cometió robo famélico. Fue condenado por llevarse sin pagar dos bifes (27 pesos) para alimentar a su hijo, que no comía hacía tres días. Luego de cuatro años, se llegó al colmo: querían, además, cobrarles las costas del juicio. Tuvo que intervenir una sala de la Cámara de Casación para que el hombre fuera absuelto. A la inversa, casi tres largos años se tomó el mismo Poder Judicial para designar juez en la causa que investiga los delitos de lesa humanidad cometidos en el despojo a la familia Graiver, en la que Magnetto está denunciado por la secretaría de Derechos Humanos de la Nación, leading case de la connivencia empresaria y genocida. Quedó, finalmente, a cargo del expediente el juez federal Julián Ercolini, después de que este diario y la propia secretaría de Derechos Humanos, a cargo de Martín Fresneda y el incansable Luis Alen, expusieran la injustificada demora. Ahora Ercolini puede citar al CEO de Clarín y también al dueño de La Nación, Bartolomé Mitre, a las indagatorias que vienen pedidas desde el comienzo de la denuncia. Ya van tres años. A veces, demorar, dilatar acciones judiciales sin tiempo,  parece ser una medida del poder real que se detenta. Y también una manera de instalar un sistema judicial donde hay algunos que son más iguales que otros.
Alguna vez, Guillermo Moreno denunció que a través de la firma Impripost (que Clarín tiene en sociedad con la siderúrgica Techint, en una suerte de insólito joint venture) dedicada, entre otras cosas, a la impresión de resúmenes de tarjetas de crédito, Magnetto accedía a los consumos, algunos muy altos, de funcionarios judiciales diversos, y que estos eran amigablemente notificados cuando los gastos no se correspondían con sus ingresos, dejándoles la opción de agradecerles de por vida por el oportuno aviso. Lo dijo Moreno. Está filmado. Se lo pudo ver en el programa Bajada de línea, de Víctor Hugo Morales, en Canal 9.
Que se sepa, no hay ninguna investigación al respecto. Todavía. «

domingo, 4 de noviembre de 2012

El problema de hacer política como escondiendo la mano

El cacerolazo seguramente será extendido y debe ser escuchado como un llamado de atención al Gobierno. La presencia de Luis Barrionuevo es un riesgo para la convocatoria. Redes sociales que van del macrismo al Episcopado. Mucho ruido, poca expresión electoral.
De lo mucho que se dijo sobre el último cacerolazo y el que viene, acaso una de las mejores reflexiones vino de una opositora inteligente del kirchnerismo, Beatriz Sarlo. En su habitual columna deLa Nación, y después de cuestionar las críticas oficialistas por discriminatorias, Sarlo aceptó que en las protestas con cacerolas late un “despiste ideológico”, “antipatía contra la política” y añadió algo crucial: “Detestar al kirchnerismo no produce política. Y hoy, en cualquier lugar del mundo, afirmar la primacía absoluta de los derechos individuales (yo hago lo que quiero con lo mío) es una versión patética y arcaica de lo que se cree liberalismo”.
Con los cacerolazos, parte de las críticas kirchneristas se centró en el origen de clase de los manifestantes (exacerbando la presunta componente “oligárquica”, cuando entre los caceroleros hay bastante más que señoras de Recoleta) y en una discusión algo estéril acerca de cuán “organizada” o “espontánea” fue la protesta y cuánto lo será el 8N. No está mal que se revele la componente “organizada” de la protesta, pero eso no quita que los manifestantes sean parte de la sociedad. Blogueros kirchneristas y periodistas del palo aportaron buenos datos acerca de quiénes manejan algunas de las redes sociales más activas. De esos repasos se desprende que blogs como El Cipayo o Argentina contra K son manejados por gente de buenos recursos allegada al PRO, a la Sociedad Rural y, según el caso, especializada en el manejo publicitario de las nuevas tecnologías.
Un caso resonante es el de Luciano Bugallo, quien integró la Fundación Fragua, cercana al macrismo, y que una vez “descubierto” (si cabe usar el término) intentó borrar las huellas virtuales de su actividad de organizador. Bugallo tiene a su vez una relación cercana con Martín Urdaniz (diplomado en el CEMA, la UCA y una universidad californiana), además de especialista en administración de redes sociales con fines empresariales y miembro de Pensar Argentina. Esta ONG alguna vez invitó al nada liberal propietario del diario La Nueva Provincia, Vicente Massot, a un panel de discusión. Redes sociales u ONG de los blogueros-caceroleros, a menudo asociadas (y/o fondeadas con recursos de) el gobierno macrista, según el caso llevan directo al Episcopado, a sectores antiabortistas, a los defensores póstumos de la última dictadura militar.
120 mil bebés. Otros espacios a los que se asocia con la organización ciberespacial del cacerolazo son el Grupo Ceibo, Pensando Argentina o la Red de Encuentro Ciudadano. El Grupo Ceibo, acaso una mera pantalla, se presenta como un colectivo de jóvenes profesionales cuya premisa es “generar el cambio”. No precisan en su web de qué cambio se trata excepto por una consigna sencilla, pobre, y confusa: “Se intentará tomar lo mejor de los países desarrollados sobre sus plataformas y accionar en la administración pública y su repercusión en la actividad privada y la sociedad toda siempre desde el fortalecimiento de las instituciones”. “¿Cómo pretendemos alcanzar el cambio?”, se preguntan los jóvenes ceibos. Respuesta: a través de la comunicación. En Pensando Argentina articula Martín Urdaniz, quien a la vez aparece en la web de Diálogo Ciudadano, donde destaca una suerte de cuenta regresiva de bebés muertos. “El aborto hoy matará 120 mil bebés”, se afirma desde ese sitio de internet, sin aclaraciones sobre fuentes o especialistas que sostengan la estadística, ni en qué lapso se producirán tantas muertes de así llamados bebés. Más abajo hay diversas intervenciones de obispos sentando posición sobre los temas que preocupan a la Iglesia, no sólo en Argentina.
El nombre de Luciano Bugallo vuelve a repetirse en Linkedin asociado por él mismo como miembro de la Red de Encuentro Ciudadano (REC) y del Grupo Ceibo. Bugallo se presenta como responsable comercial de EQ Entertainment (una productora “que desarrolla productos vinculado a los deportes hípicos”) y periodista de una revista especializada en temas agropecuarios. Bien visibles abajo y a la derecha de esa página de Linkedin se reitera el nombre de Martín Urdaniz y también el de Max Gulmanelli, director general de Educación de Gestión Estatal en el Ministerio de Educación del Gobierno porteño... y miembro de la Fundación Fragua.
Una mirada interesante sobre los modos y códigos de organización de los caceroleros es la que aportó el periodista Nicolás Llantos en Página/12. Una de sus notas informaba que en las redes sociales antikirchneristas, de cara al 8N, se recomienda que quienes se movilicen vayan “con pantalón y remera blanca” (acaso como mensaje pacifista o para no ostentar ropas caras) y escarapelas, que no contacten con los medios cosa de que los medios (se supone que los kirchneristas) no los recorten o escrachen. La misma nota dio cuenta de internas y de primeras disputas por protagonismo entre los convocantes.
Otra organización a la que se vincula con los cacerolazos es la Fundación Despertar, relacionada con los agronegocios y dirigida por figuras señeras, como el ruralista Luciano Miguens; el ex directivo periodístico de La Nación, José Claudio Escribano; o Eduardo Enrique Bunge, quien también participa de la enésima organización civil que alguna vez intentó articular el pensamiento de la derecha: Darse Cuenta (da toda la sensación de que la sobreabundancia de fundaciones tiene que ver con la fragmentación de la derecha y/o con el mero negocio o la plataforma de relaciones públicas). Como todas las asociaciones mencionadas, la Fundación Despertar se propone estimular la participación ciudadana, transparentar las instituciones, defender la República. En marzo pasado esa entidad festejó el aniversario de la derogación de la Resolucion 125 con una disertación de Santiago Kovadloff sobre el auge presunto de la participación ciudadana. ¿Dónde participaron y defendieron la República estos ciudadanos? En avenida Quintana 191, sede de la preciosa residencia francesa construida en 1904, en la que funciona el restaurante y salón de recepciones de la Asociación Cooperativa de Criadores de Caballos de Sangre Pura de Carrera.

Atento al cucharón. Todos estos datos son ciertos, pero como se sugirió más arriba, encerrarse en ellos es un ejercicio algo estéril. Que los cacerolazos sean en buena medida promovidos y organizados por cuadros técnicos o políticos de la derecha argentina es natural y hasta legítimo. Toda fuerza política o social necesita de organización y capacidad de movilización y en todo caso aquí la paradoja y el límite es que, como sostienen Sarlo y el kirchnerismo también, muchos caceroleros detestan la política, con lo cual es aventurado futurizar sobre las perspectivas del movimiento de cacerola y cucharón en términos de continuidad y más aún de construcción partidaria. Es lícito y oportuno desmontar el discurso sobre la espontaneidad e inocencia con que se manifiestan “las clases sanas de nuestra sociedad”. Pero con eso no alcanza.
Tal como se dijo en alguna edición anterior de Miradas, en todo caso el cacerolazo que fue y el que viene merecen anotarse como un llamado de atención, una muestra aunque recortada y algo caprichosa de malestar social al menos en ciertos sectores de clases medias urbanas, en algunos puntos ante temas que deben ocupar al Gobierno. Nada cambiará de manera rotunda el 8N (ver nota en esta página sobre las perspectivas electorales del año que viene) y hasta es posible que la protesta cacerolera en el futuro mediato se desgaste o se degrade, especialmente ante autoinvitaciones a participar tales como las de Luis Barrionuevo, emblema de lo peor de nuestro sindicalismo.
Lo que importa es poner el oído ante ciertas demandas de sectores sociales que quizá no participen de los cacerolazos pero sí pueden ser afectados por el ruido y el clima mediático que generan las protestas. Algunos datos preocupantes que debería leer el kirchnerismo son los que se desprenden de un estudio de opinión pública realizado por una consultora cercana al Gobierno. Según el trabajo, más de un tercio de los entrevistados dijo apoyar el cacerolazo anterior. Una cuarta parte dijo no apoyarlo en absoluto y los demás admitieron compartir algunos de los reclamos. Los integrantes del primer grupo votaron en las últimas elecciones a todo candidato que no fuera Cristina, mientras que entre los del tercer grupo hay quienes sí la votaron.

Para El Cipayo, se va la dictadura
El Cipayo es uno de los espacios más activos en la blogosfera antikirchnerista. La razón acerca de la elección del nombre es ésta, según sus hacedores: “Cipayo, gorila, oligarca y vendepatria. Palabras que nos llevan a un país que ocurrió hace mucho tiempo atrás. Hoy, quienes nos gobiernan, para descalificar a los que pensamos distinto, nos etiquetan de esa forma a modo de descalificación”.
En estos días, éstos fueron algunos de los tuits publicados en El Cipayo, los primeros, vinculados con la desafortunada intervención de Andrés Larroque en el Congreso: “Cuervo Larroque4, el arquetipo de la cara desquiciada y vergonzosa del 'modelo K'”. “Gracias #Larroque por convocar más gente al #8N. Mejor no lo pudiste haber hecho”. Un Fernando Solanas que difícilmente sea Pino, afirma: “La ley para permitir el voto a menores es un fraude preelectoral”. Ddgmerkin hace esta comparación histórica: “El #8N es como el 30 de marzo del 1982. ¡Que nadie te quite el privilegio de decir (#8N) Yo Estuve Ahí”.

Maleducados, aprendan a votar
Argentina contra K es el blog de Luciano Bugallo, uno de los más conocidos impulsores del cacerolazo desde las redes sociales. Una leyenda debajo del nombre del blog dice: “Un K es alguien que sigue las ideas de Cristina. Un antiK es aquel que las entiende”.
El texto central de estos días, acompañado de una fotografía nocturna del Obelisco con gente movilizada, lleva una cuenta regresiva en inglés convocando con este lema: “El 13/S la Plaza nos quedó chica. Ahora vamos al Obelisco”.
Desde las páginas del blog se prevé una organización cuidadosa del 8N. Hay tres grandes citas “en tres columnas a las 19.00”: Callao y Santa Fe, Corrientes y Pueyrredón, Belgrano y 9 de Julio. Más una larga lista de puntos de encuentro en barrios de la Capital, el conurbano y ciudades del interior.
Dos tuits anónimos reflejan cierto violento desconcierto del antikirchnerismo que devienen de su anclaje en la antipolítica, más racismo: “Disculpen pero no sé hasta qué punto sirven las protestas pacíficas. Creo que hace más ruido y tiene más repercusión si se arma otro diciembre 2001. El otro: “El problema es como sucede en la mayoría de los países, las masas que terminan definiendo las elecciones son las que fueron privadas de educación”.

jueves, 1 de noviembre de 2012

"El arte de combatir alegremente..."

¡Nuevo libro de Norberto Galasso! "EL ARTE DE COMBATIR ALEGREMENTE", qué título eh? Este viernes, 2/11 a las 19,00 Hs. se presenta en el Pasaje Rivarola 154-CABA. Los panelistas serán Néstor Cantariño (prologuista de la obra-Director R.T.A.S.E.), Marco Roselli (Editor EDICIONES ISAJ), y el autor, nuestro maestro Galasso. La pluma maldita en diversas polémicas sobre nuestra coyuntura. Esperemos pueda transmitirse por internet y se avise con tiempo. Sin descanso! Ni un paso atrás!